Menú Portada
En el consistorio no se tramitan expedientes para determinar la responsabilidad de "valores prescritos por un importe de 60.000 euros"

El Ayuntamiento de Sagunto prima a personal laboral frente a funcionarios de carrera, sin disponer de un manual que aclare sus funciones

Julio 3, 2013
pq_936_alfredo-castello-sagunto.jpg

Extraconfidencial.com continúa desgranando el Informe de fiscalización sobre el control interno del Ayuntamiento de Sagunto, relativo al ejercicio de 2011, elaborado por el Consell de la Sindicatura de Comptes. Cabe destacar las irregularidades de la parcela ocupada de la contratación del personal, para visualizar como se denigra al funcionario de oposición para satisfacer a un número superior de trabajadores escogidos a dedo.

Desde 2009 el número de empleados laborales, temporales o fijos -puestos de confianza- ha experimentado un incremento, en detrimento del número de empleados públicos, que ha descendido sensiblemente: de acuerdo con los datos facilitados sobre la nómina a 31 de diciembre de 2011, el número de funcionarios ascendía a 391, 270 de carrera y 121 interinos, una disminución del 9,9% en relación con 2009; y 245 laborales, 188 temporales y 57 fijos, un aumento del 0,8% frente a 2009”. La decisión personal de los responsables del ayuntamiento -vinculada posiblemente a sus lazos personales- prevalece ante los méritos de aquellos que reúnen todos los requisitos para ocupar los puestos de trabajo del consistorio. Además, empleados públicos y personal eventual conviven en un contexto de desregulación laboral al no disponer “de un manual de funciones, o de un instrumento similar donde se concreten las distintas tareas a realizar”. Esta falta de rigor se agudiza al observar como “la web de la entidad recoge diversa información, aunque no las actas de la Junta de Gobierno, la relación de puestos de trabajo, el ciclo presupuestario, el endeudamiento y la estabilidad presupuestaria”.

Subvenciones arregladas

El Ayuntamiento de Sagunto interpreta de un modo laxo la normativa vigente. Por un lado, el informe del Consell de la Sindicatura advierte que el cabildo no ha cumplido con el régimen de incompatibilidades y que “en algún caso” habría concedido el complemento de productividad sin haber acreditado el cumplimiento de objetivos. Es en este punto donde un posible tráfico de influencias acecha al consistorio murviedrés. Según el informe, las bases reguladoras de las subvenciones “no contienen los aspectos que exige la Ley, como los que se refieren a los posibles criterios de graduación por incumplimientos de las condiciones de la subvención”. Por otro lado, “la selección de todos los contratistas no se ha efectuado de acuerdo con los principios de publicidad, concurrencia y transparencia”, favoreciendo sin cortapisas a unos y a otros, en relación con las preferencias de los gestores locales.

Inventario irregular

Tocante a la protección de los bienes del ayuntamiento, éste dispone de un inventario aprobado y actualizado. Sin embargo, el mismo “no está autorizado por el secretario de la Corporación, ni cuenta con el visto bueno del presidente de la Entidad”, aparte de no estar todos sus bienes inmuebles inscritos en el Registro de la Propiedad. Dentro del inventario, “existen valores prescritos por un importe de 60.000 euros y no se tramitan expedientes para determinar posibles responsabilidades”.

En cuanto al ámbito de la intervención es digno de mención cómo desde el ayuntamiento no se realiza el control financiero ni el de eficacia y la Entidad no ha fijado los objetivos de los programas, ni determinado el coste de los servicios”.