Menú Portada
Se le han abierto cuatro expedientes disciplinarios desde el año 2005 y hasta que se fugó a Argentina

El Colegio de Abogados advierte por escrito a todos los juzgados de la incompatibilidad profesional de Rodríguez Menéndez para ejercer como letrado

Enero 18, 2015

Está suspendido oficialmente del ejercicio de la abogacía, sin solución de continuidad, desde el 17 de agosto de 2014 hasta el 16 de enero de 2016. A pesar de ello, ha abierto despacho profesional en la capital de España con el fin de presentarse en todos los casos de corrupción y hacer de acusación popular en ellos, como actualmente hace el sindicato Manos Limpias . Además, ha creado la Asociación Pro-Justicia Siglo XXI con la que ha conseguido que le estimen parcialmente sus querellas contra Artur Mas y la familia del ex honorable Jordi Pujol


La nueva aparición en la escena pública del controvertido abogado José Emilio Rodríguez Menéndez ha alertado a los juzgados españoles y al Colegio de Abogados de Madrid, que a través de su decana, Sonia Gumpert Melgosa, ha remitido un escrito oficial al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Viera Morente, para que a su vez lo remita a todos los órganos jurisdiccionales con el fin de que les haga saber que Rodríguez Menéndez no puede ejercer la abogacía en virtud de sanciones de suspensión de cuatro expedientes disciplinarios abiertos que le tienen privado del ejercicio, sin solución de continuidad, hasta el 16 de enero de 2016. El escrito, al que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, indica que “el Colegio de Abogados de Madrid tiene conocimiento a través de determinados medios de comunicación [uno de ellos extraconfidencial.com] que d. Emilio Rodríguez Menéndez se presenta o podría estar presentándose como abogado y, por tanto, como colegiado ejerciente, lo que no es cierto por cuanto en el Colegio de Abogados de Madrid figura como colegiado no ejerciente, situación en la que se encuentra en virtud de sanciones de suspensión en el ejercicio de la abogacía que han sido impuestas por esta corporación en expedientes disciplinarios 481/05, 1226/08, 1220/09 y 1621/09 y para cuyo cumplimiento se han fijado periodos de tiempo que, sin solución de continuidad, abarcan desde el 17 de agosto de 2014 hasta el 16 de enero de 2016“.


La preocupación por la aparición en la escena pública de Rodríguez Menéndez es máxima por las presuntas ilegalidades que pudieran cometerse. Por ello, el propio Colegio de Abogados pide a los jueces que eviten las actuaciones profesionales del mencionado abogado y que “trasladen a este Colegio de Abogados la eventual actuación profesional con quebrantamiento de sanciones disciplinarias“. José Emilio Rodríguez Menéndez comenzó como abogado hace ya más de 34 años, creando el 6 de octubre de 1981 su primer despacho especializado entonces en Derecho Penal y Económico. Ahora, después de su paso por la cárcel y su huida a Argentina -donde consiguió evitar ser extraditado y volver preso a España-, ha reabierto su despacho ubicándolo en la calle del Marqués de Villamejor, en la zona noble de oficinas de Madrid junto al Paseo de la Castellana y el Hotel Villamagna, y con sucursales en Buenos Aires, Miami, Cuba e Islas Caimán. El que fuera uno de los abogados más controvertido y famoso de la España de la década de los noventa ha vivido desde hace varios años en Argentina, donde se instaló en Buenos Aires en septiembre de 2008 al estar perseguido por la policía española. Allí abrió un bufete con una docena de empleados, ya que él tampoco figuraba como abogado en ninguno de los juicios de sus defendidos. Ya con anterioridad, estando preso en España, Rodríguez Menéndez también se las arreglaba para despachar con sus colaboradores y trabajar como letrado.

Objetivo: estar presente en todos los casos de corrupción para así tener información privilegiada

Rodríguez Menéndez tiene ahora un objetivo principal: presentarse en todos los casos de corrupción y hacer de acusación popular en ellos, como actualmente hace el sindicato Manos Limpias o en su día hicieron los empresarios José María Ruiz Mateos o Christian Jiménez. Pretende así reconvertirse en el nuevo Manos Limpias español, y quitar el protagonismo al sindicato del mismo nombre que ahora ejerce esta acusación en los principales procedimientos de corrupción en España. Pero al mismo tiempo hacerse con la información privilegiada que pueda obrar en esos privilegiados sumarios.

