Menú Portada
Vulneró la normativa vigente en contratación de directivos

El bipartito PSOE-BNG multiplicó por seis el gasto de personal de Televisión de Galicia

Septiembre 8, 2009

En su primer año de gestión pasó de gastarse 987.000 euros a 5,5 millones en personal eventual para sus programas.

Los gastos de personal y el endeudamiento condicionan financieramente la viabilidad del  ente público gallego.


El dinero público, el dinero de todos, parece que no tiene valor para algunos “gestores” de fondos públicos. Este es el caso del anterior gobierno bipartito de la Xunta de Galicia, BNG y PSOE incrementaron el gasto de las sociedades que controlaron y en muchos casos como ya informó Extraconfidencial.com, sin concursos en el que se reflejara libre concurrencia, a dedo.

Esta forma opaca de “pagar” también tiene su prolongación en la Televisión Pública Gallega. Así, CRTVG multiplicó por seis el gasto en personal eventual por programas tan solo en 2006. Este aumento de casi 5,5 millones, lo ha definido el Consello de Contas como “una alteración muy grande en materia de recursos humanos”

Y es que el bipartito multiplicó por 6 el gasto en personal eventual por programas en 2006, lo que supone un aumento de un 550,5 por ciento respecto al año anterior. Mientras en el último año de gobierno del PP la cifra destinada a este fin fue menor al millón de euros (987.285 euros según el Consello de Contas), el primer año del bipartito la cantidad alcanzó los 6,4 millones.

Lo más grave, es que este gasto, que en cualquier empresa podía suponer graves problemas económicos, no pareció importar sus consecuencias al PSOE-BNG. Según el Consello de Contas, “estos niveles de incremento suponen una alteración muy grande en materia de recursos humanos y condicionan la viabilidad financiera global del ente público”.

Irregularidades en la contratación de directivos

Pero estas irregularidades no sólo se quedan en el personal eventual, en una política alocada y beneficiando a unos pocos, el bipartito firmó 47 contratos de alta dirección que vulneran la normativa vigente. Todo un ejemplo de buen gobierno.