Menú Portada
Tendencia contraria a los grandes bancos españoles

El BCE insta a los bancos a que no repartan dividendos para aumentar crédito

Julio 16, 2010
pq_922_Trichet1.jpg

El Banco Central Europeo instó a las entidades de crédito a que, en caso de que sea necesario, no distribuyan dividendos con el objetivo de que puedan preparase para hacer frente al reto de aumentar la disponibilidad de crédito para el sector no financiero en el momento en que repunte la demanda.

En la última edición de su boletín mensual, la institución presidida por Jean Claude Trichet aconseja también a las entidades que recurran al mercado para reforzar adicionalmente sus bases de capital o aprovechen al máximo las medidas gubernamentales adoptadas para favorecer la recapitalización.

En este sentido, el BCE destaca que los datos conocidos hasta el mes de mayo confirman que el tamaño de los balances de las entidades de crédito se ha incrementado desde los primeros meses del año, pero insiste en que deben prepararse para “superar ese reto”.

Asimismo, señala que, aunque el flujo mensual de los préstamos bancarios concedidos a sociedades no financieras fue positivo en el mes de mayo, dada la volatilidad observada los últimos meses, “aún es demasiado pronto para apreciar si esto indica un punto de inflexión”. “La respuesta retardada de los préstamos a sociedades no financieras a la evolución de la actividad económica es una característica normal del ciclo económico”, explica.

Por otro lado, el consejo de gobierno del BCE acogió favorablemente la decisión del Consejo Europeo de hacer públicos, con el consentimiento de las entidades de crédito, los resultados de las pruebas de estrés de cada entidad de la Unión Europea realizadas por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos en cooperación con el BCE. “Habrá que adoptar las medidas apropiadas, si fuera necesario”, añade.

En esta línea, subraya que “el saneamiento de los balances, el control efectivo del riesgo y unos modelos de negocio transparentes y sólidos” son elementos fundamentales para reforzar la resistencia de las entidades de crédito a las perturbaciones y asegurar un acceso adecuado a la financiación, creando así las bases para el crecimiento sostenible, la creación de empleo y la estabilidad financiera.