Menú Portada
En el pasado ejercicio, 1,6 millones de euros se liquidaron en guardarropía y mantenimiento de jardines

El Centro de Arte Reina Sofía “celebra” el Día Internacional de los Museos gastando 50.000 euros para actualizar su inventario

Mayo 20, 2014

Se siguió un procedimiento negociado sin publicidad
Algunos trabajadores no alcanzan a entender por qué no se recurre a técnicos y especialistas del Museo o del Ministerio de Ignacio Wert 
En 2013, la Pinacoteca contó con un presupuesto de 33,78 millones de euros de los cuales prácticamente la mitad, 15 millones, fue a parar a gasto de personal


El Museo Reina Sofía de Madrid está de enhorabuena. El pasado domingo 18 de mayo se celebraba el Día Internacional de los Museos, y el MNCARS, como buena Galería que es, no ha querido perderse la conmemoración de tal efeméride. Para ello, durante la propia jornada de celebración y su víspera, la Sala de Exposiciones abrió sus puertas de modo gratuito para ofrecer a la ciudadanía una vasta programación especial con numerosas actividades culturales y educativas gratuitas. No podrá pues, el director de la pinacoteca, Manuel J. Borja-Villel, sufragar sus gastos más recientes a través de la colecta que supondría el pago de las entradas por asistir a estos espectáculos. Por ejemplo, para costear la última adjudicación de la Gerencia del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Esta misma, se trata de la modernización del inventario del Museo, otro punto en el que en lugar de utilizar personal propio de la Administración se vuelve a coger el atajo de externalizar el servicio pasando la factura a todos los contribuyentes. El pasado 8 de mayo, la Plataforma de Contratación del Estado publicaba el anuncio de adjudicación para contratar el “servicio para la Revisión y Actualización del Inventario de Bienes del MNCARS”. El acuerdo ha sido clasificado en el epígrafe de “servicios de tratamiento de datos”.

En total serán cerca de 50.000 euros (48.400 euros), para revestir el contrato, aunque finalmente el mismo se ha adjudicado a la empresa Coresolutions S.A. por 42.229 euros “por ser la oferta más ventajosa a los Intereses de la Administración”. Un lunar aparece en medio del proceso de licitación al haberse seguido un procedimiento negociado sin publicidad. La beneficiaria, Coresolutions S.A., se define en su página web como “una empresa consultora especializada en la elaboración de inventario de activos y patrimonio tanto para la empresa privada como para la administración pública” de 8 años de existencia.

1,6 millones para guardarropía y jardines

En marzo de 2013, el Boletín Oficial del Estado emitía el anuncio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que regenta Ignacio Wert para la “licitación de la Gerencia del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía sobre el Servicio de guardarropía y control de entradas para el acceso a los espacios del MNCARS”. Un servicio tan entendible como necesario pero para el que los administradores asignaron un presupuesto base de más de 400.000 euros (409.494,64 euros), sin que se dieran razones claras por las que no pueda realizarse por personal ya contratado de la Administración.

Poco después, en abril de 2013, el Museo Reina Sofía adjudicaba el contrato que tenía por objeto el “servicio de limpieza, tratamiento fitosanitarios, jardinería de las instalaciones del MNCARS, edificios de ampliación y edificios anejos, los del Palacio Velázquez y Palacio de Cristal, ambos en el Retiro de Madrid”. Otro procedimiento negociado sin publicidad que finalmente fue adjudicado a la empresa Grupo Abeto Servicios Integrados S.A. por un total de 1.209.939,5 euros.

Algunos trabajadores no alcanzan a entender por qué no se recurre a técnicos y especialistas del Museo o del Ministerio de Ignacio Wert. En 2013, la Pinacoteca contó con un presupuesto de 33,78 millones de euros de los cuales prácticamente la mitad, 15 millones, fue a parar a gasto de personal. En concreto, 4,1 millones para el personal funcionario, 7,15 millones para el personal laboral y 3,46 millones por las cuotas a la Seguridad Social que paga la empresa. Todo un gasto millonario que parece no ser suficiente cuando se subcontrata servicios tan básicos a personal ajeno a la institución.