Menú Portada

El chantaje de los estibadores, con unos privilegiados salarios de 110.000 euros y contrato indefinido por Ley, puede costarle a España multas de 21,5 millones de euros y sanciones de 134.000 euros diarios por negarse a liberalizar el sector

Febrero 14, 2017

La Sentencia del Tribunal de Luxemburgo obliga a regularizar una profesión en la que se pueden llegar a cobrar 600 euros por trabajar un festivo. La liberalización permitiría el libre acceso a la profesión -hoy vinculado casi en exclusiva al parentesco de los estibadores-, como el fin de la exclusividad en la contratación de estos servicios de las empresas. En el colectivo de estibadores existe una huelga encubierta. De hecho, la productividad en los Puertos ya ha comenzado a bajar. La patronal Anesco ha denunciado que la productividad ha caído un 70%, lo que ha llevado a colapsar los Puertos y poner en peligro la llegada y el envío de mercancías.

estibadores

La estiba es una técnica vinculada al tráfico marítimo que se centra en colocar la carga a bordo para ser transportada con un máximo de seguridad para el buque y su tripulación, ocupando el mínimo espacio posible y evitando averías en la misma y reduciendo al mínimo las demoras en el puerto de descarga. Una técnica tan tradicional como los Estatutos que la rigen y que provocan importantes desviaciones laborales con respecto a la regulación laboral de otros empleos. Todo ello con la connivencia de los distintos Gobiernos, partícipes y cómplices de las canonjías, prebendas y privilegios de los que disponen, injustificadamente, los estibadores. El sindicato que les dirige, y que convoca la huelga Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), se ha convertido en una organización como el SEPLA (Sindicato Español de Controladores Aéreos), o el Sindicato de Ferroviarios capaces de paralizar el traslado de personas en nuestro país.

Pero más allá, la estiba le sale cara a España, muy cara: 26.000 euros al día desde hace tres años. Eso es lo que nos podría costar a todos los españoles, por ahora, la  dejadez y la continuada manga ancha que los distintos Ejecutivos permiten al colectivo de estibadores. Una sanción coercitiva que podría llegar a los 134.000 euros por cada día de retraso en la ejecución de la Sentencia del Tribunal de Luxemburgo de la Comisión Europea en 2014 y recordada a España el pasado 13 de julio. Las exigencias comunitarias pasan, necesariamente, por la liberalización del sector y su adecuación al mercado, sin intervención del Gobierno. A día de hoy, la multa asciende a 21,5 millones de euros.

Unas multas que pagamos todos los españoles

110.000 euros al año. Ese es el sueldo que un estibador puede llegar a cobrar en España. Estos profesionales perciben de media unos 70.000 euros brutos al año con picos de 100.000 o 110.000 euros en función del Puerto y realizan el 75% de una jornada laboral normal. Unos sueldos animados con cuantiosos pluses como las extras por trabajar un festivo por la noche, que pueden alcanzar los 600 euros. Además, la falta de competencia también le sale cara a España, elevando los costes laborales del servicio de carga y descarga hasta suponer el 65% del total frente al 40% que supone en otros países como Alemania.

Para acabar con este sistema anquilosado en el pasado y ultra proteccionista de la estiba, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, le ha trasladado a los principales sindicatos y empresas del sector (CCOO, UGT y Coordinadora Estatal de los Trabajadores del Mar), la urgencia de cumplir el mandato europeo en una reunión mantenida el pasado viernes. No obstante, y muy a pesar de los intereses de todos los españoles, el conflicto no parece ver cercana su solución. Unos no quieren ceder y los otros no ven por dónde cercenar tantos derechos que han consentido durante años a los niños mimados del mar, los estibadores.

Y aunque las comparaciones son odiosas, les dejamos una comparativa de salarios con respecto a otras profesiones. Juzguen ustedes mismos:

comparativa-sueldo-estibadores

Una huelga encubierta: se ha pasado de descargar 38 contenedores a la hora a solo 18 contenedores

La rabieta de éstos llega a límites insospechados y amenazan con una huelga convocada para finales de este mes. Un parón que paralizaría el sector más aún de lo que ya sucede. Porque en el colectivo de estibadores existe una huelga encubierta. De hecho, la productividad en los Puertos ya ha comenzado a bajar. La patronal Anesco ha denunciado que la productividad ha caído un 70%, lo que ha llevado a colapsar los Puertos y poner en peligro la llegada y el envío de mercancías. En algunos, como los de Barcelona y Valencia, se ha pasado de descargar 38 contenedores a la hora a solo 18 contenedores.

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar está dispuesta a llegar hasta el final con su huelga. Su protesta puede bloquear los Puertos que pagan con sus impuestos las mismas empresas y los ciudadanos que financiamos indirectamente los abultados sueldos de su profesión sin poder disfrutar de las infraestructuras portuarias para la actividad comercial.

Pero, ¿tienen motivos los estibadores para reclamar la continuidad de sus privilegios y aferrarse a ellos a toda costa? A día de hoy, la estiba es practicada únicamente por las empresas miembros de las llamadas sociedades de estiba, que integran la Sagep, y que sólo pueden recurrir a una oferta determinada de trabajadores, de la que se forma parte, en la mayoría de los casos, por parentesco. Y es que además, los estibadores actuales no tienen que cualificarse, ya que será suficiente con acreditar más de 100 jornadas de trabajo. Algo que a todas luces parece contrario a los principios de concurrencia competitiva que deben de regir todos los trabajos.

La liberalización permitiría el libre acceso a la profesión -hoy vinculado casi en exclusiva al parentesco de los estibadores-, como el fin de la exclusividad en la contratación de estos servicios de las empresas que forman parte de las asociaciones de la estiba. Y es que una de las características principales de la regulación que rige los contratados de las sociedades anónimas de gestión de estibadores portuarios es que esos mismos contratos “solo se podrán concertar por tiempo indefinido”. De todo ello se benefician los 6.516 trabajadores de la Sagep.

Doinel Castro