Menú Portada
La asamblea de la Federación Española de Fútbol, con una composición irregular, aprobó una modificación ilegal de sus estatutos

El Consejo Superior de Deportes aplicará la ley y pedirá la inhabilitación de Villar y su junta directiva

Marzo 3, 2008

La RFEF aprobó el no cumplimiento del ordenamiento jurídico español y por tanto el no acatamiento de las leyes
Villar fija la celebración de elecciones para el mes de noviembre, en contra de la orden ministerial y se propone como candidato único
Con los cambios aprobados, Mateo Alemany, líder de la oposición, no podría presentarse a los comicios federativos
Varias federaciones territoriales han impugnado la asamblea, lo han denunciado ante la Junta de Garantías Electorales y presentarán una querella en la Justicia ordinaria
Los acuerdos de la asamblea serán declarados “nulos” porque se han tomado decisiones para las que no se tiene capacidad jurídica
La composición de la asamblea tampoco se ajustó a la ilegalidad, con presencia de personas que no son miembros votando, como Fernando Sanz, presidente del Málaga

pq_467_villar_asamblea-estrado.jpg

Consumatum sum. Angel María Villar, todavía presidente de la Federación Española de Fútbol, arropado por la asamblea de la RFEF, ha desafiado a la legalidad vigente y ha aprobado la adopción de varias medidas contrarias al ordenamiento jurídico español, que constituyen un presunto delito de desacato. Según los cambios aprobados, el fútbol ya no está bajo la tutela del Estado español, es una entelequia que sólo debe pleitesía a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), cuyas directrices ha adoptado en sus propios estatutos.
Dice Villar que para la subvención que recibe del Estado si ello obliga a estar sometido a las leyes españolas, mejor la rechazan. Vamos, como el Lehendakari y su referéndum para la autodeterminación de Euskadi. De locos. Y lo peor es que entre toda la extensísima junta directiva –Joan Laporta y Ramón Calderón fueron los más pro Villar, por cierto, ambos abogados (sic)- y los 115 votantes a favor de la ‘rebeldía’, no hubiese nadie que se diera cuenta de lo qué se estaba haciendo.
Según la RFEF y sus palmeros, la cosa es clara. Se han modificado los estatutos para adaptarlos a las normas de la FIFA y prohibir la injerencia de la Administración española, para no depender del ordenamiento jurídico español. Acto seguido se ha procedido a desacatar la orden ministerial que obliga a convocar elecciones este mes de marzo, se han fijado los comicios para el mes de noviembre –sin fecha exacta-, y como consecuencia de todo ello Mateo Alemany, líder de la oposición, no reúne las condiciones que marcan los nuevos estatutos para presentarse a la presidencia. Para rematar, Angel María Villar, se postula como candidato único por el bien del fútbol español.

Por si todo eso no fuera suficiente, resulta que la composición de la asamblea no era legal. La Liga de Fútbol Profesional, por ejemplo, sólo tenía 28 representantes en lugar de los 30 que le correspondían al haber descendido Pontevedra y Tarrassa y no haberse realizado elecciones para suplirlos. Y Fernando Sanz, que en su día formó parte de la asamblea como futbolista profesional, perdió tal condición en cuanto se retiró. Ayer le vimos (véase tras Calderón en la imagen) votando como presidente del Málaga, cargo para el que la LFP no le ha elegido. Y como estos casos los del Arteixo o los de los ex jugadores de fútbol sala Jesús Clavería y Paulo Roberto. La impugnación, por la irregular composición del Pleno, también anulará la ya de por sí anómala asamblea.

Intervención inmediata de la Administración y la Justicia

Ante estos hechos consumados, el siguiente paso lo han tenido que dar los representantes de seis federaciones territoriales favorables al derecho español y contrarias a este dislate. Han impugnado la asamblea y sus acuerdos, han pedido que constaran en acta los votos en contra para poder actuar judicialmente contra el resto en la Justicia ordinaria, y han presentado la misma denuncia ante la Junta de Garantías Electorales (JGE).
Por otra vía han acudido a un juzgado de guardia para interponer una querella por todos estos actos que presuntamente son contrarios a la ley. Como recordarán, la Audiencia ya rechazó la suspensión cautelar de la orden ministerial y por tanto mientras no haya un pronunciamiento firme de la propia Audiencia Nacional, está en vigor y las elecciones deben convocarse conforme marcan, antes de los Juegos Olímpicos de Pekín (agosto).
Es momento de intervención de la Administración. Una vez recibida hoy mismo la denuncia, se pasará en lo que toca a la Junta de Garantías Electorales para que obre en consecuencia, y por otro se remitirán los acuerdos de la asamblea al Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD). El CEDD, cumpliendo el ordenamiento jurídico español, emplazará a Villar y a cuantos miembros de la junta directiva y asamblea crea oportuno para que se defiendan de los incumplimientos que se les imputen, y acto seguido procederá a dictar sanciones, que recuerden que no son recurribles por la vía administrativa española.
Mientras esto sucede y puesto que la orden ministerial ya está incumplida hasta cuatro veces, la JGE tendrá que intervenir y tutelar el proceso electoral, marcando las fechas de los comicios y ofreciendo las garantías necesarias para su cumplimiento. Con todo esto podríamos llegar al mes de mayo con la junta directiva inhabilitada y una comisión gestora al frente de la RFEF, que sería la encargada de regular las elecciones.

