Menú Portada
Un importe medio de 56.000 euros por trabajador

El Centro Sefarad-Israel se gastó 896.000 euros en personal con una plantilla declarada de tan sólo 16 personas

Septiembre 24, 2013

En total destinó un 93,4% de su presupuesto a gastos de personal, quedando tan solo un 6,6% para sufragar todas sus actividades

Esta cantidad es similar a la transferencia que recibió esta organización en el 2012, un ejercicio que cerró con unas pérdidas de más de 300.000 euros

Este centro fue dirigido entre marzo de 2012 y mayo de 2013 por Florentino Portero, profesor titular de Historia Contemporánea en la UNED y conocido comentarista de política internacional en diversos medios

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


En el año 2006, en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando todo era “alegría” y estaba en auge la Alianza de Civilizaciones, se creó el consorcio institucional Centro Sefarad-Israel, liderado entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y el Ayuntamiento de Madrid entre otros. Los objetivos por los que nació este consorcio eran profundizar en el estudio del legado de la cultura sefardí como parte integrante y viva de la cultura española, fomentar un mayor conocimiento de la cultura judía e impulsar el desarrollo de los vínculos de amistad y de cooperación entre la sociedad española y la sociedad israelí. Para ello se destacaba en sus estatutos fundacionales que “la dirección del Centro intentará buscar el más amplio patrocinio de sus actividades en el ámbito del mundo de la empresa y las instituciones” pero lo cierto es que 6 años después el dinero privado brilla por su ausencia y sigue nutriéndose de los fondos de todos los españoles.

En la edición de ayer, analizamos el balance económico general del Centro Sefarad-Israel en el que se comprobaban las numerosas incongruencias cometidas por organización y Estado en la gestión de sus presupuestos, extraconfidencial.com continúa desgranando la resolución del Ministerio de Asuntos Exteriores de José Manuel García Margallo. Así, entre los gastos más destacados, el Centro judío dirigido desde marzo de 2012 y hasta mayo de este año por el profesor de Historia de la UNED y conocido comentarista político Florentino Portero, no escatimó en los salarios destinados a sus trabajadores. La friolera de 896.000 euros es lo que destina el centro a gastos de personal. Un 93,4% de las transferencias percibidas por el Estado. Dentro de la resolución del Ministerio, en el punto dedicado al personal del Centro Sefarad-Israel se puede leer que “a comienzos de 2012 el número de personas contratadas ascendía a 20, situándose en 16 a 31 de diciembre”. Solamente hay que realizar una sencilla división para comprobar la escalofriante cuantía de las nóminas de los empleados de este Consorcio, 56.000 euros por trabajador.

El Consorcio Centro Sefarad-Israel tiene como fines el fomento del conocimiento de la comunidad judía en España y en Europa; el impulso del desarrollo de las relaciones de España con la comunidad judía; el estrechamiento de los vínculos de amistad, solidaridad y cooperación con la comunidad judía, fundamentalmente la sefardí; la promoción de Madrid como territorio de encuentro; la promoción de una mayor presencia de la cultura judía en todos los ámbitos; el desarrollo de programas específicos para la población escolar y la juventud; la realización de programas de formación permanente del profesorado; la promoción de programas dirigidos a los medios de comunicación y a la difusión de las actividades; o la coordinación de esfuerzos y proyectos comunes.

El montante destinado a la consecución de sus fines quedará relegado a la duda. Partiendo de la base del dispendio del 93,4% de sus transferencias en gastos de personal, queda intacto un exiguo 6,6% para sufragar todas las acciones citadas con anterioridad. ¿A qué se dedica realmente esta organización deficitaria a todas luces?

El pozo sin fondo de las migraciones

De sobra es conocido el desaguisado existente en el campo de las subvenciones a los movimientos migratorios. La administración del Centro Sefarad-Israel es una muestra más. El pasado 4 de septiembre el Ministerio de Empleo y Seguridad Social anunciaba en un mismo día la licitación de 3 ayudas por valor de 30 millones de euros dirigidas a la intervención en barrios inmigrantes (5 M), integración de personas inmigrantes (24,6 M) y programas de protección internacional (5,4 M).

La falta de concreción y orden en las ayudas a los movimientos migratorios no es algo nuevo en la Dirección General de Migraciones. En los Presupuestos Generales del Estado para 2013, el Gobierno reservaba un total de casi 150 millones de euros para financiar el caso migratorio. De ellos, más de 76 millones en acciones ‘a favor de los emigrantes’ y más de 62 ‘a favor de los inmigrantes’.

Queda más que comprobado que los ministros de Empleo y Asuntos Exteriores –Báñez y Margallo– deberán atender con mucha más dedicación al asunto de los inmigrantes y su integración en la sociedad. Son muchos los indicios que sitúan a España a la cola de Europa en la gestión de este problema. Con el modelo actual, las ya debilitadas arcas del Gobierno se resienten todavía más sin aportar solución alguna.