Menú Portada
Los 122 millones de euros recaudados con el nuevo impuesto sobre premios no compensa la caída del 9,2% en ventas

El ansia recaudatoria de Cristóbal Montoro nos cuesta 54 millones de euros en los beneficios de Loterías y Apuestas del Estado

Septiembre 8, 2013

Seis meses después de que se acabara con la exención fiscal para los premios superiores a 2.500 euros, la facturación ha descendido en 444 millones
Después de destinar algo más del 60% de lo recaudado en premios y otro 18% en el resto de gastos generales, la caída de recaudación tiene como resultado que se ingresen unos 176 millones de euros menos que en el mismo periodo de 2012
En medio de este desplome de ventas, el presidente de Loterías y amigo personal del ministro de Hacienda, José Miguel Martínez, presentó su dimisión en el mes de Agosto alegando motivos de salud

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Este pasado sábado la Lotería Nacional celebraba el Sorteo Extraordinario del Turista por el que para optar a algún premio había que gastarse no 6 euros, el precio normal de un décimo en los sorteos del sábado, sino 15 euros. Es más, para la siguiente semana tampoco el precio del décimo es el ordinario, sino que con motivo del Sorteo Especial de Septiembre será de 12 euros. Parece que lo “extraordinario” o “especial” cada mes se convierte en más normal, precios más caros para recaudar más. Lejos de ser un éxito, los resultados no son nada satisfactorios al igual que ocurre con el resto de los juegos gestionados por Loterías y Apuestas del Estado. El desplome en los juegos gestionados por el Estado no tiene precedentes en lo que llevamos del 2013: un 9,27% menos en los seis primeros meses del año o lo que es lo mismo una facturación inferior en 444,27 millones de euros.

¿Efecto de la crisis? Aunque para la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería (ANAPAL), parte de la caída lo explica la coyuntura económica y la caída del consumo, lo cierto es que ya fueron muy críticos con el nuevo impuesto que empezó a aplicarse este 1 de enero y que recauda el 20% de los premios por encima de los 2.500 euros. También, en años anteriores, con una mayor caída económica y destrucción de empleo no se produjo un desplome de ventas como el actual. Con toda esta coyuntura, el pasado 6 de agosto, José Miguel Martínez, amigo personal del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó su dimisión como presidente de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) alegando “cuestiones de salud”, aunque para la inmensa mayoría esta renuncia esconde los malos resultados cosechados desde que inició su gestión en la empresa pública.

Golpe directo a Cristóbal Montoro

Analizando los datos, la realidad se muestra más que clara. En el primer semestre de este año se han recaudado 4.347 millones de euros frente a los más de 4.791 millones de 2012. Si a esto le descontamos el 60,3% de las ventas que se dedica a premios, 2.620,76 millones de euros, el margen bruto sería de 1.726,23 millones de euros. Y lo peor, manteniéndose el mismo porcentaje en otros gastos que en el ejercicio anterior se habrá ingresado 849,90 millones de euros en estos primeros seis meses, muy lejos de los 1.025,33 millones del mismo periodo del ejercicio 2012.

Estos 176,43 millones de euros, están muy lejos de los 122 millones que han captado por el nuevo impuesto creado por Cristóbal Montoro. Esto supone que las arcas del Estado han recibido 54,42 millones de euros menos. De hecho esta nueva fórmula impositiva está siendo todo un fiasco. Para el conjunto del año, el Ejecutivo había estimado que se recaudarían 824 millones, lo que significa que en la primera mitad del ejercicio se ha conseguido sólo el 15% del total. Es más, en el mes de Julio, la recaudación fue de tan sólo 20 millones, lo que refleja que la tendencia no ha cambiado en el segundo semestre y con todo ello la única fórmula para que al menos Loterías aporte lo mismo al Estado que en ejercicios anteriores (sumando lo que se recauda gracias al nuevo impuesto) es tener que disminuir sus gastos en un 6,9%, cifra imposible de conseguir.

Por ejemplo, en el ejercicio 2012 se destinaron 56,15 millones en publicidad, una cifra que supone prácticamente la caída en ingresos en los 6 primeros meses del año, y lejos de recortar, Loterías continúa con sus gastos millonarios en esta partida. Todo ello refleja una perspectiva nada halagüeña para un segundo semestre en el que llega el plato fuerte, el Sorteo Extraordinario de Navidad. Pero también es un golpe directo a Cristóbal Montoro, más cuando desde hace unos meses  crecieron las críticas, especialmente desde su propio partido, sobre el efecto perverso de las subidas de impuestos, de momento en Loterías se está cumpliendo a rajatabla que a más impuestos menos recaudación.