Menú Portada
El cliente se acerca a la marca

El auge del Inbound Marketing en el sector financiero

Abril 16, 2015

Las nuevas formas de interacción entre el consumidor y la marca conducen a que cada vez más se busquen relaciones no intrusivas en las que el cliente elige cuándo y cómo informarse sobre un determinado producto o servicio. Sus ventajas se están trasladando rápidamente al sector financiero

pq_929_inbound-marketing.jpg

Esta semana acaba de presentarse el estudio “El Estado del Inbound Marketing”, elaborado por ICEMD-ESIC. En el mismo se afirma que ya, para un 50% de las empresas, esta estrategia es su principal generador de clientes potenciales en una tendencia que seguirá creciendo en 2015. El Inbound Marketing nació para dar respuesta a los cambios en el comportamiento de los consumidores. Estos ya no son meros receptores pasivos y permiten cada vez menos las campañas clásicas e interrupciones publicitarias de los medios tradicionales. Lo que el cliente reclama cada vez más es encontrarse con la marca, de manera natural e interactuar con ella de forma libre, sin interrupciones y aportando valor.

Para conseguirlo se combinan toda una serie de acciones de marketing digital: desde el posicionamiento (SEO), el marketing de contenidos, la presencia en Redes Sociales, la generación de leads y, por supuesto, la analítica web para la medición de los resultados. Pero siempre, llevando a que el usuario sea el que se sienta atraído por los productos o servicios que ofrece la empresa, que sea el que establezca el contacto, que lleve la iniciativa del cliente. Todos estos puntos se trasladan perfectamente al sector financiero. La crisis ha cambiado muchos hábitos: el cliente busca estar más informado y elegir libremente o con asesoramiento entre las distintas opciones disponibles. Por ello, el Inbound Marketing encaja perfectamente y obliga a que la entidad financiera muestre correctamente que producto quiere destacar y la manera de hacerlo.

Elaboración estratégica adaptada al sector financiero

Una planificación correcta es vital para su desarrollo en todas las fases esenciales:

       Elaboración de los contenidos: Es el punto de arranque y fundamental. Si no se consigue atraer al cliente potencial con un buen contenido todos los demás puntos no valdrán para nada. El contenido debe dar respuesta a las necesidades de los clientes que incentiven el interés por la marca y producto y que lleve a la contratación.

       Segmentación: Es muy distinto lo que hay que ofrecer a un cliente que no conoce ya al Banco o un producto a uno que ya ha tenido alguna experiencia o que ya se haya informado. Cada etapa requiere diferentes acciones y formas de presentar la información y un alto grado de personalización.

       Difusión: las redes sociales se han convertido en una herramienta ideal para la viralización de las acciones de Inbound Marketing. Permite interactuar directamente con el público, tanto si ya es cliente como si lo son potenciales.  Las redes ayudan a conseguir seguidores y a difundir mejor los mensajes y contenidos de la marca.

       Análisis de resultados: Todos estos pasos tienen que acabar en conversiones, en una mayor venta o interactuación con la marca.  Para maximizar el resultado se requiere de un proceso de análisis pormenorizado del tráfico, rentabilidad de los procesos y de las campañas e identificar cuáles son más exitosas.

Los blogs de Bancos y aseguradoras, las cuentas en redes sociales segmentadas, son claros ejemplos de la estrategia de Inbound Marketing aplicada por las entidades financieras. Una estrategia que seguirá creciendo y que se trasladará a todas las entidades, grandes y pequeñas.