Menú Portada
El consistorio se beneficiará durante los próximos 5 años de los importes pagados por los particulares

El Ayuntamiento de Marbella exprime al máximo sus playas con una nueva licitación para la instalación y explotación de 38 lotes de zonas de masajes

Marzo 11, 2013

La comercialización de los espacios naturales de la Costa del Sol se enumera en otras adjudicaciones de hamacas, chiringuitos y litigios por los metros de terreno a pie de playa

pq_928_marbella.jpg

El Ayuntamiento de Marbella parece no desbancarse del tortuoso rumbo que siempre le ha caracterizado. El que comenzó a tomar un impulso irrefrenable con la entrada del nuevo siglo: el famoso ‘Caso Camisetas’ y el desvío de grandes partidas económicas por parte del que en aquel momento era su alcalde por mayoría absoluta, Jesús Gil y Gil. Los gerentes y testaferros de las autoridades que manejaban el poder por aquel entonces pronto se convertirían años después en los protagonistas de una de las mayores tramas de corrupción urbanística del territorio nacional, el caso Malaya. El cohecho, la prevaricación, el tráfico de influencias o la malversación apuntaban ahora hacia los Roca, Yagüe, Casado o Muñoz para sentarlos en el banquillo de los acusados y comenzar a escribir las primeras líneas de justicia en una historia plagada de procesos viciados.

Ahora ante la situación de riesgo financiero que viven los ayuntamientos españoles –los Presupuestos Generales del Estado ha dotado con 23.000 millones de euros con carácter de crédito ampliable el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en 2013-, Marbella sigue comercializando todo lo que se puede con un afán de lucro inusitado.

Más de 190.000 euros

En el día de ayer, el Boletín Oficial del Estado publicaba el anuncio del Ayuntamiento de Marbella por el que se convoca la licitación para la “concesión consistente en la instalación y explotación de 38 lotes de zonas de masajes de playas del término municipal de Marbella”. Así el Ayuntamiento se beneficiará durante los próximos 5 años de los importes pagados por los particulares para disfrutar de uno de estos lotes para la disposición de los cuales el consistorio se gastará un importe total de más de 190.000 euros (190.839 euros).

De este modo Marbella sube otro peldaño en la privatización y comercialización de sus espacios naturales: hamacas, chiringuitos, chalets adosados y litigios por los metros de terreno a pie de playa. Por motivos de esta índole las máquinas de demolición han comenzado a destruir el muro del chalé de Antonio Banderas, por incumplir lo legislado por la Demarcación de Costas y de la Agencia Andaluza del Agua. Unas leyes que protegen los intereses del ecosistema de la Costa del Sol, dependiendo de para qué. El caso de Marbella no es excepcional, esta misma semana, el Ayuntamiento de Mijas ha adjudicado hasta el año 2018 un pack muy similar: explotación de hamacas, sets para la realización de masajes, zonas para espetos, espacios para el alquiler náutico y kioscos de playa.

Jesús Prieto