Menú Portada
Hasta finales de mayo o junio no podrá salir de la cárcel y sólo de permiso ordinario por escasos días

El Constitucional despacha el recurso de amparo de Isabel Pantoja con tres simples líneas sobre los sesenta folios que ella presentó

Marzo 3, 2015

La displicencia jurídica del Alto Tribunal irrita al entorno de la tonadillera que estudia llevar el caso al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas y al Tribunal de Estrasburgo, donde las costas son gratuitas y no tendrá que depositar ninguna cantidad


El Tribunal Constitucional (TC), en una providencia de escasas tres líneas, ha tirado por tierra el recurso de amparo presentado por la defensa de Isabel Pantoja en relación a la vulneración de sus derechos fundamentales en la instrucción y juicio del Caso Blanqueo (derivada de la Operación Malaya), por el que fue condenada a dos años de prisión por un delito de blanqueo de capitales.

Pero lo que ha irritado manifiestamente al entorno de la tonadillera ha sido la displicencia jurídica que ha mostrado el Alto Tribunal en su resolución: sólo tres líneas, por decir algo. La providencia de la Sección Segunda, a la que ha tenido acceso Extraconfidencial.com y que hoy reproducimos, elevada por los magistrados Ortega Álvarez, Ollero Tassara y Martínez-Vares García, se limita a decir lo siguiente:

La Sección ha acordado no admitirlo a trámite, con arreglo a lo previsto en el art.50.1 a) LOTC, dada la manifiesta inexistencia de violación de un derecho fundamental tutelable en amparo, violación que, de acuerdo con el art. 44.1 LOTC, es condición para que este Tribunal pueda ejercer dicha tutela

Indignación en el entorno familiar

Esta forma de actuar del Alto Tribunal con Isabel Pantoja parece ser que también la emplea el Constitucional con otros recursos que inadmite en su trámite, lo que provoca un gran malestar en los recurrentes: “No hay derecho a que en tres líneas despachen un recurso que ha costado tanto, con más de 60 folios y que no expliquen nada de nada. Esa manera de actuar de los magistrados del Constitucional es poco profesional. Al menos que den explicaciones de por que no lo admiten. Las personas merecen una explicación, ya que para eso les pagamos su sueldo público, que además es muy elevado”, indican fuentes del entono de Isabel Pantoja, así como otras personas con las que este periódico se ha puesto en contacto y que han tenido pleitos en el Constitucional.

Este comportamiento jurídico del Alto tribunal ha provocado la irritación en el entorno de la tonadillera,  que estudia llevar el caso al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas y al Tribunal de Estrasburgo, donde las costas son gratuitas y no tendrá que depositar ninguna cantidad. Pero será, en última instancia, Isabel Pantoja quien decida que es lo que se hará, aunque esa decisión no le evitará dejar la cárcel. Mientras las sentencias del Tribunal de Estrasburgo tienen peso jurídico, la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas es una especie de Tribunal pero no vinculante, ya que lo único que puede hacer es afear la conducta del Gobierno y de la Justicia española. Lo más interesante para la tonadillera, dada su precaria situación económica -al menos eso dice-, es que no tendría que pagar costas al ser estas gratuitas.

Sin posibilidad de recurso

También en el entorno de Isabel Pantoja hay un cierto malestar ya que la providencia negativa de este recurso de amparo no admite recurso, salvo el del fiscal que no lo ha hecho en el plazo que podía, por lo que ya la causa se archiva definitivamente. La providencia fue dictada a mediados del pasado mes de febrero (día 16).

La cantante ingresó en la cárcel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), el 21 de noviembre de 2014 para cumplir la pena de cárcel impuesta por la Sección Segunda de la Audiencia de Málaga, que también la condenó a pagar 1,4 millones de euros en concepto de multa, que por ahora satisface en plazos según el calendario aprobado.

La tonadillera todavía no ha pedido perdón públicamente porque se considera inocente, ya que, según ella, no conocía la procedencia ilícita del dinero (negro), que le ingresaba su entonces amante, el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, en sus cuentas personales y en las de sus sociedades patrimoniales (Pantomar, Panriver o Franbel Artis). El mismo que también utilizó para adquirir el apartamento de Guadalpín y el chalé de La Pera.

Otro recurso aun por decidir en el Tribunal Constitucional

Isabel Pantoja también tiene presentado otro recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que todavía no se sabe si será o no admitido a trámite, por su entrada en prisión cuando -según sus abogados-, tenía todos los condicionamientos jurídicos para no entrar: una pena inferior a dos años y un día, no tener antecedentes penales y no tener que pagar responsabilidad civil alguna.

Este el segundo varapalo jurídico sufrido en escaso tiempo por la cantante. Hace escasos días, la denuncia interpuesta ante el Consejo General del Poder Judicial por las declaraciones vertidas por el presidente de la Audiencia Provincial de Málaga, Antonio Alcalá, que se mostró partidario de la entrada en prisión de Isabel Pantoja –como medida ejemplarizante–, antes, incluso, de que la sala segunda de su audiencia hiciera público su auto de entrada en la cárcel de la cantante, fue también rechazada.

Ahora, Isabel Pantoja deberá esperar hasta finales del mes de mayo, fecha en la que cumplirá en prisión la cuarta parte de su condena de dos años, para pedir permisos penitenciarios ordinarios. Serán permisos de salida de la cárcel de escasos días (tiene unos 30 en total a lo largo de todo el año). Y será a partir de ese momento, cuando podrá –como se hace con la mayoría de los presos–, solicitar el tercer grado penitenciario para dormir fuera de la cárcel los fines de semana. Un grado que se autoriza normalmente cuando el reo ha cumplido la tercera parte de la condena y ha cumplido con el pago de su multa y tiene un buen comportamiento en la cárcel. En ambos casos, Pantoja lo cumple. Lo que es indudable es que su vida en la prisión de Alcalá de Guadaira puede proporcionar muchas sorpresas hasta ese día. 

Juan Luis Galiacho
juanluisgaliacho@extraconfidencial.com
@jlgaliacho