Menú Portada
Las cuentas de bipartito gallego
Crearon una administración paralela

El bipartito PSOE – BNG licitó en 2006 contratos por un valor de 226 millones de forma poco transparente

Septiembre 6, 2009

Las alfombras siguen levantándose en Galicia, ya no hablamos de coches Audi o de gastos suntuarios en mobiliario y despachos, si no de cientos de millones de euros, correspondientes al primer año del gobierno del bipatirto Bloque Nacionalista Gallego – Partido Socialista de Galicia, unas cifras que pueden ser mucho mayores en los próximos años.

De momento el Consello de Contas solo ha analizado las cuentas del 2006, detectando se realizaron adjudicaciones por nada menos que 224 millones de euros por las sociedades públicas y entes autonómicos bajo el control del bipartito desde obras, gestión de servicios públicos, consultorías y suministros en general se llevaron el grueso de los contratos.

Sobre todos ellos el Consello de Contas pone en duda su transparencia por la falta de libre concurrencia entre las empresas y el exiguo peso de los concursos para su licitación. Así, en algunas sociedades dependientes de la Xunta que presidía Emilio Pérez Touriño este tipo de actuaciones, sin que hubiera libre concurrencia a través de un concurso público, alcanzaron el 70% sobre el total de lo contratado.

En el capítulo del informe de fiscalización de 2006 dedicado al sector público autonómico destaca el Consello de Contas que el procedimiento negociado no es para nada un forma ilegal pero si “es una vía de contratación excepcional que no impide la concurrencia de empresas, hasta un mínimo de tres ofertantes”. A pesar de esta excepcionalidad, esto no evitó que al menos doce sociedades y entes públicos canalizaran la mitad de sus adjudicaciones a través de este modelo. Contas destaca, entre otras, que en empresas como la Sociedade de Xestión do Xacobeo el peso de la contratación directa, cuando se podía haber realizado un concurso, ascendió a casi el 47% del volumen total adjudicado. Otro tanto sucedió con Galicia Calidade (49,2%) y Turgalicia (61,9%), ambas sociedades anónimas dependientes también de la extinta Consellería de Innovación e Industria, dirigida entonces por el nacionalista Fernando Blanco.

Este caso se repite en muchas otras empresas. A pesar de que algunos de los casos más extremos de este tipo de actuaciones que cita el organismo fiscalizador se registran en sociedades y entes con escaso volumen de contratación sobre el total, Contas señala que de esos 224 millones de euros contratados por el sector público gallego, al margen de las licitaciones de las propias consellerías-

Entre las recomendaciones de su informe, Contas insta a la Xunta a “dotar a las sociedades públicas de instrucciones de contratación que incorporen garantías en la actuación de sus procedimientos”, al tiempo que pide la adecuación de los diferentes modelos (contratación negociada, subasta y puja) “a las características de cada entidad” para “afianzar el cumplimiento de los principios de contratación pública”.

Esta información nos recuerda a esas fotos del nacionalista Anxo Quintana en el yate del constructor Jacinto Rey, curiosa forma de hacer negocios la del bipartito.