Menú Portada

El Barcelona necesita a sus chicos

Octubre 30, 2015

La vida en el Barcelona no es tan maravillosa como antes. El partido de Copa ante el Villanovense, en el que Luis Enrique hizo un equipo plagado de suplentes, no dio buen resultado. No por el empate sino porque lo que se vio no brilló como en el pasado. El entrenador sabe que ya no hay tanto margen como en el pasado y casi debe entenderse como algo natural porque no siempre lo que viene por detrás es tan bueno como lo de hace unas temporadas

villanovense

Quizá el Barça pensaba que no pasaba nada por vender a Pedro porque la costumbre del pasado reciente habla de que siempre aparece alguien que te saca del atolladero. En este caso, Munir y Sandro, que no hay que olvidar que la temporada anterior, la primera de Luis Enrique, fueron trascendentes en el inicio del campeonato hasta que Luis Suárez pudo jugar y entonces con él, Neymar, Messi y Pedro, y luego los dos desaparecieron.

Un regalo envenenado

El partido en Villanueva de la Serena fue un regalo envenenado para los dos jóvenes delanteros porque de ellos se esperaba que resolvieran el tramite porque se entiende que ya están listos para triunfar. Y no lo hicieron. Ellos encabezan el desencanto por la suplencia de los seguidores, pero hay más, aunque a ellos se les pase la factura de ausencia de gol, siendo delanteros.

Peor es lo de Douglas, un fichaje que alguien debería explicar o mejor no, porque ha quedado en evidencia que su nivel no es para este equipo y mucho menos para el que se le fichó. Además la suerte en forma de lesiones no le acompaña. No estuvieron bien tampoco Samper o Gumbau, pero también es verdad que hace un rato Sergi Roberto estaba en ese paquete y ha terminado por ser uno más. El Barcelona necesita más que nunca a sus chicos y esta temporada les cuesta aparecer.

José Luis Corrochano