Menú Portada
Y el desplante de Elena Tablada

El bautizo “fantasma” de la hija de David Bisbal

Septiembre 6, 2010

Varios reporteros gráficos se apostaron en las puertas de la finca que el cantante Alejandro Sanz tiene en Jarandilla de la Vera, Cáceres porque era allí donde estaba previsto el bautizo de la pequeña. Al parecer, varios familiares de la pareja habían confirmado que el domingo tendría lugar la celebración del sacramento del bautismo en Extremadura. Horas más tarde, fuentes cercanas a la familia no dudaron en desmentir la mayor. Por Saúl Ortiz

pq__ellassi.JPG

El almeriense David Bisbal se encuentra en el mejor momento de su vida. Sus conciertos por medio mundo son seguidos por miles de fans que le buscan y le desean. Sin embargo, el almeriense ya no es el que era. Ya no atiende a los medios de comunicación que intentan contrastar noticias acerca de su vida privada. Sigue siendo un cantante de limitadísima verborrea pero con gran carisma. Tiene suerte. Es lo único que le salva. Es posible que su relación Elena Tablada le haya convertido en un ser algo más distante y helador. No le ocurría lo mismo cuando frecuentaba a una Chenoa que, aunque también sufrió una metamorfosis, tiene oficio y beneficio. Elena tiene mucho menos definida su trayectoria profesional. De hecho, la mayoría del público únicamente la conoce por ser novia de David Bisbal. Antaño ni siquiera despertaba ningún tipo de interés mediático ni social. Además, las lenguas de vecindona cuentan que Elenita era una acérrima seguidora del cantante y que bebía los vientos por él. Cuentan, y no acaban, que le perseguía allá donde iba. Hasta que, finalmente, Bisbal posó su mirada en ella y le conquistó. Y hasta hoy. Los maldicientes insisten en que entre ellos no hay tan buena sintonía como aparentan. De hecho hubo quien aseguró que el embarazo de Elena pilló por sorpresa al intérprete y que aquello supuso una gravísima contrariedad. El mismo David provocó todo tipo de comentarios cuando, en una entrevista concedida días antes de conocer la buena nueva, garantizó que no tenía ganas de ser padre. Fue extraconfidencial.com quien dio la exclusiva del embarazo. Aquella noticia enfadó sobremanera a una Tablada que pretendía llevarlo en secreto. Meses después nació Ella Bisbal Tablada. Y, desde entonces, Elenita no ha dejado de hablar de ella: ha creado un blog para dar a conocer todos los detalles de su nueva faceta como madre y cuelga fotografías de los pies del bebé para promocionar su colección de “joyas”.
¿Bautizada?
Cuentan que Ella es una niña muy traviesa y espabilada. Ríe cuando le hacen carantoñas y empieza a balbucear alguna que otra palabra. El pasado fin de semana fue la protagonista indiscutible de una esperadísima información. Varios reporteros gráficos se apostaron en las puertas de la finca que el cantante Alejandro Sanz tiene en Jarandilla de la Vera, Cáceres porque era allí donde estaba previsto el bautizo de la pequeña. Al parecer, varios familiares de la pareja habían confirmado que el domingo tendría lugar la celebración del sacramento del bautismo en Extremadura. Horas más tarde, fuentes cercanas a la familia no dudaron en desmentir la mayor: “Hoy no ha sido, desde luego”, me espetaron algo titubeante. El desmentido me provocó cierta desazón. Nadie entendía nada. Hasta que decidí telefonear a la alegre mamá. Elena Tablada respondió al otro lado del teléfono. Desagradabilísima y muy brusca: “A mí me da igual lo que publique ese tipo de prensa me da exactamente igual. No confirmo ni desmiento qué he hecho una fiesta para bautizar a Ella, a mí lo que me trastorna es que me llaméis para preguntarme”, vomitó al otro lado del teléfono. Esos periodistas a los que se refiere son los mismos que, cuando presenta algún acto previo pago de su importe, son convocados para preguntarle hasta de qué color es su ropa interior. Solemne contradicción que le pasará factura. Lo que no queda claro es si finalmente su hija fue bautizada este fin de semana y están preservando una futura exclusiva o, simplemente, fue una falsa alarma.
De momento, lo único claro es que nadie entiende el divismo de Elena, ni tampoco esa guerra que ha emprendido con los medios de comunicación. No es la primera vez que gruñe. Me consta que son muchos los compañeros que reciben respuestas similares cuando intentan hacer bien su trabajo. Lo que más sorprende, sin embargo, es que una vez publicada la información, Elena es de las que te desprestigia insinuando que no se ha hecho bien el trabajo. Charlatanería barata. La doble moral de quienes viven de la prensa y luego muerden la mano que les da de comer. ¡Ay, ay! Cría cuervos…
Por Saúl Ortiz