Menú Portada
Sobre la negativa a la comparecencia de Carlos Arenillas, vicepresidente de la CNMV

El Constitucional da la razón a Zaplana cuatro años después

Noviembre 9, 2009

Todo el mundo sabe que la justicia es lenta, y afecta a todas las facetas. Así, más de un año y medio después de que Eduardo Zaplana abandonara la política, la justicia le ha dado la razón. Así ha ocurrido, en el recurso de amparo núm. 1939-2005, promovido por el entonces portavoz del Grupo Parlamentario Popular del Congreso de los Diputados don Eduardo Zaplana Hernández-Soro, contra los Acuerdos de la Mesa del Congreso de los Diputados de fecha 1 de febrero de 2005 y 15 de febrero de 2005 relativos a la solicitud de comparecencia en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados del Vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Las alegaciones que hizo entonces la Mesa del Congreso, controlada mediante apoyos de otros grupos por el PSOE, para denegar la comparecencia de Arenillas han sido rechazadas por el Tribunal, que considera que se ha vulnerado el derecho de los ciudadanos al control del poder por la vía de sus representantes, los diputados.

Para rechazar la presencia del principal involucrado en el caso FG, la Mesa alegó entonces que la comparecencia de los órganos colegiados se produce a través de su presidente, entonces Manuel Conthe, o de la persona en quien delegue. El Constitucional reconoce hoy que es la práctica habitual, pero deja claro que el reglamento de la Cámara permite, como no puede ser de otra forma, la comparecencia de cualquier ciudadano, ocupe el cargo que sea, y que por lo tanto Arenillas debía comparecer. El dictamen rechaza también otras alegaciones expuestas por la defensa.

En 2005, la CNMV abrió una investigación por las presuntas irregularidades en el proceso de venta del grupo bursátil FG, propiedad de González, al banco de inversión Merrill Lynch llevada a cabo en 1996. Unas investigaciones que salieron a la luz a través de un dossier publicado en la prensa.

El organismo supervisor archivó el caso, tras tres días de análisis, al llegar a la conclusión de que era “prácticamente imposible” esclarecer las supuestas irregularidades contables denunciadas, ya que habían pasado casi nueve años desde la operación.

El entonces presidente de la CNMV, Manuel Conthe afirmó en mayo de 2007, un mes después de su dimisión, haber tenido “evidencia directa” de que Arenillas recibió instrucciones y actuó como “correa de transmisión” de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, entonces presidida por Miguel Sebastián, sobre el expediente ´FG valores´.