¿Presentará la RFEF los nuevos estatutos ante el CSD?

En medio de todo este disparate, nos queda una duda. La asamblea aprobó también la modificación de los estatutos para adaptarlos a la Ley contra la violencia y el racismo y la xenofobia, al tiempo que se hacía desaparecer de ellos la dependencia del ordenamiento jurídico español. Un contrasentido más. Si ya no quieres depender de las leyes españolas, ¿para qué has de adaptarte a ninguna de ellas?
Porque la Ley del Deporte obliga a las federaciones a presentar ante el CSD cualquier modificación de estatutos para que este organismo los apruebe y luego entren en vigor cuando los publique el BOE. Tengo la duda de si se presentarán o no al CSD, porque está claro que este organismo no los va a aprobar de ninguna manera.
Lo mejor de todo es que Villar está convencido de que la orden ministerial va contra su persona. Insistió en el carácter de entidad privada de la RFEF y se indignó porque los encargados de redactar la Orden Ministerial conocían “la situación del fútbol español tras adoptar el Código Modelo presentado por la FIFA. El que la ha firmado sabía de todo esto porque ha habido negociaciones, comentarios durante estos meses. Tenemos que ir a la Eurocopa y por eso pedimos el aplazamiento. Dicen que todas las federaciones deben regirse por estas normas y casi todas van a los Juegos Olímpicos, pero la mayoría de ellas tienen más posibilidades que la RFEF de clasificar a algún deportista. Esta Orden Ministerial se ha hecho para lo que se ha hecho, y todo el mundo lo sabe perfectamente”. O sea, una ley ”anti-villar”. Curioso el término “pedido aplazamiento”, que contempla la OM pero que la RFEF no ha pedido, de ahí todo este cacao.  

Una cuenstas aprobadas sin auditar

La aprobación de las cuentas del ejercicio 2007 y el presentar un superávit de 33 millones de euros, tras vender en 22 millones la antigua sede de Alberto Bosch, no es más que una cortina de humo. Por cierto, otro incumpliento de Villar de un acuerdo asambleario: se fijó un precio mínimo de venta de 24 millones de euros. Porque las cuentas no son oficiales hasta ser auditadas por el CSD. Y ya les adelanto que no van a ser aprobadas por Hacienda porque se mantiene como patrimonio la sede de Las Rozas, que por sentencia ha revertido al ayuntamiento roceño, y porque el verdadero balance es de quiebra.

¿Es que las garantías las tiene sólo la Administración? ¿Es que son más demócratas que nosotros? ¿Qué garantías nos dan? La orden se ha hecho para lo que se ha hecho y todo el mundo lo sabe. Estoy hasta el gorro de escuchar lo que estoy escuchando. El fútbol español debería estar en contra de que se metan contra el autogobierno de las federaciones“. Villar dixit.
Si el dinero que nos dan los legitima a intervenirnos, no lo queremos. Se trata de si el fútbol español quiere gobernarse por sus normas o queremos que vayan más allá y tenemos que decir basta ya“. Luego vino lo de postularse para candidato único porque se supone que tiene “ las mismas fuerzas y ganas para defender al fútbol español a nivel nacional e internacional que siempre“. Sinceramente, bochorno y vergüenza de alguien que actúa como “iluminado” y que ha arrastrado a otras 114 personas con él. Tan iluminado que usó la palabra de Díos: “Señor, no me hagas pedir lo que me robaron“. Que nos pillen confesados.

Comunicado oficial del CSD

Y ante tal situación, el CSD ya hizo ayer mismo un comunicadio oficial en el que dice que ninguna institución, por importante que sea, está por encima del marco legislativo español. “El CSD se reafirma en el compromiso expresado tanto por el Secretario de Estado, Jaime Lissavetzky, como por la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes, en defensa de la soberanía de España, de su ordenamiento jurídico y del estado de derecho.  Ninguna institución, por importante que sea, está por encima del marco legislativo español y las resoluciones de los tribunales de justicia, cuyo pronunciamiento el pasado viernes, a través de la Audiencia Nacional, fue palmario al no admitir la suspensión cautelar de la Orden Ministerial que regula los procesos electorales“.
Y concluye diciendo que “el CSD analizará los acuerdos que, al parecer, ha tomado la Asamblea de la RFEF y, a través de los órganos competentes, se tomarán las decisiones que correspondan, que serán oportunamente anunciadas. En cualquier caso, las modificaciones de estatutos y los reglamentos electorales de las federaciones no pueden entrar en vigor si no son aprobados por la Comisión Directiva del CSD con arreglo a la legislación vigente. La normativa legal que regula los procesos electorales a las federaciones españolas, basada en la Ley del Deporte y su desarrollo normativo, se viene aplicando desde hace muchos años sin que hasta ahora haya sido cuestionada por ningún organismo nacional e internacional. El espíritu y contenido de la norma pretende aportar al proceso la máxima garantía de independencia, transparencia y participación, principios que coinciden plenamente con la filosofía del ´Código Electoral Modelo´ elaborado por la FIFA. Cabe subrayar que en el resto de federaciones españolas no se están registrando incidencias destacables en el cumplimiento de la Orden Ministerial“.  Quien no quiera entender, que busque intérpretes.