Menú Portada
Los negocios de la Zona Franca de Vigo (I)
También realizó operaciones de venta de suelo y naves en los que aceptó precios inferiores a los de coste

El Consorcio de la Zona Franca de Vigo “regaló” obras a los gobiernos del PSOE del Ayuntamiento de Vigo y de la Xunta de Galicia

Junio 14, 2009

El consorcio realiza obras públicas que luego entrega a otras entidades recibiendo una contraprestación a cambio

En las obras realizadas para el Ayuntamiento de Vigo y la Xunta y valoradas en más de 53 millones de euros, no recibió contraprestación ninguna

También ejecutó actividades de venta de terrenos y naves a empresas por debajo de su coste


En 1947 el Estado Español creó el Consorcio de la Zona Franca. Esta institución pública está constituida por representantes del Ayuntamiento de Vigo, la Autoridad Portuaria, la Diputación de Pontevedra, la Cámara de Comercio y el propio Estado Español.

En virtud de diversos convenios con la Autoridad Portuaria de Vigo, el Ayuntamiento de la ciudad y la Xunta de Galicia, el Consorcio realizó a su cargo diversas obras públicas que después de su finalización fueron entregadas a esas Entidades públicas en el periodo 2002-2006. El coste de una parte de las obras realizadas y costeadas por el Consorcio fue compensado por las Entidades beneficiarias, pero otras obras fueron entregadas sin compensación alguna.

Las obras entregadas a la Autoridad Portuaria de Vigo, entre ellas las obras de relleno y protección de la zona portuaria de Bouzas y la ampliación de la terminal de Transbordadores, por importe de 4,85 y 19,11 millones de euros, respectivamente, se fueron compensando con los cánones que el Consorcio debía pagar a la Autoridad Portuaria por las diversas concesiones que tiene en la zona portuaria. En cambio, del conjunto de obras realizadas por el Consorcio y entregadas al Ayuntamiento de Vigo y a la Xunta de Galicia sólo una parte del coste de ellas ha sido compensado por estas Entidades. Las obras entregadas al Ayuntamiento de Vigo sin compensación alguna alcanzaron un importe de 34,28 millones de euros y entre ellas destacan la obra “Conexión Areal-Autopista A-9” y la “Remodelación de la Plaza del Berbés” entre otras.

Las obras entregadas sin compensación a la Xunta tuvieron un importe de 29,07 millones de euros e incluyen la obra “Enlace de conexión del Polígono de Balaidos con el segundo cinturón de circunvalación de Vigo” y el Museo del Mar de Galicia.

La realización de obras de interés general no está contemplada entre los objetivos señalados para el Consorcio en sus estatutos y la financiación y cesión gratuita de esas obras puede ir en detrimento del desarrollo de sus actividades principales y del cumplimiento de los objetivos establecidos estatutariamente. Los convenios de cooperación que el Consorcio suscriba con otras entidades públicas deberían estar orientados al cumplimiento de sus objetivos y vinculados al desarrollo de sus propias actividades de forma directa, y no a pagar proyectos ajenos.

Pero no es la única irregularidad importante. El Consorcio debería adoptar las medidas precisas para que en el desarrollo de su actividad de promoción de polígonos, venta de suelo y naves industriales no se realicen operaciones que supongan la aceptación de precios inferiores a los de su coste o a los de mercado, como en algunos casos ha sucedido en periodos anteriores. Así la institución pública en el tiempo en el que el Gobierno Central, Alcaldía de Vigo y Xunta fueron gobernados por el PSOE, se “olvidó” de estas obligaciones.