Menú Portada
EXCLUSIVA
La Audiencia Nacional confirma el desastre de la Justicia en España

El caso Gürtel puede quedar en nada: Los sistemas informáticos de la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid son incompatibles

Enero 1, 2012

Todo el sumario del caso Gürtel remitido hace escasos días por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional de poco ha servido. Un auto del titular de dicho Juzgado Central, Pablo Ruz, al que ha tenido acceso extraconfidencial.com, confirma que los sistemas informáticos de la Audiencia Nacional y del Tribunal Superior de Justicia de Madrid son incompatibles por lo que de nada ha servido el trabajo realizado.

Así en el auto del juez Pablo Ruz, contundente y clarividente, se puede leer lo siguiente: “El Secretario Judicial [del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional] se desplaza al Tribunal Superior de Justicia de Madrid donde recibe los efectos custodiados en la caja fuerte de seguridad del TSJ por el Sr. Secretario de la Sala.

En ese acto se comunica que no podrán ser entregados ni el disco duro en el que se ha grabado la tramitación informática del procedimiento, y que contiene todas las resoluciones dictadas en la causa, así como los documentos aportados escaneados, por pertenecer dicho soporte a la Comunidad de Madrid, ni el disco duro NAS de almacenamiento de los documentos intervenidos en los registros realizados, por pertenecer el mismo a la Comunidad de Madrid (…) careciendo los funcionarios del Tribunal Superior de Justicia adscrito a la instrucción de la causa de comunicación alguna en cuanto a su posible prórroga e instrucción sobre su cometido y labores de apoyo y/o formación al nuevo personal de refuerzo, por lo que no se puede disponer de los mimos conforme había sido interesado.

Visto todo lo anterior, careciéndose de la tramitación del procedimiento en soporte informático, sin acceso a las resoluciones dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid durante el periodo de su instrucción en dicho Tribunal y no habiéndose sido posible, por tanto, la migración de datos al sistema informático (…) se graba la siguiente diligencia de constancia en la que se refleja situación actual:

– Carencia de soporte informático de la misma

– Ausencia de migración de datos al sistema Minerva

– Ausencia de acceso al servidor de notificación y volcado de resoluciones y documentos

– Ausencia de disposición del disco duro NAS, soporte de los documentos escaneados en los registros efectuados

– Ausencia de disposición para transmisión de conocimiento, apoyo y/o formación del personal competente del equipo especial de tramitación de la causa en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid”

Pero lo más grave es que el auto del titular del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional, fechado el día 21 de diciembre de 2011, termina con una conclusión más dura aún: “poniéndose, así mismo, de manifiesto a SSª las graves dificultades existentes en orden a realizar una tramitación ordinaria del procedimiento ante la carencia de medios materiales y personales necesarios para ello”.

Hay que recordar que el pasado día 20 de diciembre de 2011 se enviaron “en teoría” a la Audiencia Nacional las actuaciones físicas del procedimiento del caso Gürtel (Diligencias Previas 1/2009) acompañadas de un “alarde resumen” de las actuaciones, así como 129 cajas de folios que contienen 671 tomos con la totalidad de lo actuado hasta el momento y que componen el sumario de la operación Gürtel.

Esta decisión se adoptaba después de que se hiciera efectiva la renuncia del instructor del TSJM, Antonio Pedreira, en favor de la Audiencia Nacional, tras 33 meses de instrucción de una causa que llegó a tener 117 imputados. A día de hoy el número de imputados asciende a 88, de los cuales dos permanecen aún en prisión, entre ellos el cabecilla Francisco Correa. Fue en abril de 2009 cuando la Audiencia Nacional, que inició la investigación a través del juez Baltasar Garzón, trasladó al TSJM las diligencias que inicialmente estaban compuestas de siete cajas. Ahora hay 129 pero parecen que no van servir de mucho, dado el desastre de la Justicia en España, que ha dado lugar a que uno de los mayores casos de corrupción en el Estado se desinfle y pueda quedar en la nada.
 

Juan Luis Galiacho