Menú Portada

El Consejo General del Poder Judicial censura la información de Extraconfidencial.com sobre la presunta corrupción en los Juzgados de Talavera

Noviembre 16, 2015

Esto supone un claro ataque a la libertad de expresión y libertad de información auspiciada por el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, que limita sus propios jueces la información que los medios de comunicación publican sobre ellos, calificándola de buena o mala según sus intereses

carlos lesmes

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), bloqueó el pasado jueves día 12 el acceso al enlace de Extraconfidencial.com a través de su servidor central para anular y silenciar la información que este periódico había dado sobre la presunta corrupción en los Juzgados de Talavera de la Reina (Toledo). Así como el registro a trámite por parte del Tribunal Supremo de la querella presentada por el juez decano de esta localidad toledana, Fernando Presencia, contra el presidente del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco. La noticia de este registro a trámite fue dada en exclusiva por Extraconfidencial.com y fue puesta por el juez Presencia por el correo corporativo de los jueces de toda España, lo que afecta a unos 5.400 magistrados más o menos.

Sin embargo, a pesar de que el Juez Presencia situó en el correo corporativo este enlace de Extraconfidencial.com con el título “Corrupción en los juzgados: el Supremo admite la querella del juez decano de Talavera, Fernando Presencia, contra presidente del TSJ de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco.” Este fue bloqueado desde el servidor central del Consejo General del Poder Judicial, que lidera el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, amigo personal de Vicente Rouco.

El acceso al enlace fue bloqueado a primera hora de la mañana. Tanto es así, que sobre las 11:00 horas ya había quejas de algunos Magistrados que habían intentado acceder a la noticia a través del enlace y se encontraron con la desagradable sorpresa que estaba bloqueado. Esto supone un duro ataque a la libertad de expresión y libertad de información por parte del CGPJ, que limita a los propios Jueces la información que los medios de comunicación publican sobre ellos, calificándola de buena o mala según sus intereses. Y llegando, aún más, a anular lo que no les conviene en un claro ataque contra la libertad de información y de expresión, que ellos mismos deberían cuidar y velar, ya que son los máximos garantes de un derecho fundamental establecido en la Constitución Española que tanto dicen defender.

Una censura selectiva sin respuesta y sin precedentes

Desde el CGPJ se ejerce la censura y además en correos privados entre jueces. Esa es la conclusión a la que se llega  después de la publicación de nuestra última información relativa a la querella que presentó ante el Tribunal Supremo el juez decano de Talavera de la Reina (Toledo) Fernando Presencia, contra el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco. Que un Juez decano se querelle contra su presidente del TSJ es noticia aquí y en cualquier medio de comunicación.

Con el fin de que la carrera judicial estuviera informada, el Magistrado Presencia envió el enlace a sus 5.300 compañeros a través del correo interno corporativo en torno a las 9.30 de la mañana de ese jueves. Es, para que se aclaren, un correo electrónico personal.

El “antejuicio” una prerrogativa para aforados que mantiene el Tribunal Supremo

Según nuestras informaciones, el enlace fue bloqueado, de alguna manera técnica, para que ninguno de los jueces y magistrados pudiera acceder a este medio.  Sobre las 13.15, este periodista recibió una llamada telefónica de la Oficina de Comunicación del Tribunal Supremo en la que nos aclaraban que el titular no era del todo preciso porque no se había “admitido a trámite” la querella sino que se había “registrado”.

El malentendido se produjo porque el Tribunal Supremo es el único órgano judicial de España en el que todavía existe una especie de “antejuicio”, suprimido en el resto de los órganos judiciales, cuando se trata de aforados, como es el caso de Rouco como presidente del TSJCM. Dicho “antejuicio” fue suprimido en el pasado por uno de los gobiernos socialistas. Por ejemplo, en la querella que presentó Manos Limpias contra el fiscal jefe de Talavera, una magistrada y su marido, la Sala lo Civil y Penal del TSJCM la inadmitió sin “antejuicio”.

El Tribunal Supremo es “different”. En el mismo caso, ellos registran la querella, designan ponente -en este caso Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal-, y le pasan la pelota al Fiscal para que informe sobre el fondo y la forma. Luego toman una decisión, admitiendo o inadmitiendo la querella, repitiendo los pasos del “antejuicio” suprimido.

Bloqueo desde el interior del CGPJ

Mientras este medio rectificaba, según esta aclaración, y se incluía  el matiz de “registrar” el CGPJ actuaba. Alguien, desde dentro del Consejo General del Poder Judicial, que es desde donde se administra la red informática que conecta a los Jueces y Magistrados de toda España, bloqueaba el enlace de la noticia, al menos hasta que se realizó el cambio.

Todo ello, desde nuestro punto de vista, supone un acto de censura previa sin precedentes desde 1978, cuando se aprobó la Constitución. Un acto de vulneración del derecho a la información, piedra angular de nuestra democracia.  Puede que “alguien”, dentro del CGPJ, determinara que, al permitir la distribución de la noticia de Extraconfidencial.com, se estuviera contribuyendo a difundir una información errónea al hacer creer que se había admitido a trámite la querella, cuando no era así. Y por eso decidieron bloquearla temporalmente, algo prohibido en nuestra Constitución.

Sólo la Ley es límite al derecho de información

No hay más límite al Derecho a la Información que la Ley, ya sea por vía penal o por vía civil. Y es algo que sólo puede producirse después de la publicación de la información. El Derecho a la Información y a la Libertad de Expresión están consagrados en el Artículo 20 de la Carta Magna. Ambos derechos garantizan a la ciudadanía, que es donde reside la soberanía popular, estar informados sobre cómo los hombres y mujeres elegidos a través de las urnas, y también sobre los que gestionan la Justicia cada día -en su nombre-, administran la cosa pública.

Con ese bloqueo temporal del enlace, que se suprimió a primeras horas de la tarde del jueves -según nuestras fuentes-, se produjo una grave vulneración de ambos derechos, de los que “alguien” debería dar cuentas y responder. De nada sirve, argumentar que el titular no era del todo preciso. El público que lo recibió, por su especialidad, conoce que el Supremo registra y luego admite a trámite, o no, las querellas contra los aforados.  ¿Exceso de celo por parte de ese “alguien” del CGPJ? Casi con toda seguridad.

Pero es que hay un segundo punto, tan grave como el anterior. Presencia envió el enlace, de forma personal, en correo electrónico privado, a todos los Jueces. Un correo que estaba protegido por el secreto de las comunicaciones, también contemplado en la Constitución. No se hacen las cosas bien en el CGPJ. Nada bien. Y alguien debería responder.

Juan Luis Galiacho

jlgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho