Menú Portada
Iñaki Urdangarín escribe: "El Rey me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión que le pedimos a Miguel Fluxá [presidente de Iberostar]…Por otro lado, le ha transmitido la buena sintonía con BBVA y que le iba a dar un empujón a Paco González"

El BBVA implicado en el caso Urdangarín: nuevos emails acrecientan todavía más las sospechas sobre la entidad que preside Francisco González

Abril 17, 2012

El 20 de septiembre de 2007, Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina de Borbón, escribe un correo a su socio Diego Torres en el que le relata las presuntas gestiones de su suegro, el monarca español Juan Carlos I, para que el proyecto de la participación de un segundo equipo de vela en la 33ª edición de la Copa de  América llegase a buen puerto. Estas gestiones se realizaron, entre otros, con el presidente de grupo hotelero Iberostar, el mallorquín Miguel Fluxá, al que se le indica como tarjeta de visita la buena relación que hay entre la Casa del Rey y el BBVA y la amistad con su presidente Francisco González. El email reza así:

 “El Rey me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión que le pedimos a Miguel Fluxá [propietario y presidente del grupo Iberostar]…Por otro lado, le he transmitido la buena sintonía con BBVA y que le iba a dar un empujón a Paco González

Este nuevo email que obra en poder del Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca acrecienta todavía más las sospechas sobre la entidad bancaria que preside Francisco González. Máxime cuando el periodo investigado por el juez Castro coincide de pleno con el mandato en la dirección de comunicación del BBVA, de Javier Ayuso, hoy jefe de prensa de la casa del Rey. Y máxime cuando el actual director de Responsabilidad y Reputación Corporativas del BBVA, Antonio Ballabriga, que trabajó directamente para Iñaki Urdangarín en el Instituto Nóos, declaró como imputado el pasado día 13 de abril ante el juez José Castro en los Juzgados de Palma de Mallorca, ante un silencio casi absoluto y total de los más importantes medios de comunicación españoles tanto escritos, televisivos como radiofónicos.

Silencio en los medios

Casi todos los medios informativos, es el caso del diario “El Mundo”, que dirige Pedro J. Ramírez, como el diario “El País”, que dirige Javier Moreno, no recogieron en sus ediciones que el imputado es un alto cargo del BBVA, nada menos que en su faceta de responsabilidad y reputación corporativa. Quizá ello se deba a que son rehenes de alguien, o de algo, y en contra de la libertad de expresión que debe imperar y que estos mismos medios alzan siempre que les interesa como bandera propia.   

Los medios informativos antes mencionados reflejaron en un pequeño párrafo su declaración, pero en ningún momento señalaron que se trataba de un alto cargo del BBVA, entidad bancaria a la que Ballabriga llegó después de desaparecer el Instituto Noos.

Ballabriga sostuvo en su declaración ante el juez Castro que solo llevó “la dirección de proyectos con entidades privadas”, por ejemplo con el BBVA, entidad para la que además trabajó desde fuera antes de su llegada como alto cargo. Y que todas las órdenes le llegaban directamente tanto de Iñaki Urdangarín como de su socio en Nóos, Diego Torres. Y volvió a aseverar que su cometido era dirigir proyectos “con entidades privadas, en ningún caso públicas”. Y que tenía por ello un sueldo base como director de proyectos y facturaba a diversas sociedades, entre ellas, De Goes Center Stakeholder, una sociedad tapadera hoy investigada por el supuesto desvío de dinero a paraísos fiscales. Ballabriga estuvo defendido por el abogado mallorquín Josep Zaforteza, que ya figura como letrado de otros implicados  en la Operación Babel, la pieza separada nº 25 del caso Palma Arena, que investiga la manera irregular y fraudulenta de gestionar los recursos públicos por parte del yerno del rey de España, Iñaki Urdangarín.

Amigo de pupitre de Iñaki Urdangarín

Este alto cargo del BBVA, Antoni, como se le conoce en los círculos bancarios, trabajó codo con codo con Iñaki Urdangarín en el Instituto Noos, donde ejercicio de director, cargó que abandonó en el año 2007, meses después de que el yerno del rey tuviera que salir formalmente de su organigrama por indicación del emisario de la casa real, el abogado José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao. Y paralelamente a la salida de su amigo Iñaki, Antoni  buscó un nuevo acomodo, cosa que logró en julio de 2007 al ser nombrado alto cargo del BBVA. Dicen que recomendado – afirman algunas fuentes-, y posicionado por sus influyentes amigos al presidente Francisco González y al entonces jefe de prensa de la entidad bancaria, Javier Ayuso, hoy flamante jefe de comunicación de la Casa del Rey.

La estrecha relación entre Antonio Ballabriga y Javier Ayuso, actual director de comunicación de la Casa del Rey, es tal que fue preguntado por ello en su declaración judicial ante Castro por el abogado de Diego Torres, Manuel González Peteers, que se mostró muy incisivo con el antiguo empleado de Nóos y hoy alto cargo del BBVA. El letrado interrogó a Ballabriga y le preguntó si había mantenido contactos regulares con Javier Ayuso, con el que había trabajado codo con codo en la entidad bancaria. Ballabriga reconoció que había hablado en las últimas semanas alguna vez con Ayuso, pero que también lo había hecho con Torres, sin dar mayor importancia a ninguna de las dos conversaciones.

