Menú Portada
Mientras su deuda roza máximos históricos: 22.663 millones de euros en el segundo trimestre de 2013

El Ayuntamiento de Madrid prepara 15 millones de euros para el suministro de vehículos para la Dirección General de Seguridad y la Policía Municipal

Octubre 13, 2013

Ana Botella ahonda en la crisis madrileña tras la subida de tasas en el aeropuerto o los recortes en limpieza y mantenimiento de las calles
Otras comunidades como Galicia, sí gestionan de manera responsable sus vehículos: un recorte del 90% en 2011 y una licitación conjunta del combustible desde 2012 que produce un ahorro del 3,5% 

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE


Las comunidades españolas evolucionan a ritmos dispares. Las hay que abanderarán la salida de la crisis económica cuando España comience a divisar la senda del crecimiento, mientras otras tendrán que aferrarse a la cola del pelotón, intentando aprovechar la cadencia del país para ver beneficiado su rumbo tortuoso. Sin ir más lejos, en este 2013, Asturias, Islas Baleares, Cantabria, Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y Canarias han vuelto a solicitar dinero este año al Fondo de Liquidez Autonómica tras haberlo hecho en 2012.  

La realidad es que, hoy por hoy, es que pocas comunidades están cumpliendo, destacando Galicia que se ha ajustado a los criterios de déficit en los últimos cuatro años, además de mantener su deuda por debajo de la mayoría de las comunidades. La cruz de la moneda de las administraciones la aporta el Ayuntamiento de Madrid de Ana Botella, donde hace apenas un mes saltaba la noticia del alarmante incremento de su deuda. En el segundo trimestre de 2013 ésta alcanzaba los 22.663 millones de euros: un crecimiento del 23,4% respecto al mismo periodo de 2012.

La deuda de la capital de España no es novedosa. La gestión de sus fondos durante los años de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella condenaron al municipio a la situación actual. Echemos un ojo a la gestión de sus vehículos. Con fecha 5 de octubre el Boletín Oficial del Estado anunciaba la licitación del contrato de suministro denominado: “suministro, en régimen de arrendamiento, de vehículos para su utilización por la Dirección General de Seguridad y el Cuerpo de Policía Municipal de Madrid”. Lejos del ahorro que emprende Galicia en la administración, Madrid prepara para este nuevo convenio un presupuesto estimado que rondará los 15 millones (14.443.867 euros con el IVA excluido).

Una ciudad con muchas dudas y problemas

Todo un gasto cuando la ciudad vive una de sus horas más bajas en décadas. Después del varapalo de perder por cuarta vez (tercera vez consecutiva) sus opciones para albergar unos Juego Olímpicos, los datos de desplome del turismo en un entorno de subida general de visitantes extranjeros, está dejando al descubierto las vergüenzas de la ciudad regida por Ana Botella. Y es que aunque se culpe a Aena por la subida de tasas en el aeropuerto de Barajas y a Iberia por su crisis y disminución de vuelos, lo cierto es que desde los sectores de hostelería y comercio el culpable no es otro que el consistorio madrileño y sus recortes que se dejan sentir especialmente en la limpieza y mantenimiento de las calles. Un punto que puede agravarse, ya que el menor pago a las empresas de limpieza ha ocasionado que las concesionarias planeen un despido a 1.400 trabajadores. En el último concurso de “gestión integral del servicio público de parques y viveros municipales”, las empresas que han presentado ofertas para hacerse con esta concesión durante los próximos ocho años han propuesto notables rebajas respecto al presupuesto de licitación máximo, de hasta el 40%. ¿Se puede realizar un servicio de igual calidad con unos precios tan reducidos? La respuesta parece clara.

Ejemplos contrarios en otras regiones

Mientras esto se produce en la ciudad capitalina, el pasado martes 8 de octubre, el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo presentaba y defendía un dictamen -“Recomendación para un mejor gasto”- en el Comité de las Regiones de la Unión Europea que fue aprobado por unanimidad. La comunidad gallega fue designada para tal efecto por elección democrática del resto de países de la Unión, en un gesto que avala y reconoce el rigor, la planificación y la gestión de la comunidad gallega.

Dentro de la política del Gobierno gallego, gran parte de la responsabilidad de este éxito descansa en la gestión de los automóviles, todo lo contrario de lo que hace Madrid. Cuando el año 2011 llegaba a su fin, el presidente gallego anunciaba un recorte del 90% en el número de coches oficiales y conductores de altos cargos. En un abrir y cerrar de ojos se pasaba de 160 vehículos a tan solo 16, o lo que es lo mismo, un ahorro total de unos 5,2 millones de euros con respecto a la legislatura anterior (2005-2009). Amén de esta reforma, la Xunta de Galicia continuó haciendo sus deberes en la materia automovilística. La Xunta licita desde 2012 conjuntamente el suministro para los vehículos de su propio Parque Móvil y para los vehículos de la Policía Autonómica consiguiendo gracias a esta licitación centralizada un descuento del 3,5% en el precio por litro de combustible.