Menú Portada
Sorprendentemente la constructora gallega fue la única que se presentó a un concurso que dejaba 100 millones de beneficios

El alcalde de O Pino benefició a Fadesa con el mayor “pelotazo” de la historia de Galicia

Marzo 22, 2009

Cinco años después, las obras del polígono, apenas iniciadas, se encuentran paralizadas debido a la deficiente y chapucera tramitación y a las numerosas irregularidades del proceso
Manuel Taboada ha sentado en el banquillo a vecinos por presentarse en actos públicos con camisetas de protesta y la leyenda “Galicia Non se vende e O Pino tampouco"


Manuel Taboada Vigo, alcalde del Partido Popular de O Pino, una población entre Santiago de Compostela y el aeropuerto, propició a Martinsa-Fadesa el mayor “pelotazo” urbanístico conocido en Galicia. En el año 2004, el Ayuntamiento de O Pino adjudicó a Fadesa el desarrollo urbanístico de un polígono industrial de un millón de metros cuadrados, lindero con las pistas del aeropuerto internacional de Santiago.
Sorprendentemente, fue la única empresa que se presentó a un concurso que suponía unos beneficios superiores a 100 millones de euros, un 200% de la inversión, puesto que las parcelas finalistas se venderán a precio libre. El sistema de actuación elegido fue el de expropiación, supuestamente, porque los propietarios de los terrenos no querían participar en el desarrollo y por razones de urgencia, lo que aconsejaba este excepcional sistema y la adjudicación a una empresa beneficiaria privada, “solvente y capaz” a cuya puerta el alcalde, Manuel Taboada, llamó.
Cinco años después, las obras del polígono, apenas iniciadas, se encuentran paralizadas debido a la deficiente y chapucera tramitación y a las numerosas irregularidades del proceso. Una asociación de propietarios formada por mas del sesenta por ciento de los titulares de las parcelas, lucha sin haberse opuesto en ningún momento a la puesta en marcha del polígono, para conseguir los únicos fines que motivaron su constitución: la obtención de un precio justo y/o participación en su desarrollo, mediante la exclusión de la expropiación. Cinco años más tarde, esa empresa solvente y capaz, se ha convertido en la deudora Martinsa-Fadesa en situación de concurso de acreedores.
En esos cinco años, se han vivido situaciones tan rocambolescas como que el alcalde Manuel Taboada (PP) siente en el banquillo de los acusados a vecinos por el simple hecho de presentarse en actos públicos del mismo con camisetas de protesta y la leyenda “Galicia Non se vende e O Pino tampouco”. Entre medio han quedado actuaciones tan esperpénticas como la apertura de un vehículo todo terreno en el propio aeropuerto al detectarse armas de caza en su interior. Los propietarios, mientras tanto descansaban plácidamente en playas caribeñas y en sus domicilios pensaban que “estaban de caza en Zamora”. Cinco años más tarde se ha destruido una parte del Camino de Santiago y se ha sesgado una docena de manantiales. Cinco años más tarde el Consejo General del Poder Judicial investiga la actuación de un juez en las sedes judiciales de Santiago por supuestas irregularidades. Cinco años más tarde, algún periodista con apellido nada gallego se encuentra, también, en el ojo de los investigadores por su desproporcionada profesionalidad en maltratar a los propietarios de las parcelas del polígono industrial de O Pino.
Y cinco años más tarde Extraconfidencial.com les contará a ustedes éstas y otras irregularidades que obran en poder de ésta redacción.

Alejandro T.

alejandrot@extraconfidencial.com