Menú Portada
Las instituciones públicas se benefician del negocio del fútbol

El Ayuntamiento de Oviedo destina 112.500 euros para mantener el césped del Carlos Tartiere después de actuar como “cómplice” en la compra del Real Oviedo por Carlos Slim

Marzo 9, 2015

El magnate mexicano se convertía en noviembre de 2012 en el dueño y señor del equipo asturiano y de todo su capital social

pq_929_tartiere.jpg

Hace más de un año estaba abocado a la desaparición y ahora ocasiona contratos millonarios. La recuperación del Real Oviedo ha sido fugaz y el paciente ya está en planta, fuera de todo peligro. Fue en noviembre del 2012 cuando el magnate mexicano y segundo hombre más rico del mundo, Carlos Slim, invertía 2 millones de euros en las desmejoradas arcas ovetenses para salvar al equipo de la inmundicia. Una jugada de tiralíneas tejida desde la ingeniería financiera y ejecutada sobre la bocina. Sin embargo, como casi siempre, no todo lo que es oro reluce y la entrada de Slim en el Oviedo también ha tenido efectos negativos.

Por un lado, los particulares y empresas que acudieron a la llamada de socorro del Real Oviedo donando sus ahorros, pasaron a ser pequeños accionistas sin poder alguno de decisión siendo Carlos Slim dueño y señor del equipo asturiano y de todo el capital social aportado hasta el momento. Por otro lado, la sospecha de irregularidades en un proceso poco transparente debido a la aparición in extremis de un Informe de Auditoría que facilitó la operación de Slim. 

112.500 euros para mimar el césped

En medio de este berenjenal de ingresos y saldos de deudas, el Ayuntamiento de Oviedo, presidido por el popular Agustín Iglesias Caunedo, ejerció como “cómplice” y colaborador máximo de esta “Estafa de Sentimientos” como fue denominada en el mundo del deporte. Un síntoma inequívoco del poder de atracción del negocio del fútbol donde aparecen -de modo interesado pero poco ético-, los movimientos de las entidades públicas. Un año más tarde, el cabildo ovetense sigue cebando al equipo azulón con dinero, en este caso 112.500 euros. Es la cantidad que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo ha estimado para guarecer el contrato que mimará el terreno de juego del Real Oviedo S.A.D.

El Carlos Tartiere -más antaño que ahora-, ha acogido grandes tardes domingueras de balompié pero su césped también se ha visto agostado por el trotar de los jugadores. Por ello, la Plataforma de Contratación del Estado sacaba a licitación el “servicio de mantenimiento del campo municipal de fútbol Carlos Tartiere”, a través de un procedimiento abierto y de tramitación ordinaria. El contrato tendrá un plazo de ejecución de un año. 

Conservación y mantenimiento

Según el pliego de condiciones técnicas, el contrato se compondrá de “los trabajos de mantenimiento, conservación y mejora del terreno de juego del campo de fútbol Carlos Tartiere”. Cuatro funciones de conservación serán las principales a saber: siega -con una frecuencia de tres veces por semana-; riego -control diario-; fertilización -30 aplicaciones anuales-; y, por último, control fitosanitario, con otros 30 tratamientos anuales.

Además, el pliego hace referencia a otras labores que también se deberán llevar a cabo sobre el terreno de juego como la aerificación y descompactación (para corregir el apelmazamiento); el escarificado (para evitar la formación de capas de residuos orgánicos); el recebado (mediante el extendido de una capa de sustrato); el parcheo (relleno de los hoyos); el nivelado (correcciones topográficas); el tepeo (renovación del campo mediante planchas de césped); la resiembra (mantenimiento de la mezcla de especies); el marcado; la reparación, renovación, reposición, resiembra y replantación (incluyendo el mantenimiento de toda la maquinaria y medios auxiliares de producción); y la señalización.