Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

El Banco de España de Luis María Linde lanza una Campaña masiva para advertir sobre un grave problema: El nuevo billete de 50 euros deja sin utilidad a buena parte de las máquinas detectoras de billetes falsos y encomienda la comprobación a “tocar, mirar y girar”

Febrero 28, 2017
billete-50-euros-nuevo

Es el más usado y por ello, también el más falsificado. Este es uno de los motivos que llevará a que el próximo 4 de abril salga a circulación un nuevo billete de 50 euros tras haberlo hecho en los años anteriores los de 5, 10 y 20 euros. Además de algunos pequeños cambios estéticos, el nuevo billete de 50 euros incorpora un retrato visible a ambos lados y otros elementos de seguridad mejorados que hacen que su falsificación sea aún más difícil, pero también que las maquinas que utilizan los establecimientos comerciales para detectar si son o no verdaderos sean inútiles.

Envío masivo de cartas advirtiendo esta situación por parte del Banco de España

Las nuevas medidas de seguridad de los billetes de 50 euros, que se extenderán en los próximos años a los de 100 y 200 euros (no se van a emitir nuevos billetes de 500 euros, para así reducir su uso), hace que prácticamente todas las máquinas anteriores a 2014 y que no se pueden actualizar por software, conectándolo a un ordenador que ayude a incluir todas las nuevas modificaciones, se queden obsoletas. Los nuevos dispositivos parten de un coste desde 150 euros, los más básicos, hasta más de 500 euros los más sofisticados. Una inversión más que moderada para los pequeños comercios y que muchos tendrán que afrontarla. Se calcula que entre el 50%-60% de estos dispositivos no están preparados ni pueden ser actualizados.

A dos meses vista, el Banco de España de Luis María Linde, parece haberse dado cuenta de ese error muy tarde y ha comenzado a mandar una misiva a todas las empresas dedicadas al comercio en el que advierten de forma velada de esta situación. En la carta, el supervisor advierte veladamente de esta situación: “Si Ud. es comerciante minorista o utiliza habitualmente máquinas de tratamiento o dispositivos autentificadores de billetes debe asegurarse de que sus equipos estén adaptados al nuevo billete de 50 antes de su entrada en circulación en abril de 2017” a lo que añade “Para saber si su equipo puede adaptarse para reconocer el nuevo billete póngase en contacto con su proveedor”.  Además, dirige a un listado de dispositivos ubicada en la web del Banco Central Europeo (www.ecb.europa.eu), para comprobarlo.

Toque, mire y gire

La solución que ofrece finalmente si el comerciante no está adaptado es abandonar toda la tecnología y fiar la comprobación de los billetes a los métodos más rudimentarios: “Recuerde que también puede comprobar la autenticidad de los billetes con el método toque, mire y gire”.

De hecho, en la carta incluyen una tarjeta en la que, además de resumir los nuevos aspectos de seguridad del billete de 50 euros, resumen la técnica que se acabará imponiendo a la fuerza a tantos comerciantes que no puedan hacer frente a un nuevo coste: toque los bordes para apreciar la impresión en relieve, mire al trasluz la marca de agua y gire el número verde esmeralda para ver el holograma que muestra un retrato de Europa y el valor del billete.

Lo malo es que los primeros que conocen estas prácticas son los falsificadores y se afanan para que, con estos tres puntos, no nos demos cuenta si nos han “pasado” un billete falso, mientras que el Banco de España nos advierte de un problema con tan sólo cinco semanas de anticipación.