Menú Portada

El Congreso de los Diputados se gasta más de un millón de euros en tabletas y ordenadores mientras las aulas españolas languidecen sin contenidos digitales

Febrero 4, 2016
congreso_diputados

“Lo mejor sería que ninguna familia comprara ni un solo libro y los niños fueran al colegio con las manos en los bolsillos, pero hay presión en el aula. Les dicen a los niños: ‘¿Cuándo vas a traer el libro? ¿Por qué no traes el libro? ¿No traes el libro porque eres pobre?’ Y, al final, las familias, ante esa presión, acabamos comprando los libros”. De esta forma tan lastimera y apesadumbrada se expresa Jesús Salido, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa). El problema creado en torno a los contenidos educativos y los nuevos libros de texto ha tocado fondo en un momento en el que las familias españolas se topan ante una encrucijada punzante: o comer o comprar libros escolares. El problema se agudiza con el elevado precio de este material didáctico y la innumerable cantidad  de reformas educativas que se han sucedido sin éxito. Las posibles soluciones que la Lomce parecía traer bajo el brazo, ya que no invalida los contenidos curriculares de la Loe, se las ha llevado el viento. Por lo pronto, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de Íñigo Méndez de Vigo, no tiene ningún brebaje preparado para paliar el veneno inyectado por la gestión de su predecesor, José Ignacio Wert. La digitalización de los contenidos y la implantación de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en las aulas serían un inmejorable antídoto contra la ponzoña de la papelería. Sin embargo, bien por falta de presupuesto o por dificultades en la gestión, la política de los precios y de los nuevos libros de texto se sigue imponiendo tiránicamente sobre los bolsillos de los ciudadanos.

Donde parece no haber problemas de financiación para los nuevos medios digitales es en el Congreso de los Diputados. La Cámara baja de las Cortes Generales gastará más de 1 millón de euros (1,047 millones como presupuesto base de licitación) en la adquisición de tabletas y ordenadores para la nueva legislatura que comenzará tras las elecciones generales del próximo 20 de diciembre.

En concreto serán 490 tabletas y 699 ordenadores de sobremesa que podrán ser utilizados por los diputados y el personal administrativo de la institución en la undécima legislatura española. El primer lote, que se ocupará de la compra de las tabletas, tendrá un presupuesto máximo de licitación de 438.746 euros; mientras que el segundo, para los ordenadores, alcanzará una inversión de 608.968,80 euros.

Millones, préstamos y regalos de Navidad

No es la primera vez que el Congreso disfruta de privilegios que parecen privados a los demás individuos terrenales. A fecha de 2013 y desde el año 2006, los partidos políticos con representación en el Congreso habían recibido 576,97 millones de euros en los conceptos de gastos de funcionamiento, seguridad y Fundaciones dependientes de los partidos políticos, entre las que destacan FAES, dirigida por José María Aznar y la últimamente más que famosa, Fundación Ideas del PSOE.

Pero no solo los beneficios afectan a los partidos, sino que también redundan sobre los propios políticos. En 2012, mientras España se desplomaba entre desahucios y recesión económica, los diputados del Congreso acumulaban 45 préstamos por un importe total de 4,36 millones de euros en entidades intervenidas por el Estado, con unas condiciones que se presuponen mucho más amables que las que tienen el resto de mortales.

No podemos dejar de olvidar, el pelotazo acaecido hace ahora ya 8 años y en el que el Congreso fue una vez más protagonista. Por aquel entonces, la Cámara baja se gastó 160.000 euros en un contrato para el suministro de 1.700 obsequios de Navidad. Este año, los diputados han vuelto a celebrar la navidad con un buen aguinaldo.

Doinel Castro