Menú Portada

El coche favorito de Arnold Schwarzenegger ya no será un Hummer sino el nuevo Morgan EV3 eléctrico

Septiembre 9, 2016
ev3

Seguramente Arnold Schwarzenegger va a ser uno de los primeros en preguntar el precio de uno de estos nuevos coches. El austriaco tiene el corazón partido, como Alejandro Sanz, y es público admirador de los coches Premium de aspecto clásico, al tiempo que en su etapa como gobernador de California impulsó una muy celebrada serie de propuestas legales de corte ecológico. La firma británica Morgan va a conseguir hacer feliz al actor hollywoodiense con su EV3 al aunar en un sólo vehículo sus dos pasiones: el lujo retro de los descapotables ingleses y la no emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Morgan Motor Company construye coches desde 1909 y por el aspecto de sus modelos parece que el tiempo no ha pasado por ellos. Plafones de madera en su carrocería, faros cromados sobre guardabarros más propios de una moto, techo de lona retráctil o directamente ningún techo en muchos de sus modelos, hacen de su catálogo un verdadero viaje al pasado. De hecho podrían parecer coches salidos de un aparcamiento de las carreras de caballos en Ascott y de los que se bajasen caballeros con chistera y damas de alta alcurnia. Su estilo es tan celebrado como imitado, y prueba de ello es la cantidad de marcas que siguen esta línea, como por ejemplo los Hurtan granadinos, mucho más baratos.

Un pilotaje sigue siendo excitante

A pesar de su aspecto vintage, los Morgan han estado siempre bien motorizados en base a propulsores Ford y BMW, pero con el EV3 dan una vuelta de tuerca y han convertido uno de sus diseños estrella, el de tres ruedas, en un retrofuturista vehículo eléctrico.

Sumamente ligero, apenas llega a los quinientos kilos, alcanza los 140 kms/h y realiza en nueve segundos la prueba de aceleración de 0 a 100. Sus baterías de litio garantizan una autonomía de 250 kilómetros, aplicada al suelo por la única rueda trasera, movida por un motor eléctrico refrigerado por agua que desarrolla 61 caballos de potencia.

Según sus diseñadores iguala las prestaciones de su equivalente con motor de combustión interna del que precede, un verdadero clásico con el que la firma inició su andadura. A nivel técnico estos dos modelos se diferencian en relativamente pocas cosas; salta a la vista la ausencia del motor en V en el morro, justo donde cualquier otro coche llevaría un radiador o una parrilla, que en el eléctrico desaparece. Bajo el capó se aloja ahora la batería en lugar de un depósito de combustible, y la versión del Siglo XXI carece de caja de cambios. A pesar de ello los que lo han conducido afirman que su pilotaje “sigue siendo excitante”, a lo que ayuda un diseño caracterizado por la asimetría. En Inglaterra son muy populares las carreras con estos roadsters, los llamados Three-Wheelers, y si Morgan decidiera dar continuidad a este proyecto con modelos futuros, no sería de extrañar verles nuevas categorías en las que compitieran vehículos impulsados por electricidad en pocos años.

Está previsto que la producción del Morgan EV3 comience este mismo mes de septiembre, y las diecinueve unidades previstas estén a la venta a finales de 2016 a un precio no precisado pero que puede rondar los 40.000 euros. Si quieres uno, corre, Arnold Schwarzenegger seguramente se los compraría todos.

José M. Zapico

@VirutasF1