Menú Portada
Según la CECA

El ajuste de oficinas y personas del sector de cajas será del 35% hasta 2015

Abril 22, 2013
pq_930_Oficinas_bancos_cajas_ahorros.jpg

El director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Méndez, ha afirmado este lunes que el ajuste de oficinas y personal que se producirá en el sector de las cajas hasta 2015 será del 35%, teniendo como base los datos de 2008.

Según ha explicado Méndez en el ´XX Encuentro del Sector Financiero´ organizado por Deloitte y ABC, hasta hoy la reducción que se ha producido en oficinas de las entidades adheridas a la CECA ha sido del 20,5%, mientras que en personal ha sido del 19,6% de empleados. Para el futuro, prevé que este recorte se centre más en los servicios centrales que en las redes de oficinas.

Méndez ha apuntado que las entidades adheridas a la CECA han continuado con su proceso de reestructuración en 2012 “con ritmo acelerado”, de modo que el sector de cajas ha pasado de contar con 45 entidades con un volumen medio de activos de 29.000 millones de euros en diciembre de 2009, a tener 14 grupos de entidades con volumen medio de activos de 84.000 millones de euros.

A lo largo de este tiempo, se ha producido una intensa renovación de los equipos de dirección, con nuevas formas de entender el negocio, según ha destacado Méndez, quien ha precisado que este proceso “está sirviendo de catalizador para la reducción de capacidad instalada que existía en el sector financiero español”.

Pese al trabajo de estos años, el director general de la CECA cree que “queda mucho por hacer en el sector”, pero ha matizado que el cambio de estructura es el elemento fundamental” en el nuevo mercado. “CECA está llevando a cabo una transformación rapida y oportuna de sus estructuras y ha apoyado a sus asociadas”, ha indicado. Así, aspira a seguir con las actividades de tesorería, medios y servicios de pago y servicios de apoyo. De hecho, mantiene un core tier 1 del 18,4%.

Aspectos “mejorables” de la Ley de Cajas

En la agenda queda pendiente la reforma de la ley de Cajas, con la que la Confederación se muestra de acuerdo y de la que destaca que no impone un proceso de venta forzosa que, según Méndez, “abocaría a las entidades a pérdidas de valor”. “Permite a través de un sistema de incentivos una desinversión prudente”, ha precisado.

No obstante, el director general ha señalado algunos aspectos que, a su juicio, serían mejorables, como la posibilidad de que el Fondo de Reserva fuera como un pilar II de Basilea. También se ha mostrado reticente ante la incompatibilidad que establece la normativa entre patrono y consejero y la propuesta de limitar la decisión de entregar dividendos, porque entiende que esto podría entorpecer la entrada de nuevos accionistas. “En cualquier caso, seguiremos el texto muy de cerca”, ha advertido.

Finalmente, se ha mostrado conforme con la unión bancaria europea, que permitiría al Banco Central Europeo (BCE) coordinar a los supervisores nacionales. Sin embargo, ha indicado que “no se deben echar por tierra otros pilares”.

Para el futuro, alerta de la necesidad de estar pendientes de los nuevos test de estrés que se pondrán en marcha en el último tercio del año para evitar “lo que se produjo hace dos años” con las primeras pruebas a las que se tuvo que someter España.