Menú Portada
La subida de los precios industriales amenaza con agravar la crisis

El Banco de España advierte sobre la “atonía” industrial

Mayo 28, 2008

La economía española sigue inmersa en un proceso de fuerte desaceleración, que es mayor en el caso de la construcción residencial y de la que tampoco escapa el sector industrial, marcado por la “atonía” en su actividad, según subraya el Banco de España en su último boletín económico

pq_532_Mafo.jpg

Afortunadamente hay alguna pequeña buena noticia. Pese a esta situación, el organismo supervisor destaca la “mejoría” que desde abril se está produciendo en la evolución de los mercados financieros, tanto nacionales como internacionales, aunque recalca que “persisten” las tensiones financieras. El Banco de España advierte de que, tras el menor crecimiento registrado en el primer trimestre -un aumento del PIB interanual del 2,7% y del 0,3% intertrimestral-, los datos del segundo trimestre apuntan a una “continuación del debilitamiento” de la actividad española.  A ello se añade el retroceso en la confianza tanto empresarial como de los consumidores, con las tasas más bajas de los últimos quince años, mientras sigue aumentando el déficit comercial, debido sobre todo al encarecimiento de los precios de la energía. Sólo el turismo se salva del análisis del Banco de España, que augura para el segundo trimestre una evolución más positiva de este sector, en comparación a la registrada en los tres primeros meses del año, y destaca que los datos de turistas alojados en hoteles -los que generan mayor gasto- siguen aumentando de forma “robusta”. En cuanto al empleo, el panorama que dibuja el Banco de España para el segundo trimestre es también de “debilitamiento”. Además, el organismo que preside Miguel Angel Fernández Ordóñez advierte de que la reducción de la temporalidad se debe sólo a la menor contratación que se produce en el actual contexto económico, especialmente en el caso de la construcción, un sector que acumula buena parte de los contratos temporales. El boletín subraya el hecho de que la ralentización en el empleo se ha concentrado sobre todo en los trabajadores de nacionalidad española, mientras que los extranjeros explican 1,4 de los 1,7 puntos de crecimiento del empleo en el primer trimestre