Menú Portada
Tras el supuesto ´ataque informático´ a su página web para encubrir las escapadas "pasionales y enternecedoras" del ministro de Interior

El Ayuntamiento de Tarancón es un polvorín: condenado por Vulneración de los Derechos Fundamentales por el despido improcedente de dos trabajadoras

Mayo 9, 2013

Los viajes de Jorge Fernández a los dominios de María Jesús Bonilla, destapados por extraconfidencial.com, han convertido a la localidad en “comedero de comentarios”

pq_931_MariaJesusBonillaSola.jpg

Parece ser que desde la alcaldía de Tarancón se han empecinado en tapar cuanto asunto escabroso pueda mancillar el enjuiciado currículum de sus cabezas visibles. El presunto intento -zafio y chabacano- de ocultar las fotografías del ministro de Interior Jorge Fernández Díaz junto la alcaldesa de la localidad, la también diputada nacional María Jesús Bonilla, durante el último pregón de Semana Santa, ha dejado al aire las vergüenzas del consistorio conquense.

Y es que poco antes de ser publicados en extraconfidencial.com los detalles de las continuadas visitas “pasionales y enternecedoras” del ministro del Interior al municipio manchego, de apenas 16.000 habitantes, la página web del cabildo entraba en barrena. Un supuesto y misterioso ataque informático dejaba knock out al dominio de internet ocupado por el Ayuntamiento de Tarancón, haciendo nulos los intentos de los usuarios para acceder a sus contenidos, entre los que destacaban las fotografías de Jorge Fernández y María Jesús Bonilla durante el último pregón de Semana Santa oficiado por la alcaldesa. Un evento no exento de polémica ya que “algunos de los habitantes del pueblo manchego fueron desalojados de los primeros bancos al entrar una extensa comitiva junto al ministro”, adelantaba extraconfidencial.com.

No obstante, esta visita tan inesperada como sorprendente no ha sido la única vez que el ministro se ha dejado caer por los dominios de Bonilla. Este periódico avanzaba el pasado lunes viajes de otra índole, pero de igual intriga: “fue a finales de junio de 2012, cuando Jorge Fernández Díaz visitó otra vez Tarancón. La excusa en esta ocasión fue la invitación para clausurar el curso escolar del Colegio de las Mercedarias. Pero antes de pasarse por el Colegio, fue recibido en el Ayuntamiento por la alcaldesa Bonilla, firmando en el libro de honor”. Sospechosos son también sucesos como la puesta en marcha en Tarancón de “el servicio de expedición DNI para toda la provincia”. Asuntos todos ellos sobre los que el Ayuntamiento ha decidido echar un tupido velo y pasar de puntillas a través del presunto y ordinario hackeo.

Todos estos asuntos han destapado la caja de Pandora de la pequeña localidad manchega, convirtiéndose el Ayuntamiento en un “comedero de comentarios por la noticia del ministro y nuestra alcaldesa”, según testimonios de sus propios trabajadores. Empleados que también han sufrido la mediocridad de las gestiones municipales. Según ha podido saber este periódico, dos trabajadoras de la entidad fueron cesadas irregularmente por motivos personales de afinidad política. Y es que la relación ideológicamente endogámica que podrían estar viviendo Díaz y Bonilla parece extenderse a sus trabajadores intentando, los líderes, conformar un auténtico escuadrón sectario cobijado bajo el paraguas popular. Así, el pasado 15 de julio de 2012, estas dos mujeres fueron despedidas pese a su estatus indefinido, “aprovechando la nueva reforma laboral”.

 Ante tal situación, las afectadas denunciaron “al Ayuntamiento de Tarancón por Vulneración de los Derechos Fundamentales”. Las “causas objetivas económicas” que apuntaban los despidos -pero subjetivas a todas luces-, que se encuentran detrás de la jugada resultaron “ser simpatizante del PSOE” para una, y “ser militante” para la otra, según acreditan fuentes cercanas. El asunto fue trasladado “al juzgado y a finales del mes de marzo del 2013 se hizo pública la sentencia con despido nulo por Vulneración de los Derechos Fundamentales”. El propio juez dictaminó que el despido improcedente ejecutado por el Ayuntamiento atentaba “en varios artículos de la Constitución Española” contra los intereses de las dos trabajadoras. Tras la sentencia ambas compañeras recuperaron su puesto de trabajo, del que nunca deberían haber salido, con fecha 9 de abril de 2013.

Via crucis

El calvario no termina aquí, el 30 de abril de 2013 las trabajadoras repuestas en su ocupación reciben “las nóminas de la liquidación y, dentro de la liquidación, el salario del mes de abril”. Estas nóminas reflejaban “un saldo en positivo de 414 euros”, en uno de los casos, “y un saldo en negativo de 295 euros”, en el otro. Según lo que ha podido saber extraconfidencial.com, responsables de las nóminas del Ayuntamiento reconocen “tener alguna duda sobre la liquidación”. Tres días más tarde, el tres de mayo, y tras una reformulación de las nóminas, la primera “tiene un saldo en positivo de 285 euros más lo anterior ya cobrado”, y la segunda “sale en 714 euros” insistiendo en que la trabajadora debe ingresas los 295 euros requeridos en la primera nómina. Este injustificado deber coge fuelle días más tarde cuando la afectada recibe “una notificación por parte del Ayuntamiento firmada por la alcaldesa, indicando que el plazo de 10 días para ingresar los 295 euros”. Tan solo un día más tarde, la afectada registra “un escrito en el Ayuntamiento solicitando el aplazamiento de la deuda y el prorrateo de la cantidad en sucesivas nóminas, indicando no poder hacer frente al pago de la cantidad, ya que como no había cobrado ni un euro -la afectada- no tenía ni  tan siquiera para manutención y para pagar los recibos básicos como la luz y el gas”, nos indica el círculo cercano de la empleada.

Desde este mismo sector, próximo a las perjudicadas, aseguran que “todo esto que está ocurriendo es un claro signo de intencionalidad, una venganza por la sentencia del juzgado contra el propio Ayuntamiento”.