Para ello, lo primero que ha hecho -con el fin de evitar su suspensión como abogado ejerciente- es crear la Asociación Pro-Justicia Siglo XXI. Los Estatutos de dicha Asociación señalan que el objetivo es “ejercitar la acción popular en los procedimientos que se sigan por actuaciones que vayan en contra de la pureza y legalidad que debe regir toda actuación de los miembros de la Administración Pública y de la Administración de Justicia, así como de los asuntos de interés social y cualquier otro tipo de actuación susceptible de ser calificada como delictiva de cualquier naturaleza y realizada por cualquier persona, ya sea dentro o fuera del ámbito del sector público o privado”. De momento, la Asociación ya ha conseguido que le estimen parcialmente sus querellas contra el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, y contra casi todos los miembros de la familia del ex honorable Jordi Pujol. Sin embargo, por el contrario, ha retirado su acusación popular contra la líder del PP madrileño, Esperanza Aguirre, en el procedimiento abierto contra ella por un posible atentado a la autoridad (los agentes de movilidad urbana de Madrid), ya que considera que “no existe base suficiente para imputar a Esperanza Aguirre de ningún delito ni falta”.

Dice tener una nueva vida

En la que ahora dice ser su nueva vida, volvió a casarse en el año 2005 por cuarta vez. En esta ocasión con la fisioterapeuta española Vanessa Palomar, con la que tiene un hijo, su tercer vástago en total. Ahora, ha solicitado la ciudadanía argentina y aspira vivir a caballo entre los dos países. No obstante, sigue apoyando a los mismos “clientes” que tenía hace muchos años en España, fundamentalmente traficantes de droga. Por ejemplo, al testigo protegido de la Operación Nécora, ” Manuel Fernández Padín, cuya biografía “Dejadnos Vivir” ha sido patrocinada por la Asociación Pro Justicia Siglo XXI y cuya presentación pública corrió a cargo de Rodríguez Menéndez, que fueabogado en el pasado de este narco arrepentido. En el libro se reprocha a la Justicia y al Estado español las mentiras  y el abandono al que han condenado a muchos testigos protegidos. Manuel Fernández Padín fue pieza fundamental de la “Operación Nécora” diseñada por el juez Baltasar Garzón en el año 1990.

 

En su libro, Fernández Padín cuenta con todo detalle sus inicios en el mundo de la droga junto al clan de Los Charlines  y, sobre todo, su gran decepción, tanto con el ahora fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza como con el juez Baltasar Garzón, con quienes se brindó a colaborar en calidad de arrepentido y testigo protegido : “Baltasar Garzón no podría ahora mirarme a los ojos. Me convencieron para venirme a Madrid  prometiéndome  hacerse  cargo de mi seguridad y de mi vida, me garantizaron que ni yo ni mi familia correríamos peligro, me garantizaron una nueva identidad…y todo ha sido falso”.

 

Durante cerca de 20 años, tanto Fernández Padín como el también testigo protegido, Ricardo Portabales, han tenido escolta oficial, un sueldo público, un vehículo especial….pero desde el año 2009 todos esos “privilegios” desaparecieron. En la actualidad, sobrevive con una pensión de 310 euros mensuales, “No acusan de que hemos generado muchos gastos pero si quieren luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado tendrán que invertir…Claro que los testigos protegidos hemos generado gastos!  pero también muchos beneficios a la Justicia y a la sociedad (…)Me arrepiento de haber sido testigo protegido. Confié en la Justicia y  me siento engañado: sólo hesido un muñeco utilizado por la Policía y el Poder Judicial”,afirma Padín.

Condenado por la difusión del video sexual a Pedro J. Ramírez

Fue en el año 2005, cuando la Audiencia Nacional condenó a Rodríguez Menéndez a dos años de prisión por haber difundido en 1997 un vídeo de contenido sexual en el que se atentaba contra la intimidad del entonces director de El MundoPedro J. Ramírez. Tras esta condena, Rodríguez Menéndez se fugó a Argentina. Pero regresó a España de incógnito en 2006 para visitar a su madre, que se encontraba gravemente enferma. Fue entonces cuando se le detuvo y fue encarcelado. Ese mismo año, el Tribunal Supremo elevó de seis a diez años otra condena que ya pesaba sobre él por defraudar cuatro millones de euros entre 1990 y 1994 a la Hacienda Pública española. En agosto de 2008, tras pasar varios meses en prisión, volvió a escaparse aprovechando un permiso de cuatro días. Desde entonces, la justicia de España venía reclamando su extradición. Sin embargo, el 30 de diciembre de 2013, el juez federal argentino Marcelo Martínez de Giorgi denegó esta petición. Desde entonces Rodríguez Menéndez se sentía libre para viajar a España sin temor a ser encarcelado de nuevo.

Pero ahora, es el propio Colegio de Abogados de Madrid quien le ha puesto freno a su nueva aventura advirtiendo a todos los órganos jurisdiccionales su incompatibilidad profesional para ejercer como letrado, lo que puede suponer poner fin a su continuado órdago a las instituciones del Estado.

 Juan Luis Galiacho
 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com
@jlgaliacho