Menú Portada
La actriz necesitó besar apasionadamente a su marido durante una pausa del juicio

El apasionado beso de Paula Echevarría

Diciembre 19, 2008

No corren buenos tiempos para Begoña Alonso. El conflicto que mantiene con su ex novio, David Bustamante, puede acarrearle más de un quebradero de cabeza.

pq__busta.JPG

La mañana del día de ayer fue muy importante para la vida del cantante David Bustamante. Tras años de conflicto televisado, el ya mítico intérprete se vio las caras con su ex novia, la modelo Begoña Alonso, después de la denuncia que ésta interpuso por malos tratos y que finalmente, tras la desestimación de las pruebas presentadas, sólo ha quedado en una acusación por lesiones. Hasta las inmediaciones del juzgado en el que tuvo lugar la vista, se acercó la entrañable Paula Echevarría que no quiso dejar ni un segundo solo a su atractivo marido. Me cuentan que se vivieron momentos de tensión, que pasaron a un segundo plano cuando, en una pausa del juicio, Paula salió en busca de Bustamante y le calzó un beso que hizo recordar a las mejores escenas de las películas de Hollywood. “Ahora te quiero más que nunca. Si te pasa algo a ti…” le dijo Paula cuando se reencontró con el que ella llama el hombre de su vida. Además, me insisten que en los últimos días Paula está recibiendo incesantes llamadas telefónicas de un número de teléfono no identificado y que sus dudas apuntan hacia Begoña. No está comprobado, pero la insistencia del interlocutor hace sospechar e incluso temer lo peor.
Se aplaza la declaración testifical
La no comparecencia de una de las testigos de Begoña, provocó que su declaración se retrasara al próximo 22 de enero. En esa ocasión no será necesaria la comparecencia del artista. Tampoco lo era en el juicio que se celebró la jornada de ayer, pero Busta quiso demostrar que no tiene nada que esconder ni huye de la justicia. De momento, a la espera de lo que ocurra el próximo mes, la parte acusada se muestra optimista y apuesta por una resolución absolutoria para el celebérrimo cántabro.
Los informes de Begoña
Insisten en que la Alonso presentó un informe médico en el que se reconocía una pequeña contusión en la mandíbula. Sin embargo, la presencia de un cirujano maxilofacial, que acudió a la vista, hizo cambiar la opinión de los implicados. Resulta chocante, e incluso bochornoso, que se intente hacer creer que, ante una contusión en la mandíbula, no existe magulladura o amoratado de la zona presuntamente golpeada. Su gozo en un pozo. Bustamante brilla, de nuevo.