Menú Portada

El clásico más desigual medirá a Zidane y Lucho: ¿Trivote en el Real Madrid y vuelta al toque en el Barcelona?

Diciembre 2, 2016
zidane-luis-enrique

Se puede decir que el clásico del próximo sábado 3 de diciembre (Camp Nou, 16:15 horas) lo ganará el equipo que sea más fiel a su estilo. Partiendo desde esta premisa, el Barcelona debe volver a ser dominador del partido, dueño del balón y adalid de la salida en corto. El Real Madrid, por su parte, tiene muy claro lo que debe seguir haciendo: ganar. En el conjunto blanco los debates estéticos únicamente aparecen cuando los resultados no acompañan. Y los 32 partidos que acumula el equipo merengue sin caer apartan cualquier tipo de planteamiento existencial: 4-3-3 ofensivo, trivote en el centro del campo, Isco en la mediapunta… Todo eso da igual mientras se gane. No importa el cómo llegar a conseguirlo. Se presenta pues un clásico con pocos visos de partidazo, pero clásico al fin y al cabo. Y Zidane y Luis Enrique tienen mucho que decir al respecto.

Luis Enrique recibe a Iniesta con los brazos abiertos

El Barcelona viene de jugar uno de los peores partidos que se le recuerdan en la historia moderna. Ante una Real Sociedad que le superó en todos los aspectos -combinaciones, presión, intensidad- el cuadro culé se mostró (como en muchos partidos de este curso) como un equipo de impulsos aferrado únicamente a los empujones de la ‘MSN’. En defensa y ante la presión alta del equipo donostiarra, Luis Enrique ordenó salir en largo, algo que no estaba ensayado y sonó a improvisación.

Tras un pobre partido en Copa del Rey ante el Hércules del que pocas conclusiones se pueden sacar (no jugó ninguno de los posibles titulares el sábado), el Barça tiene la oportunidad de recuperar su esencia ante el eterno rival. En la ciudad condal la preocupación es doble: su equipo afronta el clásico a seis puntos del líder pero además parece estar perdiendo su identidad por el camino. Y para liderar el retorno al camino del toque nadie mejor que Andrés Iniesta. El manchego, recuperado de sus molestias físicas, estará en principio en el once titular del choque. Con él todo es diferente: ayuda en la salida de balón y sirve de bisagra creativa en el centro del campo. Busquets, sin duda, será uno de los que le reciban con mayor alegría.

La presencia de Iniesta ayuda pero puede no ser suficiente. El Barça de los últimos tiempos tiene síntomas de equipo en crisis: adolece de un gran espacio entre líneas, se muestra espeso en la fase de creación y tiene verdaderos problemas cuando recibe una presión alta. A Luis Enrique se le pide que mejora todo eso y que, además, tenga un plan ‘B’ si las cosas van mal. Al Barça se le exige, en definitiva, que reaccione. Para ello contará, a priori, con su once de gala: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano y Jordi Alba; Busquets, Rakitic e Iniesta; Neymar, Luis Suárez y Leo Messi.

La gran duda de Zidane: ¿Trivote o Isco?

Las cosas en el Real Madrid son muy diferentes: el conjunto blanco tiene una oportunidad inmejorable para dar un espaldarazo a la Liga y una estocada -quién sabe si letal- a su mayor rival. Si el resultado es bueno el sábado, el sistema elegido por Zidane será una cuestión menor para los aficionados. El modelo blanco se limita a ganar y lo cierto es que con esta filosofía no le ha ido nada mal.

Para Zidane, lógicamente, no es tan sencillo. Aunque juegue a ser un simple y encantador ex jugador en sala de prensa, el técnico sabe que el devenir del encuentro, en gran parte, lo marcará el sistema que elija. Con las consabidas bajas de Bale, Kroos y Morata, el dilema se limita a lo siguiente: o trivote en el centro del campo o 4-2-3-1. O lo que es lo mismo: Casemiro o Isco. En la primera opción, la más defensiva, el Madrid saldría con tres hombres en el centro del campo: Casemiro, Kovacic y Modric. Más contención y menos creación. En la segunda serían los dos croatas los dueños de la medular e Isco tendría la oportunidad de volver a la mediapunta. Toda vez que Lucas Vázquez  y Benzema parecen tener el puesto asegurado (a Cristiano ni siquiera lo incluyo en las quinielas, es el más fijo). Rafa Benítez pasó por algo similar, apostó por lo que pedía la afición -la fantasía- y le salió rana.

Aunque podría haber más variantes (Casemiro y Modric, Isco en lugar de Lucas Vázquez si hay trivote, Varane por Pepe) una opción de once sería la siguiente: Navas; Carvajal, Pepe, Ramos y Marcelo; Kovacic, Modric, Lucas Vázquez, Isco y Cristiano; Benzema.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99