Menú Portada

El Atlético de Madrid cumple sin alardes y Pep se estrella de nuevo en Europa con el Manchester City

Marzo 16, 2017
HOR33- MONACO  MONACO   15 3 2017 - El entrenador Pep Guardiola  del Manchester City observa el juego ante el AS Monaco hoy  miercoles 15 de marzo de 2017  durante su partido de la Liga de Campeones de la UEFA en el estadio Louis II en Monaco  Monaco   EFE GUILLAUME HORCAJUELO

Cualquiera podía imaginar el desenlace -en cuanto a resultado- del partido que se disputó en el Vicente Calderón. Atlético y Bayer Leverkusen empataron sin goles, aunque no sin ocasiones. El partido, sin ser ninguna maravilla, tuvo fases de alto voltaje. Se puede decir que, al igual que los dos equipos en los últimos tiempos, el choque tuvo intermitentes arrebatos. Y nos dejó, sobre todo, una concatenación de paradas extraordinarias de Jan Oblak. Hay quien dice que el vecino de enfrente (el Real Madrid) lleva tiempo detrás de Leno (el meta del Leverkusen). Pues si algún emisario estuvo en el Manzanares se habrá vuelto con una idea muy diferente: ni Courtois, ni De Gea, ni siquiera Ter Stegen. El portero del momento es Oblak.

Otro de los momentos de la noche tuvo a Fernando Torres como protagonista. El ‘Cholo’ Simeone, quizás sabedor desde un principio de que no daría minutos al delantero, tuvo la deferencia de hacerle calentar. Eso bastó para que el Calderón se rindiera a sus pies. Era la primera vez que le veía de cerca desde el susto de Riazor. Para él fue la mayor ovación de la noche. La que le siguió tuvo como destinatario -cómo no- a Oblak.

Por lo demás, un poquito de Correa, algún fallo (grave) de Giménez (uno de esos errores propició la triple parada de Oblak), un Leverkusen aseadito y poco más. Por una vez se cumplió el guion establecido en el Vicente Calderón. El Atlético, tan acostumbrado a sufrir en los últimos tiempos para pasar a cuartos, espera empresas mayores en las próximas eliminatorias. Su obsesión -no se engañen- sigue siendo la de llevarse la Orejona. Con o sin el Real Madrid de por medio.

Pep fracasa en Europa

El sector más rancio del madridismo, ese que lleva de luto una semana por la remontada del Barcelona, tuvo hace unas horas una inmensa alegría. El Manchester City de Guardiola (enemigo sólo al alcance de Casillas) cayó por 3 goles a 1 frente al Mónaco y se despidió prematuramente de la Champions. El bueno de Pep, muy consciente de lo que tiene en la retaguardia, ya vaticinó la necesidad de hacer goles en la vuelta si quería seguir vivo en Europa. Para su desgracia, sólo logró uno. Y fue insuficiente.

El City naufragó en la primera parte y, aunque mejoró en la segunda, no tuvo el oficio suficiente como para aguantar el 2-1 más que siete minutos. En descargo de Guardiola hay que decir que su escuadra nunca renunció a su idea, pero lo que no queda tan claro es si la forma de ejecutar esa idea fue la correcta. Caer tan pronto en la Champions si no un fracaso, si puede considerarse una decepción para el de Santpedor.

Así que tenemos a Mónaco y Leicester (sobre todo este último) como supuestas peritas en dulce de los cuartos; el Borussia es un rival medio, mientras que Juventus y Bayern ya imponen bastante más; pero los que nadie quiere (y menos entre ellos) son los nuestros: Real Madrid, Barcelona y Atlético. Empieza lo bueno.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99