Menú Portada
Caos en las cuentas de Castro Urdiales (III)
Mediante tres revisiones de la comisión de Gobierno

El Ayuntamiento de Castro Urdiales aumentó el gasto de gestión de residuos un 182% sin aprobación del pleno municipal

Abril 22, 2009

La adjudicación fue impugnada, sin éxito, durante dos años

Se realizaron tres modificaciones irregulares al no ser aprobadas por el pleno municipal

El incremento continúo en el precio del contrato debió haber provocado la resolución del mismo y permitir el inicio de un nuevo procedimiento

Las memorias de justificación de la cuantía las elaboraba la propia empresa beneficiada

Los pagos reales tampoco coincidían con lo reflejado en los contratos


Lo que mal empieza mal acaba, uno de las más flagrantes de las incontables irregularidades de las cuentas del Ayuntamiento de Castro Urdiales se encuentra en el contrato de recogida de residuos y limpieza pública. Este contrato se aprobó por el Pleno el 31 de marzo de 1998, pero se produjo la adjudicación dos años más tarde, el 14 de abril de 2000 y la formalización del contrato se realizó el 10 de agosto de 2000. La demora en la adjudicación se produjo como consecuencia de un recurso interpuesto contra el Acuerdo del Ayuntamiento de Castro Urdiales de 31 de julio de 1998 por el que se declaró desierto el concurso, resolviéndose mediante Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria de 15 de febrero de 2000 por la que se declaraba la nulidad del acuerdo impugnado, procediendo la adjudicación a la empresa propuesta por la mesa de contratación.

Después de la aprobación, empieza el agujero económico y las irregularidades. Este contrato fue objeto de modificaciones que supusieron la ampliación del contrato. La primera de ellas se adoptó mediante Resolución de la Alcaldía de 16 de febrero de 2001, fijando el precio del contrato en 984.036 euros, la segunda fue aprobada por la Junta de Gobierno de 27 de mayo de 2004, en este caso el precio del contrato se amplió a 1.909.019 euros ¡mas del doble! y la tercera por acuerdo del Pleno de 7 de julio de 2006, que fijó el precio del contrato en 2.166.386 euros. Pero si esto fuera poco, el Concejal responsable del servicio de residuos elaboró un informe proponiendo una revisión de precios y atrasos por importe de 245.943 euros que no fue aprobada por órgano competente. Lo que no llegaba a un millón de euros pasó a 2,4 millones en solo 5 años. Estas aprobaciones de las modificaciones realizadas por la Alcaldía y la Junta de Gobierno resultaron irregulares ya que el órgano competente para adoptar tales acuerdos era el Pleno del Ayuntamiento.

Por otra parte, el incremento continuo que se había ido produciendo en el precio del contrato debió haber provocado la resolución del mismo y permitir el inicio de un nuevo procedimiento de contratación, nuevas ofertas que pudieran haber supuesto un ahorro para los ciudadanos de Castro Urdiales, ya que el precio del contrato se había incrementado en un 158% desde el precio ofertado en el expediente de contratación hasta el fijado por el tercero en los expedientes modificados.

La empresa sube los precios, el Ayuntamiento los aprueba

¿Quién justifica estas subidas? Aunque parece increíble, las memorias justificativas de cada uno de los modificados no fueron elaboradas por el Ayuntamiento sino por la propia empresa adjudicataria, es decir, el Ayuntamiento solo firmaba los talones de las cantidades que la empresa le iba aumentando, cantidades que luego ni coincidían con la realidad.

Así se ha comprobado que los importes de las cantidades abonadas mensualmente no coincidían con las cantidades reflejadas en los acuerdos de modificación, variando las cantidades en función de las prestaciones realmente realizadas. De acuerdo con la relación de facturas emitidas a favor de la empresa concesionaria, ésta realizó actuaciones fuera del objeto del contrato, abonándose facturas por estos conceptos. Conseguir un contrato con este Ayuntamiento, un verdadero chollo.