Antoni Ballabriga Torreguitart, nacido en Barcelona en 1968, pasó así a dirigir el departamento de Responsabilidad y Reputación Corporativas del BBVA, dependiente del área de Comunicación e Imagen del Banco, que dirigía por entonces el periodista Javier Ayuso, hoy como ya se ha dicho al frente de la comunicación del Palacio de la Zarzuela. El objeto de este fichaje, según comunicó en su día la entidad financiera, era “reforzar el área de RRC, con el objetivo de responder lo mejor posible a las expectativas que depositan en el grupo todos los colectivos con los que, directa o indirectamente se relaciona“. Es decir, lo que se conoce popularmente, como “abrelatas” de Ayuso. Un hecho que los diarios españoles han silenciado u obviado a pesar de su importancia informativa y en contra de la libertad de expresión de la que tanto alardean.

Ballabriga, licenciado en Administración y Dirección de Empresas y máster por ESADE –entidad donde coincidió en sus pupitres con Iñaki Urdangarín y donde plasmó una gran amistad-, ya había colaborado con anterioridad con el BBVA, como se ha indicado. Lo hizo con el diseño del Plan de Acción Social para Latinoamérica, iniciado mientras que estaba en el Instituto Noos, al lado del yerno del rey de España.

E-mails que delatan

En los registros efectuados en las distintas sedes de las empresas vinculadas con la trama Urdangarín se incautó un gran material informático. Así, la policía judicial y la Fiscalía Anticorrupción se hicieron con varios e-mails remitidos por Antoni Ballabriga a Iñaki Urdangarín, en los que se plasmaba el plan a seguir. En concreto, uno de los interceptados fue enviado el 21 de marzo de 2006 por el hoy alto cargo del BBVA al entonces director general de Deportes del Gobierno balear, José Luis Pepote Ballester, con copia adjunta para el yerno del rey.

En dicho e mail, que no deja lugar a dudas, remitido desde su dirección electrónica que tenía en el Instituto Nóos (aballabriga@noos.es), Antoni decía lo siguiente:

“Estimado José Luis [Pepote Ballester]: Como te ha comentado Iñaki, nos gustaría mantener una breve reunión para que conocieras un proyecto muy interesante que os presentará la empresa ACTIS dirigida por José Luis Ferrando. Se trata de un nuevo evento deportivo llamado World Beach Games. Iñaki me ha comentado que estarás disponible en tu despacho el viernes 24 a las 10. Te confirmo que allí estaré acompañando a José Luis Ferrando en la presentación. Ruego me confirmes tu disponibilidad“.

Otro de los emails enviados por Ballabriga a su amigo y jefe Iñaki Urdangarín se fecha en septiembre de 2006 y por entonces le citaba a verse en la sede del Instituto Noos, donde él seguí aún trabajando y a pesar de que el duque de Palma afirmó en su declaración judicial ante Castro – y así también lo ratificó la Casa del Rey- que por esas fechas había ya abandonado y cesado en su actividad en el Instituto, “meses antes”. Sin embargo, este correo remitido por Ballabriga –hoy responsable del área corporativa del BBVA e imputado en la causa- viene a confirmar que Iñaki Urdangarin siguió adelante con su actividad en Nóos y con los negocios con entidades públicas a pesar de su presunta renuncia formal en marzo de 2006 después de que el emisario del Rey Juan Carlos, Jose Manuel Romero Moreno, le aconsehera desvincularse. El email dice así:

“Tal y como hemos quedado, nos vemos este viernes a las 10 horas en Nóos para comentar las reuniones para el proyecto de Juegos Europeos”.

El toque a Paco Camps

La cita entre Ballabriga y Urdangarín era para ponerle al corriente de las reuniones que se habían mantenido ya con el Consejo Superior de Deportes y el Comité Olímpico Español sobre la organización de unos hipotéticos Juegos Europeos con el dinero público de la Generalitat Valenciana de Francisco Camps, otra persona a la que supuestamente se “tocó” en las presuntas gestiones realizadas por el Rey de España para ayudar a su yerno. Así en uno de los correos que obran en la instrucción judicial, fechada en octubre de 2007, Urdangarín, que por entonces ya residía en Washington y que supuestamente estaba alejado de los negocios, le indica de nuevo a su socio Diego Torres lo siguiente:

“Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina, para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro [se supone que Pedro Perelló armador del equipo que disputaría la Copa de América a través del Ayre Challengue] para comentarle el tema de la base del Prada. Y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla”

El proyecto de este nuevo equipo que participaría en la edición nº 33 de la Copa de América de vela, junto al Desafío Español, pretendía conseguir más de 100 millones de euros de diversos patrocinadores y Urdangarín sería el presidente de su consejo social. Mientras que su socio, Diego Torres, se encargaría de toda el área social. Finalmente, el proyecto se desinfló, a pesar de contar con “la buena sintonía con BBVA” y “el empujón a Paco González”.