Menú Portada
El periodista saca a la venta un libro con lo mejor del corazón

El candelabro y las anécdotas de Jesús Locampos

Marzo 18, 2009

Las anécdotas más divertidas y las más rocambolescas ocurridas durante los últimos años en el mundo del corazón se recogen en el último libro del periodista Jesús Locampos.

pq_730_jesuslocampos.jpg

Es, sin duda alguna, uno de los maestros en lo que algunos se atreven a llamar prensa rosa. Jesús Locampos, el que fuera director de las revistas Diez Minutos, Lecturas o Sorpresa acaba de sacar al mercado el libro “El candelabro y otras anécdotas del corazón” en el que recoge todas aquellas historias que, aunque rocambolescas, fueron protagonizadas entre periodistas y personajes del mundo del corazón.  Ya nada es lo que era en el mundo del colorín. Aunque el género interesa, y mucho, a los lectores, entre directivos incompetentes; santones de la información seria asustados porque sus cifras de ventas no llegan ni de lejos a las de lo rosa; ideólogos progres de ciertas cadenas de televisión que constantemente se ensañan en denostar un segmento periodístico que en la mayoría de los casos es totalmente riguroso, la cosa del cuore está entrando en fase terminal.

Entre otros asuntos, Locampos repasa algunos de los episodios más controvertidos de la Historia del corazón. Por ello ha recurrido a grandes profesionales del medio que han aportado sus experiencias personales en una obra que debería convertirse en libro de culto para cualquier periodista. El corporativismo es algo que no se estila entre los que comparten el noble oficio de periodistas de lo rosa. Fe de esto da Maribel Escalona, directora de la ya extinta revista OK: “Creo que fue en el año 2001 cuando llegó a mi despacho una información muy delicada que relataba la enfermedad que sufría Camilo Sesto. Me pensé si darla o no, pero hicimos todas las comprobaciones y confirmamos la absoluta y total veracidad de la noticia. Incluso, por los datos que recopilamos, el trasplante del hígado era inminente. Lo publiqué en portada y toda la prensa, tanto escrita como televisiva, nos crucificó tanto a mí como a la revista. Nunca hasta entonces un medio había recibido tantos adjetivos negativos por publicar una noticia. Pasaron sólo unos meses y toda esa prensa, tanto escrita como televisiva, daba la información del trasplante de hígado de Camilo Sesto. Ni uno solo de aquellos compañeros que nos habían puesto a parir tuvo la dignidad profesional de hacer la más leve referencia al medio que primero dio la noticia. Nos apalearon y luego aprovecharon la brecha abierta para seguir ellos la vigilancia hasta conseguir la noticia que ya habíamos anunciado. Entonces me dolió, pero terminé acostumbrándome, somos la única profesión en la que, si en vez de informar fuéramos bomberos, nos pasaríamos la vida pisándonos las mangueras”.

Todo esto y mucho más se descubre en “El candelabro y otras anécdotas del corazón” (Martínez Roca), en el que el autor agradece efusivamente “a los que se dejan las horas y los trozos de vida para entretener a millones de lectores. A los que después de una foto y una pregunta reciben bofetadas de quienes les utilizan en su propio provecho. A los profesionales a los que llevan a juicio los famosos que alquilan su imagen a marcas que les contratan precisamente por los reportajes que les hacen esos a quienes llevan a juicio”. Merece la pena leerlo.