Menú Portada
La actual alcaldesa, Elena Martínez, y su predecesor están imputados por prevaricación administrativa

El Ayuntamiento valenciano de Paterna (PP), maquilla sus resultados “inflando” partidas contables en 11 millones de euros

Marzo 3, 2015

Casi seis millones de euros sobrevalorados en préstamos en otras empresas públicas y más de cinco millones de más en obligaciones de pago
Entre las importantes deficiencias de sus cuentas se encuentran “la amortización de los bienes del inmovilizado” y “las deudas por intereses devengados pendientes de vencimiento al cierre del ejercicio”
Respecto a los requisitos de información, la memoria “no contiene toda la información necesaria y suficiente sobre determinados aspectos requeridos por la normativa contable  de aplicación”


El Ayuntamiento valenciano de Paterna se ha convertido en una santabárbara. Dirigido por el Partido Popular, el pasado 30 de junio del presente año vivía su primer cambio de regidor desde que ganó las elecciones de 2007. Sin embargo, este cambio de rumbo no fue decidido de forma democrática por las urnas, sino que fue provocado por la gran lacra política que carcome los municipios: la corrupción. Su anterior alcalde, Lorenzo Agustí, del Partido Popular, se encuentra imputado, junto a otros cinco concejales, por supuestas irregularidades en la promoción de la zona franca y por un posible delito de prevaricación administrativa en la adjudicación de las obras del auditorio paternero.

Lo más curioso es que el relevo de Agustí, Elena Martínez, forma parte del grupo de los cinco concejales que se han visto enfrentados a la Justicia por los motivos comentados anteriormente. Y todo ello en una las ciudades más importantes de la Comunidad Valenciana. Con 67.000 habitantes, la actual alcaldesa ha presentado un presupuesto para el 2015 que ha sido tildado por la oposición de “falsos y electoralistas”. Para este ejercicio se han presupuestado 54 millones, con un aumento de 6,6 millones que serán pagados por los 56’2 millones de ingresos, con un incremento de 3’9 millones de euros. De todas las partidas, destinará 17 millones de euros en personal y 20 millones a servicios municipales. Todo ello con una clara clave electoral y con las sombras de la duda tras las graves deficiencias de los años anteriores.

Cuentas de resultados infladas en 11 millones

La gestión incoherente de los asuntos del municipio de Paterna ha ido más allá de las imputaciones judiciales. El Informe de Fiscalización de diversos aspectos de la actividad económico-financiera del Ayuntamiento de Paterna (realizado por la Sindicatura de Comptes), alerta de una serie de hechos que afectan de forma significativa a la adecuación de los estados contables fiscalizados a los principios y normas contables y presupuestarias de aplicación. Errores en la contabilidad gravísimos que reflejan cuentas a medias, montantes desaparecidos, sobrevaloraciones e infravaloraciones, así como un maremágnum de números descoordinados que desembocan en una gestión caótica y unos resultados ilegítimos y falseados.

Como circunstancia más destacable -y deleznable-, hay que subrayar una sobrevaloración del resultado positivo (ahorro), de las cuentas de Paterna referidas al 2012. Sin embargo, no ha sido esta una sobreestimación cualquiera. Hablamos de más de 11 millones de euros de holganza. Esta suma se obtiene de los 5.931.956 euros de más en las inversiones financieras permanentes del activo del balance (préstamos en otras empresas públicas y que generan beneficio), por no contabilizar la provisión por depreciación de la deuda de Sociedad Urbanística Municipal de Paterna (SUMPA); esto es, se contabiliza su importe original pero no la depreciación que por reducciones de valor de la empresa. Por otro lado, destacan los 5.398.835 euros de más que se encuentran en el epígrafe de deudores del activo del balance (obligaciones de pago), por no contabilizar la provisión para insolvencias de deudores de dudoso cobro (pérdidas por impagos). Todo esto nos conduce hacia unas cuentas ficticias en las que no se tienen en cuenta las pérdidas de valor, bien sean por depreciaciones de activos o por pagos no realizados.

Errores ocultos e información omitida

A estos flagrantes errores en la gestión administrativa y contable, siempre según el citado Informe, habría que añadir el irregular estado de las cuentas anuales ya que “no reflejan la amortización de los bienes del inmovilizado” ni “las deudas por intereses devengados pendientes de vencimiento al cierre del ejercicio”; o una memoria incompleta porque “no contiene toda la información necesaria y suficiente sobre determinados aspectos requeridos por la normativa contable de aplicación”. Debido a este motivo, los fallos en la gestión podrían ser más numerosos que los relatados en el informe de fiscalización, pero no se posee del material necesario para su detección.

Allende los errores en la liquidación del presupuesto de 2012 en el resultado presupuestario ajustado, también son erróneos los cálculos referidos al remanente de tesorería total. Este cómputo refleja un absoluto de 14.456.984 euros, a pesar de que, si el Ayuntamiento de Paterna “hubiese contabilizado adecuadamente los fondos, derechos y obligaciones (…) el remanente de tesorería total del ejercicio 2012 habría disminuido en 225.917 euros”. El remanente de tesorería para gastos generales presenta, por su parte, un importe negativo de 9.575.107 euros.