Menú Portada
El negocio de las funerarias en España (III)
No remitió la ordenanza fiscal vigente al Tribunal de cuentas

El Ayuntamiento de Parla de Tomás Gómez cobró 720.000 euros para conceder el monopolio en el negocio funerario

Mayo 20, 2009

La gestión del Ayuntamiento de Parla regido hasta hace poco por el nuevo líder del Partido Socialista Madrileño no tiene desperdicio, la gestión del regidor con “más apoyo popular” está llena de sombras, gasto desmesurado con palmerales que se secan año si o año también o concesiones llenas de puntos oscuros como es el caso de los servicios funerarios.

pq_780_TomasGomez.jpg

Aunque parezca mentira el que era regidor de Parla en 2004, que vende transparencia y buena gestión ni remitió la ordenanza fiscal vigente al Tribunal de Cuentas. Un punto muy importante cuando hablamos que en Parla existe monopolio de hecho en la gestión de la actividad funeraria ya que sólo opera una empresa en el municipio, en este caso la única empresa operadora es el concesionario que incluso heredó la gestión de un tanatorio previamente existente en 2002.

Para ello se realizó un desembolso inicial fue 720.000 € a pagar en los 6 primeros años y, partir del séptimo, un canon anual de 36.060,73 €, cantidades que el transparente Gómez no reflejó correctamente en la cuentas del Ayuntamiento. Así en Parla, sin perjuicio de que las correspondientes liquidaciones se reconozcan presupuestariamente en el ejercicio en que se produzcan, en la contabilidad financiera debería realizarse una periodificación que distribuya el canon total a lo largo del plazo de la concesión en atención al principio contable de devengo.

Pero a pesar de todo ello, siempre está el dinero público al rescate. El pliego de la concesión prevé la posibilidad de que el Ayuntamiento aporte subvenciones o compensaciones económicas al concesionario como forma de conseguir el equilibrio financiero de la concesión, lo que vulneraría las reglas de mercado en relación con las actividades funerarias tras la liberalización del sector.

Parece que al señor Gómez le gusta vulnerar estas reglas y el concepto de libertad económica está muy lejano de la realidad.