Menú Portada
Aun no se ha puesto en contacto con la madre de Elena

El carácter de Bisbal que enfadó a la familia Tablada

Julio 5, 2011
pq_927_bisbal-tablada.jpg

Siguen distanciados. Ni siquiera el paso del tiempo ha conseguido volverles a unir. Elena Tablada y David Bisbal decidieron escribir el punto final a su relación sentimental, cansados de que su situación fuera insostenible. Ambos parecen apesadumbrados, aunque lo cierto es que Elena es la más indefensa. A pesar de su juventud, no se puede ocultar que Elena es una mujer que dependía económicamente del almeriense. David prefería que Elena no trabajara. Quería que le acompañara en su gira de conciertos por medio mundo. Cosas veredes. Sin embargo, este fin de semana ha sido uno de los más relajados para Bisbal. Ha pasado dos días junto a su hija Ella que, el lunes por la noche, regresó a Madrid en clase Business.

 
Me cuentan que el cantante no tiene muy buena relación con los Tablada. De hecho, ni siquiera se ha puesto en contacto con la madre de la diseñadora de joyas para preguntarle por el desanimado estado psicológico de la joven. Llama poderosamente la atención su ausencia, sobre todo porque es habitual que en sus últimas apariciones públicas exija respeto para la madre de su hija. Resulta frivolón y hasta desafortunado. Las espadas están en alto. Y lo que te rondaré morena. Me consta que Mari, la mamá lánguida de David Bisbal, mantiene conversaciones telefónicas con periodistas y contertulios de programas de televisión. Busca aliados. Da información bajo manga para aumentar la tensión entre unos y otros. De hecho, no parece importarle malmeter. Hace unos días confesaba estar bastante triste por la actitud de Elena. Dice que no es quien algunos hacen ver públicamente. La acusa de gastar demasiado dinero en asuntos banales como el cuidado de su pequeña. Excesivo. Molesta la sobreexposición y la negativa de los Bisbal a mantener una posición coherente. Es evidente que todos hablan por detrás, pero la diferencia es que unos lo niegan y otros dan la callada por respuesta.
 

Por Saúl Ortiz

 

saul@extraconfidencial.com