Menú Portada
Contrato de 24 meses de duración

El Consejo de Estado se gasta 188.209 euros en la vigilancia y protección de su sede

Septiembre 6, 2012

Después de un duro verano, la economía española se enfrenta a la prueba definitiva esta semana, y lo peor, es que esta prueba no está en nuestras manos, sino en las del Consejo  del Banco Central Europeo, presidido por el italiano Mario Draghi. Si finalmente se produce el rescate, o compra masiva de deuda, es más que probable que venga nuevas medidas de ajuste. No sabemos, si entre estos estará el Consejo de Estado, el más alto órgano consultivo del Gobierno, pero más que dudosa utilidad. Presidido en la actualidad por José Manuel Romay Beccaria, senador y ex ministro de Sanidad y Consumo, nombrado por el gobierno que preside Mariano Rajoy. El Consejo de Estado tiene entre sus funciones, emitir dictámenes -no vinculantes, salvo que la Ley disponga lo contrario- dando su opinión sobre ciertos temas a petición del presidente del Gobierno, los ministros y los presidentes de las Comunidades Autónomas.

Consejeros vitalicios

En 2004, durante el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se produjo una reforma del Consejo que permitió, entre otras cosas, que los ex presidentes del Gobierno entraran a formar parte de este órgano con la categoría de consejero nato con carácter vitalicio. Adolfo Suárez, Calvo Sotelo y Felipe González renunciaron a ser miembros del Consejo. José María Aznar llegó a ingresar en éste órgano consultivo, pero decidió dejarlo para dedicarse su labor de Consejero, en el grupo News Corporation, presidido por Rupert Murdoch. Rodríguez Zapatero no renunció a tan suculenta posibilidad y desde el 9 de febrero ejerce como consejero nato vitalicio del Consejo. Cobrará un sueldo de más de 71.000 euros anuales, además de percibir su pensión como ex jefe del Ejecutivo. Junto a él, eran designados el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce, el JEMAD, Fernando García Sánchez, la abogada General del Estado, Marta Silva, y el director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Benigno Pendás.

María Teresa Fernández de la Vega cumplirá en el mes de octubre dos años en el cargo, ejerce como consejera permanente, de carácter vitalicio, por lo que comparte el mismo sueldo que Rodríguez Zapatero.

Cerramientos y  limpieza
 

En espera de conocer los posibles nuevos ajustes, hasta ahora el presupuesto total de este órgano consultivo ascendía a 10,47 millones de euros, con unos gastos de personal de a 8,1 millones de euros. Y es que en este año no han escatimado en gastos, en el mes de junio, la subsecretaría de Hacienda y Administraciones Públicas (Dirección General del Patrimonio del Estado), dependiente del ministerio que rige Cristóbal Montoro, adjudicaba un concurso para la sustitución de la carpintería exterior de la sede del Consejo de Estado, por un importe total de 687.495,25 euros.

Pero si esto no fuera suficiente, un mes después, anunció el concurso para la contratación del servicio de limpieza de sus dependencias, y esta debe ser concienzuda si tenemos en cuenta su importe, 720.000 euros de valor estimado por dos años, o lo que es lo mismo, 1.000 euros diarios, blindados para la empresa que resulte ganadora. Este contrato que entraría en vigor a partir de febrero de 2013.

Que no falte la seguridad

La guinda, de momento, la ha puesto la seguridad. Así, el 2 de agosto, el BOE publicaba la “Resolución del Consejo de Estado, por la que se anuncia la formalización del contrato del servicio de vigilancia y protección del edificio sede del Consejo de Estado”. Este concurso por un valor de 188.209 euros anuales (sin incluir IVA) ha sido ganado por la empresa Protección y Seguridad Integral Grupo Norte Prosintel, S.A. y tiene, según se refleja en el anuncio del concurso una duración de 24 meses. Curiosamente, esta empresa vallisoletana se enfrenta a un ERE, y un mes antes de la firma del contrato, los representantes de los trabajadores no aceptaron una reducción de su jornada de entre el 10% y el 15%. No sabemos si estas condiciones serán las adecuadas para el Consejo de Estado y sus ilustres miembros.