Menú Portada
Mientras la institución advertía a la Banca que el alto nivel de créditos hipotecarios podía elevar la morosidad

El Banco de España rebajó en 2006 los tipos de interés para los préstamos hipotecarios de sus trabajadores: ¿información privilegiada?

Abril 7, 2008

Gracias al convenio colectivo suscrito, a medida que suba el Euribor, las ventajas aumentan
Por un préstamo de 180.000 euros, un trabajador del BE pagaba 186 euros menos al mes. Al término del crédito abonará 66.960 euros menos que cualquier ciudadano

pq__20060709elpepieco_2.jpg

Algunas conclusiones contrastadas: mientras la institución advertía por aquellas fechas a la Banca de que el alto nivel de créditos hipotecarios podía elevar la morosidad, por un préstamo de 180.000 euros, un trabajador de este organismo pagaba 186 euros menos al mes y un empleado del BE abonaría 66.960 euros menos que cualquier ciudadano. Ahora, con los datos actualizados, calculen el beneficio con respecto al resto de contribuyentes. A día de hoy se han superado los límites del 4 por ciento de que se hablaba entonces y ahora el Euribor está al 4,75 por ciento, más el mínimo del 0,60 que suman los bancos. Es decir, el crédito hipotecario más barato que pueden dar los bancos se sitúa en el 5,35 por ciento. Los ciudadanos que revisen sus hipotecas este mes de abril se le incrementará en otros 50 euros más con respecto a lo que pagaron en marzo, mientras que los trabajadores del BE lo tienen congelado al 2,25 por ciento para el segundo tramo y el primero en el 1,75 por ciento. ¿Información privilegiada? Por su interés, reproducimos textualmente la documentación publicada en aquel momento.
aaa
“El ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, firmaba, poco antes de su salida, un Convenio Colectivo para los trabajadores de este organismo que, entre otras cosas, les reportaba unas magníficas ventajas a la hora de solicitar préstamos hipotecarios. El asunto recobra actualidad si tenemos en cuenta, por ejemplo, que el BE advertía recientemente a la Banca de que el alto nivel de créditos hipotecarios podía elevar la morosidad. En concreto, desvelaba que 32 entidades financieras deberían moderar la concesión de estos préstamos a los ciudadanos que lo solicitasen.
Alertaba a Bancos y Cajas de Ahorro sobre el riesgo que supone el fuerte crecimiento del crédito y su concentración en determinados segmentos de negocio, como el inmobiliario, en su último Informe de Estabilidad Financiera correspondiente al mes de junio, y en el que recomendaba “prudencia”. Y tanto. Las hipotecas se encarecieron en noviembre por 14º mes consecutivo. El Euribor, principal referencia de los préstamos para la compra de vivienda, ha subido ese mes al 3,863 por ciento, su nivel más alto desde junio de 2002, con lo que las revisiones anuales supondrán una subida de 1,179 puntos.

Super Convenio Colectivo

Pero como decíamos, el último Convenio Colectivo para el Banco de España y sus trabajadores entró en vigor en febrero pasado. Habían pasado tres años sin Convenio y, por consiguiente, sin subida salarial. Pero, al fin, se alcanzó un acuerdo. De un solo golpe se recuperaba la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años y, además, según reza su artículo 15, “se modificaban las condiciones de los préstamos para la adquisición de vivienda”. Una variación muy sustancial ya que se incrementó el capital principal máximo, se rebajó los tipos de interés bonificados, se simplificó la forma de amortización, se amplió la capacidad individual de endeudamiento y los plazos de amortización.
Ya en el primer punto se incrementan los capitales principales máximos para los primeros préstamos y se establecen distintas cuantías dependiendo de la carestía de la vivienda en el lugar de trabajo del empleado: 180.000 euros para los trabajadores de Madrid, Barcelona y San Sebastián; 160.000 euros para los de Bilbao, Logroño, Oviedo, Palma de Mallorca, Pamplona, Santander, Valladolid y Zaragoza; y, por último, 140.000 euros como límite máximo del préstamo para el resto de las provincias. Es a partir del punto 3 del mencionado Artículo 15 donde comienzan las ventajas. “Los préstamos se concederán con arreglo al tipo de interés del 7 por ciento anual”, reza el texto, en dos tramos distintos: para los residentes en Madrid, Barcelona y San Sebastián, los primeros 90.000 euros tendrán un interés del 1,25 por ciento, mientras que para la cantidad restante, hasta los 180.000 euros, se fija un interés del 1,75 por ciento. La misma cuantía se aplica con las otras dos categorías de provincias antes mencionada. El 1,25 por ciento de interés para el primer tramo de 90.000 euros y el 1,75 por ciento para el segundo tramo de 70.000 euros y 50.000 euros, respectivamente.

Si sube el Euribor, más ventajas

En el articulado del Convenio Colectivo se asegura que “estas bonificaciones se mantendrán siempre que el tipo interbancario Euribor a un año correspondiente al mes de octubre de cada año no supere el 4 por ciento”. Y a partir de aquí más ventajas para los empleados del BDE. Si el Euribor se situara por encima del 4 por ciento, el interés bonificado a aplicar sería del 1,75 por ciento para el primer tramo del préstamo y el 2,25 por ciento para el segundo. Por último, el plazo máximo de amortización del préstamo se fijó en 30 años de amortización sin carencia o 28 años de amortización y dos de carencia.
Dos entidades bancarias realizaron para este periódico un cálculo de préstamos hipotecarios similares a los ofertados por el Banco de España para sus empleados con un Euribor del 3,5 por ciento. Las diferencias son cuantiosas: si usted solicitara un crédito hipotecario por importe de 180.000 euros con un plazo de amortización de 30 años, se le aplicaría un interés medio del 3,5 por ciento. Con estas condiciones usted pagaría 186,63 euros más al mes que el trabajador del BDE. Lo que quiere decir que en un solo año la diferencia aumentaría a los 2.232 euros y si se calcula por la vida total del préstamo usted abonaría 66.960 euros más. Todos esos datos siempre teniendo en cuenta que el Euribor se mantuviera en ese porcentaje.

Una auténtica “ganga”

Pero la tendencia de los últimos meses es la contraria: al alza. Del 2,41 por ciento del pasado mes de octubre se pasó a un Euribor del 2,78 por ciento del mes de diciembre de 2005 hasta el 3,40 del pasado mes de junio y hasta el 3,863 por ciento del pasado mes de noviembre. “Tal y como está redactado el texto de este Convenio Colectivo, cuánto más suba el Euribor más beneficio obtienen los empleados del Banco de España y más aumenta la diferencia de la cuota con respecto a la de cualquier ciudadano” afirmó el portavoz de una de las entidades consultadas por extraconfidencial.com.
Esta misma fuente aseguró que “si el Euribor alcanzará el 4 por ciento las entidades financieras nos veríamos obligadas a cobrar a nuestros clientes el 5 por ciento”. Pero no es esa la única ventaja: “Fijar el tipo máximo en el 7 por ciento es una auténtica ganga ya que si los tipos subieran por encima de esa cantidad a ellos no les afectaría. Esa es una condición inalcanzable para cualquier ciudadano que acuda a una entidad financiera a solicitar un préstamo hipotecario”, indicó el citado portavoz.”