Menú Portada

El Ayuntamiento de Torrevieja, regentado por Pedro Hernández (PP), incurrió en una “inadecuada” gestión del gasto público al adjudicar contratos mal negociados y pagados fuera de plazo entre 2013 y 2015

Noviembre 12, 2015

Torrevieja está desprovista de asesoría jurídica y de órgano de resolución de reclamaciones económico-administrativas. El consistorio alicantino no ha cumplido con los plazos en el proceso de elaboración de presupuestos ni en 2014 ni en 2015 por lo que ha adquirido compromisos sin cobertura presupuestaria y por lo tanto, nulos de pleno derecho. José Manuel Dolón, de Los Verdes, es el nuevo alcalde gracias a que cinco partidos votaron en contra de la investidura del anterior regidor

Pedro hernandez torrevieja

El canto eterno del polifacético Carlos Gardel proclamaba a los cuatro vientos aquello de que “20 años no es nada”. Sin embargo, tres décadas parecen ya un lapso temporal que merece ser tenido en cuenta. Al menos es, sin lugar a dudas, una zanja suficiente para que el mantenimiento de una situación que se cronifica a lo largo de estas tres décadas se haya convertido en un problema estructural. Eso es lo que le pasa a Galicia con la demografía. La Comunidad Autónoma gallega acumula, por ejemplo, 27 años de saldos vegetativos negativos, desde 1988. Por lo que la cuestión demográfica en el pueblo gallego se ha transformado en un problema de Estado y parece que la Xunta de Galicia está moviendo fichas para enderezar, de una vez por todas, el balance demográfico de la comunidad. Lo mismo le pasa a Torrevieja (Alicante) con la política.

Desde 1988 hasta las Elecciones Municipales de mayo de 2015, el gobierno del municipio alicantino estuvo ocupado por el popular Pedro Hernández Mateo. El cambio se ha efectuado ahora con José Manuel Dolón, de Los Verdes gracias a que cinco partidos votaron en contra de la investidura del anterior regidor. La Sindicatura de Comptes de la Comunidad Valenciana ha querido arrojar luz sobre estos años de gobierno popular a través del Informe de Fiscalización de diversos aspectos de la actividad económico financiera del Ayuntamiento de Torrevieja relativos al período comprendido entre 2013 y 2015. A continuación mostramos las irregularidades que han cercado a la política torrevejense durante 27 años que han llevado a la alcaldía verdaderos problemas estructurales de gestión pública.

La contratación que ha realizado el Ayuntamiento de Torrevieja en los últimos años ha supuesto un agujero negro en el que se han prodigado numerosas malas prácticas de los gestores locales. Para empezar, la entidad no ha remitido la relación anual de contratos de los ejercicios 2013 y 2014. Pero los incumplimientos en la normativa de contratación van más allá.

Errores en la duración de los contratos (sin tener en cuenta la naturaleza y la financiación de las prestaciones), reintegros de anuncios de licitación sin reclamar, negociaciones en las que no se determinan los aspectos económicos y técnicos, sospechas en torno a la composición de la mesa de contratación permanente, pagos fuera de plazo o  prestaciones de servicios una vez terminada la vigencia de los contratos, son solo algunos de los errores más sangrantes que se han localizado en la contratación ejecutada desde el Ayuntamiento de Torrevieja.

Todos estos hechos ponen de manifiesto, según el dossier de la Sindicatura de Comptes, “una inadecuada planificación y gestión municipal en la ejecución del gasto público y de su contratación asociada”.

Presupuestos al borde de la legalidad

Son muchos los aspectos irregulares en los que incurre el consistorio debido a la dejadez en el cumplimiento de la legalidad, por lo que presenta numerosos errores en la gestión de fondos públicos.  El Ayuntamiento no se ajusta a la Ley reguladora de las Bases del Régimen Local para los municipios de gran población. Torrevieja está desprovista de asesoría jurídica y de órgano de resolución de reclamaciones económico-administrativas. Además, el inventario está incompleto pues no recoge los bienes patrimoniales pertenecientes al Ayuntamiento.

Además, las cuentas anuales del Ayuntamiento no reflejan el Patrimonio Municipal del Suelo, al no tenerlo constituido. Tampoco se consigna la provisión por responsabilidades, a pesar de los litigios y reclamaciones en los que se encuentra inmersa la entidad.

La aprobación de los presupuestos locales también ha tropezado con los márgenes legales ya que el Ayuntamiento no ha cumplido con los plazos en el proceso de elaboración ni en 2014 ni en  2015. Por este motivo, la corporación local torrevejense ha comenzado a ejecutar gasto sin tener capital para ello, adquiriendo compromisos sin cobertura presupuestaria y por lo tanto, nulos de pleno derecho.

Doinel Castro