Menú Portada
La relación del presidente del Congreso con la Inmobiliaria Reyal Urbis

El administrador de las sociedades de Bono es también la mano derecha del constructor Rafael Santamaría

Abril 19, 2010

La relación de Reyal Urbis, la inmobiliaria de Rafael Santamaría, con el hoy presidente del Congreso de los Diputados, José Bono Martínez, es muy estrecha. Desde pasar año nuevo en el lujoso Hotel de su cadena Rafael Hoteles en Baqueira Beret, construir su chalet en Olías del Rey, colaborar en el Centro Hípico de Toledo, permutarle los dos áticos en Estepona, mantener alojados en su Hotel Rafael Pirámides a los trabajadores que realizan la rehabilitación de su nuevo piso en el Madrid de los Austrias o nombrar a Ana Bono Rodríguez apoderada de la inmobiliaria con tan sólo 25 años (aunque por tan sólo tres semanas), ahora extraconfidencial.com desvela que Fernando J. Montalvo Llanos, administrador de varias de las empresas de la familia Bono (Hípica La Almenara y Saja Ahorros Familiares), es también quien a través de su empresa Gestoría Montalvo realiza “obligatoriamente” las gestiones de liquidación tras la compra-venta de la mayoría de los pisos en Madrid de Reyal-Urbis.

La sociedad Gestoría Montalvo ya ha sido reclamada en diferentes ocasiones por “alargar” la devolución de provisiones para pagos de impuestos y liquidación de gastos de compraventa de los pisos de Reyal Urbis. Por ejemplo, en el caso de una promoción de Madrid, de tan sólo 121 vecinos, llegó a tener más de dos años inmovilizados más de 110.000 euros para liquidar el incremento del valor de los terrenos al Ayuntamiento de Madrid, coste que además por Ley debería haber pagado la inmobiliaria, pero que Reyal Urbis cargó a sus compradores pasando la gestión a Montalvo, que también cobró de éstos por realizar este trámite.
 

Vinculaciones íntimas con Gestoría Montalvo

La Gestoría Montalvo además de ser pieza fundamental en el engranaje de la constructora de Santamaría, está muy vinculada con la familia Bono. Así, en su empresa Ahorros Familiares SAJA SL, con domicilio en el madrileño Barrio de Salamanca, en la calle del Conde de Peñalver, número 47, aparece como administrador, junto a Ana Rodríguez Mosquera, Francisco García Herrera, que a su vez figura como presidente en ese mismo domicilio de otra empresa denominada Gestoría Montalvo II SL, dedicada a los “servicios de gestión administrativa”. Pero la principal coincidencia es que el anterior administrador de esta sociedad inmobiliaria de los Bono, Francisco Javier Montalvo Llanos, también ha sido administrador único en otro de los grandes negocios de la familia del conocido político socialista: el Centro Hípico de Toledo, que regenta la sociedad mercantil Hípica La Almenara SL, de la que han sido consejeros la esposa y los hijos del ex ministro de Defensa.

Entre las muchas sociedades vinculadas a Francisco Javier Montalvo aparecen: MJK Asesoría Geriátrica S.L., Red de Residencias de Mayores S.L., Centro de Mayores Murcia-Abanilla S.L., Edad Dorada 1 S.L., Confort Señor Residencial S.L., Confortedade S.L., Consultoría Europea de Gestión y Estudios de Residencias de Mayores S.L, etc.

Por su parte, Reyal Urbis, la empresa de Rafael Santamaría, consiguió que el Gobierno de Bono en Castilla-La Mancha, aprobara la construcción de Ciudad Valdeluz en Yebes, Guadalajara, una “ciudad” de 9.500 viviendas que un principio iba a alojar a 35.000 personas en un pueblo que no llegaba a los 400 habitantes, por el sólo hecho de conocer que la estación del AVE en Guadalajara se iba a situar en este término municipal. Actualmente, la ciudad está deshabitada, con gran parte de los servicios mínimos sin cubrir y donde muchas de las viviendas han sido permutadas por deudas el constructor Santamaría con el Grupo Santander. No hace tantos años que la inmobiliaria de Rafael Santamaría, entonces sólo Reyal, presentó su proyecto estrella en La Mancha de Bono, región en la que durante 21 años ininterrumpidos ha sido su presidente y único mandamás.

Hoy, el panorama de Valdeluz es el de una ciudad semidesierta, similar a la de otro viejo amigo de José Bono, el constructor Francisco Hernando, más conocido como Paco El Pocero, y su macro ciudad en Seseña (Toledo), con una imagen desalentadora y de difícil venta y cuyo plan de actuación urbanística, “El Quiñón”, también fue aprobado durante el Gobierno de José Bono en Castilla-La Mancha. No hay que olvidar que Francisco Hernando y su constructora Onda 2000 realizaron las obras de mejora y acondicionamiento del Hipódromo que la familia Bono tiene a las afueras de Toledo y valoradas en unos 600.000 euros.

En el consejo de administración de la inmobiliaria Reyal Urbis figuran o han figurado también nombres muy bien relacionados: desde el ex-alcalde de Madrid y presidente de IFEMA, José María Álvarez del Manzano, al ex ministro de Economía, Miguel Boyer, o el primo del Rey Juan Carlos, Carlos de Borbón Dos Sicilias y Borbón-Parma.

Juan Luis Galiacho