Menú Portada
Fueron fotografiados

El apasionado crucero de María José Suárez y su nuevo novio

Noviembre 23, 2010

Tan ilusionada está con su nueva aventura sentimental que hace unos días disfrutó de un maravilloso crucero por el Mediterráneo con Sebastián. Unos días de asueto que fueron inmortalizados por varios fotógrafos. Las instantáneas verán la luz próximamente. Además de para alejarse de la agotadora rutina, a María José le sirvió su escapada marítima para conocer todavía más a su acompañante.

pq_922_mariajosesau.jpg

No puede ocultar que está atravesando un dulce momento. En lo profesional, su colaboración con el programa ‘Espejo Público’ y sus habituales incursiones en el mundo de la publicidad le han conseguido convertir en uno de los rostros más queridos de la pequeña pantalla. En lo personal, su relación sentimental con el guapísimo Sebastián va viento en popa y a toda vela. Son el uno para el otro. Y María José Suárez no lo puede esconder. Lo que empezó como un tímido romance veraniego tiene visos de convertirse en un noviazgo sólido y duradero. Tras su sonado batacazo junto al tenista Feliciano López, era necesaria la aparición de alguien maduro y dispuesto a entregarse sin rodeos ni miramientos. La maniquí las pasó muy negras junto al deportista. Tuvo que aguantar demasiado, por eso ahora mira al futuro con cierto optimismo y mucha vitalidad. Puede decirse que también con miedo. Temor a que el príncipe que protagoniza su particular cuento de hadas se convierta en un tétrico sapo. Por eso prefiere ir con pies de plomo para evitar decepciones. Sin embargo, quienes conocen al hombretón de marras aseguran que la felicidad de la cordobesa está más que asegurada. Al menos, es lo que se merecería, sobre todo porque su bondad no tiene límites, a pesar del desgañite de quienes la pretenden hundir.
 
Tan ilusionada está con su nueva aventura sentimental que hace unos días disfrutó de un maravilloso crucero por el Mediterráneo con Sebastián. Unos días de asueto que fueron inmortalizados por varios fotógrafos. Las instantáneas verán la luz próximamente. Además de para alejarse de la agotadora rutina, a María José le sirvió su escapada marítima para conocer todavía más a su acompañante. Con él se siente absolutamente tranquila y segura, y no sólo por su envidiable corpulencia física, sino también porque es dadivoso y tremendamente protector. Habrá que esperar a que el tiempo acabe poniendo los sentimientos a alguna prueba inesperada. Será cuando, sin duda alguna, ambos comprueben que están hechos el uno para el otro. De momento, tienen el apoyo de sus respectivas familias. Y eso, quieran o no, juega a su favor.
 
Por Saúl Ortiz