Menú Portada
Por la expropiación forzosa de la Ciudad del Fútbol acaecida por sentencia judicial

El Ayuntamiento de Las Rozas rechaza indemnizar a la Federación Española

Junio 8, 2009

La Federación Española de Fútbol (RFEF) solicitó de manera formal una compensación al Ayuntamiento de Las Rozas por la anulación de la cesión de la conocida como Ciudad del Fútbol, acaecida por sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El Ayuntamiento, en Pleno de Gobierno, decidió rechazar tal solicitud, por lo que cualquier reclamación al respecto ha de hacerse vía judicial. La RFEF solicitaba una indemnización entorno a los 50 millones de euros.

pq__rcciudad.jpg

La selección española de fútbol juega mañana en Azerbaiyán un partido amistoso ante la selección de aquel país, en lo que es el camino hacia la Copa Confederaciones que comienza este fin de semana en Sudáfrica. ¿De camino a Sudáfrica? Así se ha vendido, aunque lo que ha tenido que hacer el equipo nacional es un rodeo de miles de kilómetros. La verdadera razón del partido es la oferta de la federación azerbaiyana para que la campeona de Europa juegue en su capital por la nada despreciable cifra de 700.000 euros. Dinero, que la RFEF necesita de forma urgente.
Con problemas a la hora de cobrar con puntualidad los acuerdos con la agencia que comercializa todos los derechos publicitarios, a la RFEF le hace falta liquidez y cualquier ingreso es bueno. Problemas económicos que sin duda se agravaron desde que, por muchos intentos de retrasarlo, no hubo más remedio que aceptar que la sede federativa, la Ciudad del Fútbol de Las Rozas no es de su propiedad. Hecho que en las cuentas que entregará a sus asociados el próximo mes de julio ya no puede figurar dentro de su patrimonio.
La RFEF, de manera oficial, con documento entregado por Registro, solicitó hace unos meses una compensación económica por esta pérdida –recordemos que una sentencia del TSJM anuló la cesión de los terrenos y ordenó la restitución de los mismos, más todos los inmuebles, al Ayuntamiento-, cifrándola en unos cincuenta millones de euros. Dada la amistad entre el presidente de la RFEF, Angel María Villar, y el alcalde de Las Rozas, Bonifacio de Santiago, hubiera sido lógico esperar una respuesta al menos de negociación. Pero la Junta de Gobierno roceña decidió dar un no por respuesta, con lo que cualquier indemnización tendrá que ser solicitada vía judicial. Aunque, como ya explicaremos en otro momento, el Ayuntamiento se ha saltado parte del proceso administrativo lo que a buen seguro hará que la demanda –cuando se interponga- sea devuelta a la vida administrativa. ¿Forma de ganar tiempo?
Porque lo cierto es que desde que se ordenó la salida de la RFEF de la finca no se ha producido ningún cambio. Ni la RFEF anuló los contratos de alquiler con terceros como ordenó el juez, y lo único que se ha hecho es un cambio de titularidad en el Registro de la Propiedad, pero la ocupación sigue igual gracias a un convenio transitorio que expiró el 31 de diciembre pasado y que ha debido ser prorrogado.

El problema Calderón

Por si las cosas económicas no fueran un problema, a Villar se le ha juntado ahora el problema Ramón Calderón. Ya saben que le nombró presidente de la comisión organizadora del centenario de la Federación –que como también sabe se celebra de verdad en 2013-. Calderón, imputado en dos juzgados por su actuación al frente del Real Madrid, está siendo literalmente acribillado en todos los sitios por los que aparece. Y la última vez fue en un acto federativo. Total, que algunos miembros de la junta de la RFEF le han pedido a Villar que le destituya para evitar males mayores. Pero ya conocen a Villar: como si lloviera.
Villar no ha contemplado todavía el hecho de que el partido conmemorativo se celebrará el 14 de noviembre en el Santiago Bernabéu y que el nuevo presidente blanco, Florentino Pérez, no debe estar nada contento con tener en su palco a un individuo imputado por acciones contra el Real Madrid.
Para Villar las acusaciones judiciales no tienen valor alguno y su empeño es seguir con Calderón adelante. Hace unos días en la portada de un deportivo madrileño se preguntaban cómo podía un imputado estar con un cargo en la RFEF. La respuesta es más que sencilla. José Sierra, titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, tiene como imputados en el “Caso Federación” a Angel María Villar, y cuatro de sus directivos por “malversación de fondos públicos, administración desleal y apropiación indebida“. Y no pasa nada.