Menú Portada
Al ver la nueva imagen del presidente del Gobierno, algunos de sus clientes dejaron de asistir a la sastrería

El cambio de “look” de Rodríguez Zapatero perjudicó al sastre José María Reillo

Agosto 31, 2009

En la primera legislatura le cosió trajes de protocolo como chaqué, esmoquin, frac y varios trajes normales

Ha pasado del traje de talle perfecto, a la arruga


La imagen vende. Y eso lo sabe muy bien la corte de asesores, que algunos cifran en 600, de los que dispone el presidente del Gobierno a costa de los Presupuestos Generales del Estado. En nuestra edición de ayer informábamos que antes de instalarse en La Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero se vestía como el resto de los mortales de Prêt-à-porter. Es decir, se dirigía a una tienda, escogía el traje que le gustaba y se lo llevaba a casa.

Tras las elecciones de 2004, y su investidura como presidente del Gobierno, recurrió a los servicios de José María Reillo, Presidente del Club de Sastres de España y uno de los sastres más prestigiosos de España, para que éste le confeccionara a medida sus nuevos trajes, además de fracs, esmoquin y chaqués.

El reputado sastre cuenta en su nómina con clientes ilustres. José María Reillo comenzó muy joven en esta profesión. Con tan sólo 12 años ya cosía en su pueblo de Campo de Criptana. Poco después empezó a trabajar en varias sastrerías de la Gran Vía madrileña, conclave de las grandes sastrerías. Con 26 años se instaló en una ubicada en la calle Orense de la capital de España y entregó su vida a esta profesión. Ya con 61 años cose allí como en su casa, y como podrán comprender ha visto y escuchado de todo.

El precio de ser el sastre del Presidente

Pero la prudencia, pese a las personalidades a las que ha vestido, es una de sus máximas. Nos limitamos a reproducir su respuesta a dos preguntas:

Aunque conocemos de su celo profesional, con la información que poseemos: ¿nos permitiría llamarle el sastre de nuestro Presidente?

Quizá hace algunos años si me lo podrían llamar pero hoy ya no coso los trajes del Presidente. En su primera Legislatura le cosí trajes de protocolo como chaqué, esmoquin, frac y varios trajes normales. Pero como digo, yo ya no soy su sastre.

¿Dónde empieza el precio de un traje de dos piezas?
Un traje de dos piezas dependiendo del tejido escogido está entre 2.000 y 3.000 euros. Aunque a priori pueda parecer una cantidad elevada no lo es. Tenga en cuenta que si cogemos un traje de por ejemplo 2.500 euros al que se le han dedicado 50 horas y le descontamos el precio de la tela, no es mucho lo que le queda al sastre. A esto hay que añadir el coste del local, luz, seguridad social etc. Hagan cuentas y luego me dicen si 2.500 euros es tanto dinero como le podía parecer en un principio. ´

Lo cierto es que, tras ese cambio de “look” – Rodríguez Zapatero pasa de vestir trajes que parecían que le quedaban 2 tallas grandes a trajes que siguen a la perfección el contorno de su figura, de la arruga a una línea impoluta-, le ha causado un gran perjuicio al ilustre y modesto José María Reillo. Porque resulta que muchos de sus clientes, y otros que no lo eran, conscientes que él era el sastre de Rodríguez Zapatero, al ver su nueva imagen, desistieron de contratar sus servicios. El precio de ser el sastre del presidente.