Menú Portada

El Barça se deja media Liga en Riazor y el Madrid de siempre sufre para ganar a un Betis con diez

Marzo 13, 2017

El conjunto blaugrana volvió a mostrar su peor versión; de nuevo Ramos le dio la victoria al equipo merengue

ramos betis

El Barça fue demasiado lejos en su afán de convertirse en el Real Madrid. La remontada ante el PSG rezumó esencia blanca y quizás el equipo de Luis Enrique pensó que podía continuar imitando a su eterno rival sin mayores consecuencias. Error. En esto de complicarse la vida y salir adelante sin apenas despeinarse el Real Madrid es el verdadero especialista. Lo volvió a hacer ante el Betis como para demostrar que en eso sigue siendo el rey. Lo del juego mejor lo dejamos para otra ocasión. Horas antes el Barcelona jugó a ser funambulista y se cayó al vacío. La machada europea quedará grabada en los anales del fútbol, de eso no hay duda. Pero la Liga se le escapa al Barcelona.

Un Barça gris y sin Neymar (ni Messi)

Está claro que al héroe de la remontada no se le puede decir que no a nada. Al menos no en este momento. Si Neymar quiere irse a celebrar el cumpleaños de su hermana, pues que se vaya. Pero lo cierto es que este Barcelona añora en demasía al brasileño. Tiene a Suárez, sí, el mejor delantero centro del planeta. Pero con eso ya no le basta. Le solía bastar con Leo Messi, pero parece que el argentino ha decidido desconectarse en la parte más importante de la temporada. Y cuando Leo se desconecta, el Barcelona también. Eso es lo que pasaba hasta que apareció Neymar.

Sin el brasileño en el césped y con varios secundarios en el once titular (André Gomes, Arda), el Barça prácticamente ni compareció ante un Deportivo sobrio, valiente y, sobre todo, confiado en su nuevo técnico. Ter Stegen (a pesar de no blocar el balón del primer tanto) volvió a ser el hombre más destacado en el primer tiempo. Hizo varias paradas de mérito aunque no estuvo fino en el gol de Joselu. 1-0 y 45 minutos para reaccionar.

Y Suárez se encargó, nada más volver de los vestuarios, de dibujar la reacción azulgrana en Riazor. Pero fue un espejismo. El Deportivo no reculó, sino que se lo creyó más aún. Y volvió a marcar a la salida de un córner. Bergantiños superó sin problemas a Alba. Y el cuadro gallego, aunque cerrado al final, se deshizo sin las complicaciones esperadas del equipo de moda en Europa.

El Real Madrid sigue aferrado a Ramos

Así que el Madrid salió al césped del Santiago Bernabéu sabedor de que una victoria le colocaría muy cerca de la Liga. Tal vez por eso sus primeros 10 minutos fueron prácticamente los mejores del partido. Pero no hizo gol y comenzó a sestear. Y el Betis prácticamente se encontró con el suyo. El cuadro verdiblanco, hiper encerrado en un principio, se asentó en el terreno de juego y contempló incluso la posibilidad de acercarse al marco contrario. Así, como probando, se encontró con su gol. Centro lateral y remate aparentemente inofensivo de Sanabria que aparentemente había blocado Navas. El guardameta costarricense, nervioso e inseguro en los últimos tiempos, se coló el esférico en su portería. Así lo apuntó Mateu Lahoz, que le otorgó el tanto al tico. Es de lo poco que hizo el colegiado valenciano, uno de los peores de nuestro país. Su personaje le devoró hace tiempo y ahora lo único que hace es no pitar. En el primer tiempo dejó en el limbo varios penaltis en ambas áreas y culminó su noche con un perdón incomprensible a una salida karateka de Navas. No pintaba bien la noche ni para uno ni para otro.

Pero este Madrid es experto en situaciones así. Cristiano empató y todo quedó encarrilado para la segunda parte. Y en esta ocasión incluso se solucionó antes de tiempo. En el 80 Ramos volvía a cabecear un centro de Kroos. Podrá marcar mil. Podrán los defensas visualizar esos mil goles. Podrán avisar de su peligro por tierra, mar y aire. Da igual, volverá a marcar. Para ese entonces, el Betis ya estaba con uno menos. Y así, contra diez, el Madrid terminó pidiendo la hora encerrado en su área. Y con Navas como principal argumento. El portero se desquitó de su fallo con una buena parada. Ejerció de portero bombero, como el mejor Casillas: apagó el fuego que él mismo había creado.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99