Menú Portada

El CIS presenta el barómetro de estimación de voto con más “cocina” de los últimos meses: Se “come” más de 1,27 millones de votos que en teoría reparte entre partidos minoritarios sin representación parlamentaria

Noviembre 9, 2016
barometro-cis

Ayer, lunes 7 de noviembre, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicaba sus últimos datos de estimación de voto. A priori, pocas sorpresas. El PP el más votado, sube ligeramente. El PSOE se desploma. Podemos se aprovecha de la caída y se sitúa como segundo partido y Ciudadanos baja ligeramente. Pero más allá de lo esperado, los datos nos dejan una sorpresa numérica difícilmente justificable. Empezamos por los cuatro grandes. En junio de 2016, los datos de la suma de PP, Podemos, PSOE y Ciudadanos alcanzaba un 89,70% del total de los votos. Con los datos presentados se reduce su suma al 86,10%; es decir, hay un 3,60% de los votos que se mueven a otras opciones minoritarias.

Pero si introducimos los cuatro siguientes partidos, con presencia regional sólo, los datos siguen sin cuadrar. ERC sube un 0,40%, pero casi lo mismo que el 0,30% que baja Convergencia. Parecido en el País Vasco. El PNV sube un 0,1% pero es lo mismo que pierde Bildu. Todo ello lo pueden comprobar en el siguiente cuadro.

captura-de-pantalla-2016-11-08-a-las-6-46-35

¿Dónde están 1,27 millones de votos?

Con todo ello, se “pierde” un 3,50% de los votos, o lo que es lo mismo, con un censo de 36,5 millones de personas, se mueven teóricamente a otras opciones minoritarias 1,27 millones de votos. ¿Es posible? La realidad electoral dice que no ya que, o multiplicarían la representación parlamentaria de formaciones como Coalición Canaria (que concatena las últimas legislaturas con sólo un diputado), es decir, que con estos datos lograría un 0,5% de los votos a nivel nacional y pasaría de su diputado único a llegar hasta unos imposibles cuatro diputados  o llevaría a que regresaran al parlamento partidos como el Bloque Nacionalista Galego (BNG), que ha sido borrado en las últimas Elecciones por En Marea o conduciría a que otros partidos a nivel nacional, como el animalista PACMA, consiguiera representación parlamentaria. Todo ello, política ficción.

La realidad es que estos datos “cocinados” pueden representar o que el PSOE no cae tanto o que Podemos sube más de lo que reflejan. Si tenemos en cuenta las dificultades a la que se enfrenta el Partido Popular en esta Legislatura, mostrar cualquiera de estas dos posibilidades, le conviene.