Menú Portada
La RFEF, que el 10 de julio presenta sus cuentas, habrá tenido que eliminar la sede de su patrimonio

El Ayuntamiento de Las Rozas tendrá que sacar a concurso público el uso de la Ciudad del Fútbol

Junio 25, 2009

El Ayuntamiento de las Rozas tendrá que sacar a concurso público la adjudicación en explotación de la Ciudad del Fútbol, actual sede de la Federación Española de Fútbol (RFEF). Esa es la principal consecuencia de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que hace unos días le anticipamos y que anula el convenio provisional firmado entre el Ayuntamiento y la RFEF tras la expropiación de la finca por otra sentencia firme del propio TSJM.

pq__villar1.jpg

Hasta ahora todas las sentencias y todos los autos dictados sobre la Ciudad del Fútbol de Las Rozas habían surtido efecto nulo debido a que entre el Ayuntamiento y la Federación la relación es excelente. No quedó más remedio que inscribir la finca a favor del Municipio y hacer un paripé en la toma de posesión de la misma. Luego, alegando que el Consistorio no tenía ni dinero ni personal para explotar las instalaciones se inventaron la figura del convenio provisional, que ahora sabemos por sentencia del TSJM que es algo que no contempla la ley y que en consecuencia era nulo de pleno derecho. Total, que cuando menos lo esperaban ambas partes va el juez y dice que si se quiere hacer un convenio que se haga, pero sometido a lo que marcan las leyes. Y ello pasa por convocar un concurso público al que pueda acudir cualquier empresa que cumpla los requisitos que marque el Ayuntamiento.
Evidentemente raro será que si se presenta alguna empresa al concurso el Ayuntamiento no termine eligiendo de nuevo a la RFEF, aunque su oferta económica sea inferior y puede que la técnica también. Pero un concurso es un concurso y todo es susceptible de opinarse. Pero lo que también es un hecho cierto es que en estos momentos la RFEF está en precario, sin sede propia, ni alquilada, ni cedida. Si por un casual alguien optase a ese concurso que se ha de convocar obligatoriamente, y sus condiciones fueran inmejorables para el Ayuntamiento, habría un problema aún mayor.
Efectivamente, la única forma de utilizar un bien de dominio público -como es el caso- es mediante la obtención de una concesión administrativa. Su otorgamiento se hará en régimen de libre concurrencia. Esto es lo que no ha querido hacer el Ayuntamiento hasta ahora, alegando razones de urgencia que eran, como se ha demostrado, inexistentes. Las condiciones para concurrir y la decisión final corresponderán al Ayuntamiento.

¿Qué pasa con las cuentas de la RFEF?

De lo que no se ha vuelto a hablar hace más de un año es del auto del TSJM que ordenaba a la RFEF a rescindir los contratos de alquiler que tenía firmados con terceros. La RFEF hizo caso omiso, no anuló ninguno y siguió contratando nuevos. Ahora, en este impase en el que la RFEF no tiene licencia para ocupar los terrenos, todo estará en precario y los posibles contratos que existieran se quedarían sin objeto.
Y también está por ver qué ha hecho la RFEF con sus cuentas porque cuando presentó las de 2007 en marzo de 2008 mantuvo como patrimonio la sede federativa alegando que el tema estaba subjudice. No era verdad pero nadie preguntó tan siquiera. Ahora, cuando el 10 de julio presenten las cuentas de 2008 no se podrá alegar ignorancia ni desconocimiento y si se mantuviese incluida dentro del patrimonio federativo la Ciudad de Las Rozas cualquier asambleísta se podrá ir a un juzgado de guardia a interponer una querella por falsedad contable.
¿Cómo enmascararán en las cuentas la pérdida de la sede y evitar al tiempo la quiebra técnica? Seguramente se apelará a una concesión administrativa de uso que se puede valorar contablemente, pero el auto de hace unos días anula esa posibilidad. De nuevo el que las cuentas se cerraron antes de conocer este auto será la excusa perfecta. Y a ver qué asambleísta se atreve a preguntar al señor Villar sin temor a ser repudiado.
Recordemos que la Federación ha solicitado al Ayuntamiento que se le recompense por la pérdida del patrimonio con 60 millones de euros. De momento la reclamación, rechazada por el Ayuntamiento, sigue en vía administrativa. De momento, que sepamos, la RFEF no ha acudido a los juzgados. Con el último auto no le va a quedar más remedio.