Menú Portada

El apartamentito de Cristina Pedroche de 550.000 euros o cómo cuando presumir de cutre tiene unos límites, mientras Terelu demuestra que está muy necesitada de cash

Diciembre 18, 2015

El cuento de La cenicienta se le ha ido al garete. La “feliz” idea de que Pedro Sánchez llamara al programa de Jorge Javier Vázquez fue de su mujer. Ya está bien de vestirse con chándal de los chinos y quejarse a todas horas. En Hola, Terelu se pone llorona porque su ex novio mazas ya no la llama. Bertín Osborne concede una conmovedora entrevista a la revista Semana

pedroche

Que si todo el dinero que entraba en su casa era para ayudar a su padre, que estaba en el paro, que si su madre ganaba limpiando casas 800 euros, que si la casa donde vivía con su marido David Muñoz era un pisito en Vallecas de 50 metros cuadrados… Diez Minutos descubre que el apartamentito no era tal, ni estaba en Vallecas ni era una bombonera, sino un espléndido piso de 137 metros cuadrados  por el que han pagado 550.000 euros. Para abonarlo han pedido una hipoteca por valor de 416.000 euros. No es que por ello hayan de ser ricos,  pero de ahí a estar presumiendo de menesterosa todos los días va un abismo. Lo de  querer conectar con el pueblo a toda costa tiene un límite. Cristina dispone en la Urbanización de su casa con dos terrazas de piscina climatizada exterior común, gimnasio y zonas de paseo.

cris pisito

Y es que la presentadora y David han optado por ofrecer un perfil, no ya de cutrelux, sino de cutrerío. Todo el mundo recuerda las fotos de su boda en vaqueros obtenidas en lo que parecía un armario ropero de la supuesta casita con formato de cajita de cerillas. Dicen que lo de intentar  dar imagen de pobre no es solo ocurrencia de Cristina, sino también de David, empeñado en justificar, sin que nadie se lo pida,  los precios de los platos en su DiveXo bajo el argumento de que es tan bueno lo que ofrece que no obtiene margen comercial alguno. Si tienes un Restaurante con tres estrellas Michelín puedes cobrar lo que quieras, pero no hace falta que tu novia se vista con los chándal del chino cuando sale contigo ni que estés recordando constantemente que tuviste que dormir en el Restaurante porque no tenías en tus inicios dinero para nada más que invertir en el local. El cuento de la Cenicienta y el Ceniciento se os ha ido al garete.

Bertín Osborne se mantiene en la cresta de la ola

En Semana, Bertín Osborne posa junto a sus hijos, Kike y Carlitos, y, por supuesto, junto a su mujer, Fabiola. Se ignora si ha vendido o no la exclusiva. Da igual. Casi todo lo que gana, incluido lo que ingresa con sus jamones y sus quesos, va destinado a la Fundación que lleva su nombre y, por supuesto, a salvaguardar el futuro de su hijo mayor que sufre parálisis cerebral. Confiesa que “por eso trabajo como un auténtico burro. Su futuro es lo único que me quita el sueño, no el de mis otros hijos, que van a estar bien, porque son inteligentes. Pero a Kike debemos ayudarle”. Supone Bertín que cuando él y Fabiola falten habrá gente en la familia que quiera tenerlo, porque, señala “es muy fácil hacerle feliz, disfruta con cosas nimias y es cariñosísimo. Es una monada de niño y ¡tan bueno! ¡Es todo tan fácil con él!

bertin

En Hola, Terelu Campos, muy necesitada de cash,  no entiende por qué con su ex “José Valenciano se ha producido el silencio total”. Lo normal ese eso y no estar saliendo con Carlos Pombo, el piloto,  a todas horas. Cuando una pareja corta, corta de verdad. Cuenta Terelu que ella y el piloto estuvieron mensajeándose hasta hace un mes y pico, e incluso quedaron. Ella dejó una puerta abierta, pero él la ha cerrado: “Tener algún  tipo de contacto con él me aliviaba y me consolaba. No saber si José está bien, que a él no le importe si estoy bien o no lo estoy…En fin, son esas cosas en las que el ser humano se contradice y que a ti te machacan”.

Love les dedica su portada a las mujeres de los candidatos presidenciales y nos enteramos de que la idea de que el socialista Pedro Sánchez llamara a Jorge Javier Vázquez para criticar el Toro de la Vega y declararse abiertamente anti taurino  fue de su mujer. El presentador de Sálvame ocupa esta semana la portada de Lecturas, la revista donde colabora, a la que ha concedido una amplia entrevista. El posado es navideño y familiar, pero ni rastro de su novio. Ha preferido dar calor y color con los tres actores de su producción teatral. A destacar: la caseta de sus perros, que  es una auténtica mansión, aparentemente parece más grande que el pisito que del que presumían  los vergonzantes Cristina Pedroche y David Muñoz cuando no sabíamos que lo que tenían era un casoplón en el Barrio de Embajadores (Madrid).

Ana Montesinos