Menú Portada
El Gobierno aumentará en 2014 la partida destinada a los estudios sociológicos en un 1,4%

El CIS sufre una fuerte bajada de ingresos, mantiene los sueldos de su personal y cierra el ejercicio de 2012 con pérdidas cercanas al medio millón de euros

Octubre 10, 2013

Los ingresos por ventas de servicios cayeron hasta la mitad mientras que los gastos de personal se mantuvieron con una bajada de tan solo el 3%
Si en 2011 el CIS perdía 226.413 euros, en 2012 la merma se incrementó hasta los 403.575 euros
En el ejercicio de más recortes, prácticamente ha dejado de facturar a empresas y organizaciones ajenas al Gobierno

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Las excusas del Gobierno Central para justificar las continuas subidas y bajadas de sus presupuestos generales se vuelven cada vez más peregrinas. Ahora, en medio de la abrumadora crisis financiera y social, el Ejecutivo de Mariano Rajoy aumenta ligeramente la partida destinada al Centro de Investigaciones Sociológicas argumentando que 2014 es un “año electoral” debido a las elecciones que se celebran a los comicios europeos. Para ellas, según el Estado, deberá realizarse un “gran estudio pre y post electoral a nivel nacional” que se corresponde con el incremento de los números del CIS. En concreto, el Ministerio de la Presidencia abonará una partida para la investigación y estudios sociológicos y constitucionales, un 1,4% más que el año anterior.

No obstante, el comportamiento que ha tenido el CIS a nivel financiero no convierte al organismo autónomo en merecedor de tal aumento. Prueba de ello da la resolución del Ministerio de la Presidencia publicada en el BOE el pasado 24 de septiembre por la que se publicaban sus cuentas anuales del ejercicio 2012. De acuerdo con los datos arrojados, los ingresos del CIS sufrieron un fuerte revés algo que no afectó a los gastos destinados a su personal que apenas vio reducidos sus privilegios.

Según el informe, en el ejercicio estudiado apenas se redujeron las subvenciones recibidas. En 2012 el CIS recibió casi 6 millones de euros (5.982.992) solo 272.670 euros menos (un 4%) que en 2011 (6,25 millones). Donde radica el mayor descenso es en la partida dedicada a los ingresos por ventas de servicios que sufre un desplome considerable. Si esta partida contribuía en el año 2011 con 860.784 euros, en 2012 apenas alcanzaban los 368.880 euros: menos dela mitad. Igualmente la partida “otros cobros” apenas supone un ingreso para el CIS, si en 2011 supuso 324.957 en euros, en 2012 se desplomó más de un 90% hasta 37.153 euros.

Por el contrario, sus gastos poco saben de recortes, en la partida de personal apenas se han reducido en 99.000 euros, de 3.186.432 euros a 3.087.852 euros, apenas un 3%, mucho menos de lo que se consiguió rebajar con la eliminación de la paga extraordinaria de diciembre, que como en otros organismos ha servido para maquillar unos gastos al alza.

El resultado de esta caótica gestión son unas pérdidas mayores: si en 2011 se perdían 226.413 euros, en 2012 la merma se incrementó hasta los 403.575 euros.

Resultados que chirrían

A pesar de que la Intervención General de la Administración del Estado no ejerce crítica alguna respecto a la gestión irregular de sus fondos, muestra una serie de incidencias que hablan de los problemas administrativos del CIS.

Tocante a la cuenta del resultado económico patrimonial, “no se ha reflejado en este estado ni en la cuenta de tesorería un ingreso de 24.887,73 euros efectuado en el mes de diciembre, que a final de ejercicio no había sido aún traspasado al Banco de España, sin que tampoco se mencione en memoria ningún dato al respecto. Este hecho afecta a su vez al remanente de tesorería”.    

No solo las cuentas flaquean en el estudio de la Intervención General del Estado. Las cuantías que figuran en el apartado de la memoria referido a la contratación administrativa no coinciden con los datos relativos a los contratos adjudicados por el organismo en el 2012. A lo que el órgano fiscalizador aconseja que “sería conveniente que el organismo reflejara en la memoria las diferencias que existen en el estado de flujos de efectivo entre los importes que figuran en las rúbricas de otros cobros y otros pagos y los que resultarían de aplicar las instrucciones que establecen las especificaciones para su cumplimentación, explicando las causas que las han originado”.