Menú Portada

El Barcelona tiene un problema

Octubre 5, 2015

Los palos del Barcelona, los que dio en las porterías del Sánchez Pizjuán, sonaron tan fuerte como los problemas que tiene ahora el equipo. Tres postes, tres palos como los que se llevó con la baja de Messi, la de Iniesta y la imposibilidad de incorporar jugadores por la sanción de la FIFA. Más que las dos derrotas seguidas en partidos fuera de casa, pesa en el Barcelona la sensación de que le espera una dura travesía hasta llegar al mes de diciembre

barcelona sevilla

La crítica del Barcelona dice que le faltó suerte, que era un partido que debió ganar, que los postes y Sergio Rico le privaron de la victoria. En el análisis del momento el planteamiento puede ser acertado, pero echando un vistazo hacia delante se adivinan problemas en el equipo para determinados partidos. Le faltan jugadores. Tiene para proponer un buen equipo titular, pero si miras al banquillo hay pocas opciones. El del Sevilla, por ejemplo, sonaba mejor que el del Barcelona con Reyes, Konoplyanka, Llorente e Inmobile.

Daño de la sanción de la FIFA

Es verdad que el Barcelona pasó problemas en este tramo de la temporada pasada y terminó ganándolo todo, pero casi fue por lo contrario porque entonces Luis Enrique rotaba guardando energías de los jugadores importantes y luego ya se sabe que vino lo de Anoeta y las cosas que pasaron para que todo terminara por el buen camino. Lo que es evidente es que la sanción de la FIFA, impidiendo inscribir jugadores durante dos periodos de mercado, le está haciendo daño. Incluso ya se habla de incorporar un par de jugadores más cuando se abra el mercado.

Hay precedentes muy cercanos para no dudar del Barcelona, para saber que de los buenos, y estos son muy buenos, no hay que dudar. Cuando le preguntaron a Luis Enrique si se trataba de sobrevivir hasta que volviera Messi, habría que haber ampliado, o a lo mejor era el sentido de la pregunta, hasta enero, momento en el que puede inscribir a Arda y Aleix Vidal. El Barcelona volverá a ser más fuerte entonces y si Luis Enrique consigue llegar vivo a esa fecha, habrá que volver a concederle al Barcelona opciones para todo.